Zamora

viajes Zamora

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Zamora

En los viajes a Zamora se descubre un inmenso e importante patrimonio artístico centrado en la época del románico, lo que le ha valido el nombre de la Ciudad del Románico. No obstante también dispone de otros muchos atractivos como sus zonas de diversión, sus bares y sus restaurantes, en los que se recomienda probar la gastronomía típica de esta comunidad.

Visitar Zamora

Viajes Zamora(castilleandleon)Zamora es la ciudad de la comunidad de Castilla y León más cercana a la frontera con Portugal y una de las más interesantes por su casco urbano, rodeado en su mayoría por murallas. Además está sobre una gran meseta rocosa por el que discurre el río Duero y que atraviesa la ciudad de este a oeste.

En los viajes Zamora conviene conocer su excelente muestra de arte románico del que resalta la catedral construida en el siglo XII y del que es muy característico su cimborrio de fuerte influencia bizantina. Por todo ello se la conoce como la Ciudad del Románico ya que además es la población con mayor número de iglesias románicas de toda Europa, a lo que se añaden otros muchos atractivos turísticos como sus fiestas, sobre todo la Semana Santa que ha sido declarada de Interés Turístico Internacional.

Se cree que los primeros pobladores de esta ciudad fueron los vacceos, aunque también pudieron ser los romanos quienes fundasen la villa a la que pondrían el nombre de Ocellum Durii cuya traducción es ojos del Río Duero. Los visigodos también estuvieron viviendo aquí durante alguna temporada, aunque por entonces le cambiaron el nombre por el de Semure, tal y como han dejado constatado dos monedas de Sisebuto. Durante la invasión de los musulmanes volvió a cambiar la forma de nombrar la ciudad que pasó a llamarse Azemur, olivar silvestre y Semurah, ciudad de las turquesas.

Su historia estuvo muy vinculada a esta cultura foránea que la tomaron y la destruyeron en varias ocasiones, aunque después fue reconquistada por los cristianos al mando del rey Alfonso II de Asturias, el Casto. Fue su hijo, Alfonso III de Asturias, el Magno, quien la repobló en el año 893 con mozárabes toledanos y le dio algunas infraestructuras como murallas, palacios y baños por lo que durante algún tiempo fue la ciudad fortaleza más importante de los reinos cristianos. De hecho muchos cronistas árabes la describieron entonces como la capital de reino de Galicia, rodeada de siete recintos amurallados y grandes fosos, lo que da una idea de cómo era la plaza más importante del Reino Leonés.

En 1055 Fernando I de León y Castilla la llamaría Zamora la bien cercada, y fue él quien siguió reconstruyéndola, repoblándola y amurallándola hasta que pasó a manos de su hija Doña Urraca. Gracias a todas esas mejoras pronto disfrutó de una posición privilegiada entre las dos facciones de la península ibérica.

Una de las grandes historias de la ciudad la protagonizó doña Urraca cuando pudo resistir heroicamente el asedio de Sacho II de Castilla, con lo que se hizo famoso el dicho, no se ganó Zamora en una hora. También es muy popular el momento histórico en el que se dio la conferencia de paz entre el rey Alfonso VII de León y Castilla y Alfonso I de Portugal que permitió que fuera reconocida la independencia del nuevo reino y el nacimiento del país de Portugal.

Tras la época de esplendor del siglo XII, y conforme se desplazaba la frontera hacia el sur en la avanzada de la reconquista, la ciudad fue perdiendo importancia estratégica y económica, lo que se acentuó más con el descubrimiento de América y que dio más relevancia a las zonas costeras. Como consecuencia muchos zamoranos emigraron tanto dentro como fuera de la península llegando incluso a establecerse muchos en el nuevo continente.

El clima  hace que el viaje a Zamora dependa mucho de las condiciones climatológicas de forma que no se recomienda hacerlo en los meses de invierno puesto que son meses muy fríos que se sitúan con mucha facilidad por debajo de los 0ºC. En cambio en los meses estivales las temperaturas suben mucho rondando con frecuencia los 38ºC.

Lugares de interés en Zamora

Catedral de Zamora: es el más significativo de los monumentos de la ciudad y fue construida en el siglo XII. Es en realidad un edificio muy sencillo, de planta de cruz latina con tres naves y tres ábsides que luego fueron sustituidos por una cabecera gótica. En ella hay muchos elementos inspirados en la arquitectura árabe como es el caso de los arcos apuntados y doblados y que muestran que en la época era común el intercambio entre estas dos culturas.

Iglesia de San Claudio de Olivares: es un templo cercano a la catedral que está considerado la iglesia más antigua del románico zamorano como parece demostrar una cesión de Alfonso VII datada en el año 1157.

Iglesia de San Vicente: es otra de las grande obras del románico castellano de Zamora y que ha sido nombrado Monumento Nacional desde el año 1961 es especial por su torre románica.

Antiguo Hospital de la Encarnación: fue construido en las primeras décadas del siglo XVII por conocido arquitecto barroco Juan Gómez de Mora. Ha experimentado varias reformas entre los siglos XIX y XX, a pesar de los cuales mantiene en la actualidad su aspecto original en su mayoría. Su construido para ser el hospital de hombres aunque a lo largo de la historia ha tenido otras funciones como las de carcel y la de hospicio y hoy cumple la función de Diputación Provincial.

Moverse en Zamora

Zamora no dispone de aeropuerto propio por lo que los más cercanos se encuentran en Salamanca o en Valladolid. Sin embargo sus buenas conexiones por carretera hace fácil llegar a esta ciudad de forma que el viajar Zamora por aeropuerto internacional sea poco frecuente.

Cuenta en su interior con una red pequeña compuesta por siete líneas de autobús urbano con las que se cubre la mayoría de la ciudad y en especial las zonas más turísticas por lo que moverse de un lado a otro en ella es muy fácil y cómodo.

Fiestas de Zamora

La Semana Santa es la fiesta zamorana más destacada ya que esta celebración tiene una proyección nacional e internacional que la han hecho merecerse el nombramiento de fiesta de interés turístico internacional. Destaca con las demás por su sobriedad y disciplina, además de por las tallas de incalculable valor como cristo gótico del Santísimo Espíritu Santo que son sacadas en los pasos.

Dispone además de algunas de las cofradías son de las más antiguas de España, como la de la Santa Vera Cruz, que data de los últimos años del siglo XII, con lo que se muestra la larga tradición de las Semana Santa en la ciudad.

Comer en Zamora

La gastronomía zamorana refleja lo más típico de la cocina de Castilla y León, aunque también cuenta con muchas de las influencias de zonas cercanas como es el caso de la cocina gallega o la asturiana. En general su rasgo más predominante es la abundancia de carnes y las recetas extraídas en su mayoría de las capas más humildes.

De ahí que sean muy abundantes los estofados y asados de cabrito, los embutidos hechos de manera artesanal tras la matanza del cerdo y las tapas como las mollejas, las cachuelas, los pinchos morunos, el dos y pingada. También son muy conocidos los quesos zamoranos, normalmente de leche de vaca o de oveja.

En lo que respecta a la repostería se recomiendan probar además de las galletas, las aceitadas, el bollo maimón, los empiñonados, los borrachos, los rebojos, los huesos de santo y la tarta del Císter.

Recomendar

Viajes.net Zamora

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6 / 10

75 votos

2167 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados