San Francisco el Grande

Viajes Madrid

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Basilica de San Francisco el Grande

En el castizo barrio de la Latina se encuentra una histórica basílica que rinde homenaje a su primer fundador, San Francisco de Asís. El aspecto externo de la iglesia no se corresponde con la belleza que se esconde en su interior: esbeltas esculturas y coloridas pinturas de renombrados artistas entre los que se encuentran Francisco de Goya y Francisco Zurbarán.

Historia de San Francisco El Grande

Arquitectura MadridSegún rezan las crónicas franciscanas, cuando Madrid era aun una pequeña villa y sus límites quedaban dibujados por la sombra de una muralla cristiana, llegó hasta la pequeña ciudad San Francisco de Asís que se encontraba recorriendo el camino de Santiago. Hacia mediados del siglo XIII, el Santo levantó una humilde choza aneja a una ermita dedicada a Santa María.

Su estancia no pasó inadvertida y hasta aquel lugar comenzaron a llegar discípulos de su orden. Con las limosnas del pueblo madrileño se levantó un modesto convento que perduró hasta el primer cuarto del siglo XVII y que se conoció popularmente como el Cuarto Viejo.

A finales del siglo XIV se levantó una nueva iglesia bajo el nombre de Jesús y María que sería conocida como iglesia de San Francisco por los fieles madrileños. Con el traslado de la Corte a Madrid en el primer cuarto del siglo XVI, la iglesia comenzó a ganar importancia hasta convertirse en uno de los templos más célebres de la capital.

Ya en el siglo XVIII, se derribaron las estructuras de la vieja iglesia para levantar en el mismo lugar una basílica más amplia y ornamentada. En un primer momento se encargó el proyecto al arquitecto de Carlos III, Ventura Rodríguez, sin embargo gustó más a los franciscanos el planteamiento de Francisco Cabezas quien se encargaría finalmente del proyecto.

La construcción del templo no fue tarea fácil sin embargo las obras terminaron en 1978 bajo las sucesivas direcciones de los arquitectos Antonio Plo y Francisco Sabatini.

Estructura del templo

Arquitectura MadridLa basílica definitiva presenta una planta rectangular dominada por una extensa estancia circular. En los laterales de la iglesia se abren seis capillas menores que compiten en belleza con la capilla central donde se encuentra el altar mayor. Tras él se ocultan otras dependencias no menos importantes como la sacristía o el museo de la basílica donde se guardan celosamente pinturas de reseñables maestros de diversas épocas.

El aspecto exterior de la basílica no se corresponde con la riqueza que se oculta en el interior. La fachada principal fue obra de Francisco Sabatini es de aspecto neoclásico. Desde el exterior la basílica presenta una triple arcada sobre la que se levantan tres ventanales flanqueados por dos torres que ocultan la estructura más formidable de la iglesia: la cúpula.

En efecto, la cúpula de la Basílica de San Francisco el Grande es una de las más grandes de Europa. Por su diámetro, 33 metros, ocupa el tercer puesto de los domos cristianos más colosales del continente. Supera incluso a la cúpula de la Basílica de Santa María de Constantinopla en Estambul. Su generoso diámetro obligó a los arquitectos a restar altura a la edificaciòn para permitir su sustentación.

La rica decoración de San Francisco El Grande

Arquitectura MadridLejos de la tónica general de los templos pertenecientes a la orden franciscana, siempre sujetos a la sencillez, la decoración de la Basílica de San Francisco el Grande es espectacularmente rica. La cúpula, el altar mayor y las capillas laterales fueron decoradas con pinturas de los más celebres maestros de la época.

La capilla mayor está decorada con pinturas murales de los artistas Manuel Domínguez y Alejandro Ferrant que representan la vida de San Francisco de Asís, la misma temática que se empleó en las pinturas que decoran el coro, obra de los maestros  Carlos Luis de Ribera y Fieve y Casto Plasencia.

Sobre las cabezas de los visitantes resaltan las vivas pinceladas que visten de color la cúpula. Representaciones de Nuestra Señora de los Ángeles con pinceladas de Ferrant, Martínez Cubells, Jover y Domínguez sabiamente orquestados por Casto Plasencia.

El color también resalta en las capillas laterales donde nuevos nombres ensalzan el valor artístico del templo. Destacan algunas pinturas como  Inmaculada Concepción de Mariano Salvador Maella o La predicación de san Bernardino de Siena ante Alfonso V de Aragón, de un joven Francisco de Goya.

El tesoro oculto de la Basílica

Arquitectura MadridEl templo franciscano alberga una colección de más de cincuenta lienzos de temática cristiana, la mayor parte de ellos elaborados entre los siglos XVIII y XIX y pintados por artistas de renombre.

Entre estas obras pictóricas destacan San Buenaventura recibiendo la visita de santo Tomás de Aquino, y San Antonio de Francisco Zurbarán, San Bernardo repartiendo pan entre los pobre que se atribuye a Velázquez, el triunfo de la eucaristía atribuido a Rubens, Papa arrodillado y escenas al fondo de Alonso Cano y Jesús y la samaritana de Luis Tristán.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

9 / 10

2 votos

3979 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados