Reales Alcazares

Viajes Sevilla

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Reales Alcazares

Los Reales Alcázares es el Palacio Real, con uso continuado como residencia Real, más antiguo del mundo. Hoy sigue siendo la residencia oficial de los Reyes de España durante sus visitas a Sevilla.

Arquitectura Null El origen de los Reales Alcazares , lo podemos situar en la época del primer Califa andaluz Abd al-Rahman III, quien sobre un antiguo asentamiento romano y más tarde visigodo, extramuros de la ciudad, donde al parecer estuvo la basílica de San Vicente Mártir y fuera enterrado San Isidoro, decide edificar su Alcázar en el año 913 de nuestra era, después de la revuelta contra el gobierno de Córdoba.

Se construyeron varios recintos, entre los que están la Casa de los Príncipes, unas viviendas cuyas murallas iban en el siglo IX desde la plaza del Triunfo hasta el barrio de Santa Cruz. En el siglo XI se añadió el Alcázar o Palacio de las Bendiciones y un siglo mas tarde los almohades le agregaron Patios y Palacios. De lo que fue originalmente, hoy solo podemos apreciar el patio del Yeso.

Tras la Reconquista, en 1248, se alojo en él Fernando III comenzando una tradición de ser hospedaje de nuestros monarcas. Con Alfonso X el Sabio, se hicieron las primeras reformas que fueron la creación de tres grandes salones góticos. Después, Pedro I decidió erigir el primer Palacio para un monarca castellano, que hasta entonces siempre habían estado tras los muros y defensas de sus castillos. Se realizó la Capilla Gótica, el apeadero, el patio de la Montería y los Grutescos de los jardines.

Tras el terremoto de Lisboa de 1755 tuvieron que realizarse importantes modificaciones que le dieron un toque barroco en el patio del crucero. Al entrar, la puerta del León, traspasando la muralla árabe del siglo XII, para llegar al patio de Montería, desde donde hay que dirigirse al patio del León y contemplar las magníficas filigranas del Palacio de Pedro I.

La distribución de las dependencias recuerda a los palacios árabes del siglo XII. Desde el patio de León se acceder a lo que fuera Casa de la Contratación, fundada por Isabel la Católica, y donde se planearon los más célebres viajes de los descubridores, incluyendo la Primera Vuelta al Mundo de Magallanes. Al otro extremo del patio unos salones del siglo XVIII, construidos sobre los restos de un palacio gótico del que aún se conservan los Baños de María de Padilla, la Capilla y el Salón de Carlos V.

Los Reales Alcazares de Sevilla han sido testigos de grandes acontecimientos históricos de todo tipo, dado el carácter de residencia Real. En él celebró su boda Carlos V con Isabel de Portugal y más recientemente la celebración de la boda de la Infanta Elena con Don Jaime de Marichalar.

Zonas de interés

Salón de los Embajadores: La suntuosa cúpula de este salón, 1427, está decorada con lacerías talladas en cedro sobredorado. El salón está decorado con azulejos y complejas yeserías, tiene tres arquerías simétricas, cada una con tres arcos de herradura.

El Patio de la Montería: era el lugar de reunión de la corte antes de las cacerías.

Patio del Yeso: Este jardín, bellamente ornamentado con macizos de flores y acequias, conserva elementos del alcázar almohade del siglo XII. Presenta una ornamentación que serviría de inspiración a la posterior arquitectura nazarí, pero son las construcciones cristianas las que han dado la configuración actual al conjunto.

Patio de las Doncellas: fue decorado por los mejores artífices de Granada. El Patio del Crucero está sobre los antiguos baños.

Salones de Carlos V: Las estancias y la capilla de Carlos V están adornadas con magníficos tapices y coloridos azulejos del siglo XVI.

Patio de las Muñecas: Este patio, con sus dormitorios y corredores adyacentes, fue el corazón doméstico del palacio. Recibe su nombre de dos rostros minúsculos que decoran uno de sus arcos.

El Palacio Gótico: fue construido durante el reinado de Alfonso X, aunque hoy día aparece modificado por las actuaciones que se realizaron en el siglo XVI y a raíz del terremoto de Lisboa en 1755. Destacan en sus dependencias los zócalos de azulejos que representan la toma de Túnez y la reproducción de la Virgen de la Antigua.

La Sala de la Justicia: construida a mediados del siglo XIV, durante el reinado de Alfonso XI, es el primer ejemplo de estilo mudéjar, una perfecta conjunción entre lo islámico y lo cristiano.

El Palacio del Rey Don Pedro es uno de los monumentos de Sevilla más emblemáticos del arte mudéjar civil. Su construcción se inició en 1364 y en ella participaron artesanos no sólo sevillanos, sino también otros venidos de Toledo y Granada. Este palacio tenía sólo una planta baja, y contaba con dos estancias en la parte superior. La utilización como residencia real ha dado lugar a diversas restauraciones y ampliaciones en la planta alta.

De la primera mitad del siglo XVI es la Virgen de los Mareantes, obra de Alejo Fernández, ubicada en una de las dependencias del Cuarto del Almirante, zona donde tuvo su primera sede la Casa de la Contratación, tras su creación en 1503.

Jardines de los Reales Alcázares

Estos jardines, ordenados en terrazas con fuentes y pabellones, son un bellísimo lugar para refugiarse del bullicio de la ciudad y el calor del verano sevillano.

Jardín Inglés: Responde al estilo paisajista originado en las Islas Britanicas durante el siglo XVIII. Se asienta sobre la puerta de la Alcoba, de origen islámico. Se estableció este parque en los años siguientes a 1909, encargándosele el replanteo al jardinero mayor de la Real Casa de Campo, Juan Gras.

Jardín de los Poetas: Es obra de Joaquín Romero Murube, que muestra un estilo muy semejante al empleado por Forestier. Su parte más emblemática son dos estanques alineados y con reminiscencias árabes y romanas.

Jardín de la Vega Inclán: Muestra un trazado seguramente inspirado en el Jardín de las Damas, aunque siempre careciendo del refinamiento manierista que éste tuvo en su origen. Está constituido por veinte parterres, cuadrados en su mayoría, separados por calles y con fuentes en las intersecciones de inspiración islámica y renacentista.

Jardín de la Alcubilla: un bonito jardín que ya existía en tiempos de Carlos V.

La salida de los Reales Alcázares de Sevilla se realiza por el Apeadero, un amplio zaguán que conduce al Patio de Banderas. Este espacio y la portada de la puerta de salida fueron remodelados por el arquitecto Vermondo Resta. Sobre el Apeadero existe una sala que sirvió como Armería Real durante el reinado de Felipe V, y donde actualmente se realizan frecuentemente interesantes exposiciones.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.91 / 10

35 votos

4090 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados