Feria de Abril

Viajes Sevilla

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La Feria de Abril

La fiesta y la alegría andaluza tienen un claro exponente en la Feria de Abril de Sevilla donde lo más típico del carácter y la cultura regional sale a la calle vestida de faralaes.

Fiestas Sevilla La Feria Abril fue fundada en 1864 por un vasco y un catalán con el objetivo de impulsar el comercio y los negocios de la capital andaluza. Sin embargo, con el transcurso de los años, la población local hizo que el carácter de la Feria se fuera convirtiendo en algo más festivo. Ahora es una de las celebraciones folclóricas más importantes en España y una de las principales atracciones en los viajes turísticos a Sevilla. Aún así, los empresarios locales siguen haciendo negocios y cerrando tratos en la feria, así que se sigue cumpliendo con la intención inicial de la Feria de Abril.

La fiesta comienza un lunes a las a las doce de la noche cuando se produce el “Alumbrao” o "lunes del alumbrao" como se conoce popularmente, momento en que se encienden medio millón de farolillos y bombillas, gran parte de ellos en la puerta que da acceso al recinto de la feria. A partir de ese momento tiene inicio la celebración donde lo obligado es bailar, comer, beber, reír y disfrutar. La Feria de Sevilla dura una semana y suele tener lugar dos semanas después de la Semana Santa. Finaliza con una gran muestra de fuegos artificiales el domingo a las doce de la noche.

Durante toda la semana la actividad de la ciudad se ve mermada, casi nula. Esto ocurre sobre todo por la tarde, ya que la gran mayoría gente se va a la feria o a los toros. Es un buen momento para pasear por la ciudad, casi vacía, y ver a las mujeres vestidas con preciosos y costosos trajes de gitana o flamenca, elaborados especialmente para la ocasión, acompañadas de hombres muy elegantes. Su lugar de peregrinación, así ataviados son uno de los dos sitios por excelencia de esa semana, el Real de la Feria de Abril o la Plaza de Toros de la Real Maestranza, donde se celebran corridas de toros, desde la semana anterior a la feria y paralela a la misma, con los mejores toreros del momento. En ambos sitios, si se tiene interés, es fácil descubrir a algún personaje famoso disfrutando del color de esta fiesta.

El Real de la Feria. Es un terreno gigante (de unos 1.500 x 700 metros), justo fuera del centro de la ciudad y enfrente del parque María Luisa. En este solar, la gente y empresas de Sevilla, construyen más de mil pequeñas “casas” temporales, llamadas casetas, de tablas de madera y con el techo de lona. El resultado es una ciudad efímera que sólo dura una semana. La entrada principal es un enorme monumento, también temporal, que cada año representa alguno de los monumentos más conocidos o edificios importantes de Sevilla. Las calles se iluminan por centenares de miles de farolillos y bombillas.

La mayoría de las casetas son pequeñas y privadas: de familias, grupos de amigos o empresas. No obstante, existe una gran hospitalidad y es fácil que se invite sobre la marcha a los transeúntes y forasteros, sobre todo en las casetas de familias o pequeñas empresas.

Las casetas públicas son las de los partidos políticos y de los diferentes barrios de Sevilla. Suelen ser casetas grandes que dan cabida a todos los que no tienen caseta "propia", si bien en ocasiones hay que tener un poco de paciencia por el gran gentío que llegan a convocar.

La ceremonia del “tapeo”. Este viaje multicolor, impregnado de música y olores nos permite conocer algunos de los manjares más típicos y que se pueden saborear en las diferentes casetas, como el “pescaíto”, calamares, pijotas, boquerones, chanquetes, guisos y calderetas, revueltos y montaditos, jamón ibérico o de jabugo, langostinos y gambas. Todo eso regado con rebujito (una mezcla entre manzanilla, una bebida gaseosa y mucho hielo), o el estimado fino (originario de Jerez) o la deliciosa manzanilla (procedente de Sanlúcar de Barrameda).

También típicos de esas fechas son los buñuelos o churros, acompañados de chocolate caliente. Cuando avanza la madrugada, los que apuran la Feria de Abril de Sevilla hasta sus últimas horas, se puede deleitar con un caldito de puchero con hierbabuena, que ayuda a reponer las fuerzas de una larga jornada de fiesta.

Las sevillanas. Son el cante y baile típicos de la Feria Abril y de todo el folklore andaluz en general. Allá por donde se vaya hay muchas personas bailando tanto dentro como fuera de las casetas. La música y los bailes sólo paran cuando se apagan las luces del recinto.

Carruajes y caballos. Otro atractivo de las fiestas de Sevilla son los paseos de carruajes y caballos por casi todas las calles del recinto. Los carruajes son conducidos por cocheros ataviados con el traje típico, al igual que sus pasajeros vestidos de flamencos. Lo mismo se puede decir de los jinetes y de los caballos, que son lujosamente engalanados para la ocasión.

La Calle del Infierno. Para aquellos que decidan viajar con niños pues allí se encuentra un gran parque con atracciones, juegos y casetas para la diversión de los más pequeños. También existen atracciones “infernales” para los mayores, motivo por el cual los sevillanos le han dado este “particular” nombre a la zona infantil.

Los toros en la Maestranza. El Domingo de Resurrección termina la Semana Santa y arranca la temporada taurina de Sevilla. Desde ese día y hasta el final de la Feria de Abril, los toros toman el protagonismo y las miradas se detienen en la plaza de toros, la Maestranza. Se trata de un acontecimiento de gran magnitud. Los aficionados más entendidos realizan sesudos debates taurinos en los minutos previos al inicio.

Luego llegan los toreros, siempre los mejores del momento, y los personajes famosos, bajo la atenta mirada de la prensa y los curiosos. Es complicado encontrar alguna entrada para las corridas de feria debido al reducido aforo de la Maestranza y al gran número de abonos que se renuevan cada año. Lo conveniente es intentar adquirir las localidades con bastante antelación.

Este principio hay que aplicarlo a los viajes a la Feria de Abril de Sevilla , en su totalidad, pues deben reservarse también con varios meses de antelación vuelos, trenes y hoteles, dada la popularidad del evento.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.72 / 10

43 votos

5202 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados