Barrio de La Latina

Viajes Madrid

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Barrio de La Latina

En el centro de Madrid se localiza uno de los barrios que más puede decirnos sobre el pasado de la capital: el barrio de La Latina. Un castizo entramado de calles y plazas donde aun flota en el ambiente el aroma del Madrid popular que se movía en pesados carruajes tirados por caballos. Ese mismo escenario es hoy uno de los preferidos por los madrileños y los visitantes de la capital para refrescar el gaznate y disfrutar de una deliciosa tapa.

Historia del Barrio de la Latina

Turismo MadridEl nombre del barrio responde al apodo con el que se conocía a Beatriz Galindo, una mujer de admirable cultura que fundó un hospital emplazado en aquella zona a finales del siglo XV.  En 149. Conocida popularmente como la Latina, Beatriz Galindo fue una íntima amiga de Isabel la Católica, destacó por el excelente uso de la lengua española y la latina. Originaria de Salamanca pasó gran parte de su vida en el barrio que hoy ostenta su nombre.

Enmarcado en la delimitación turística del Madrid de los Austrias, el barrio de La Latina es el legado del Madrid más castizo. La planificación del barrio conserva pinceladas de su origen medieval con calles estrechas que desembocan en concurridas plazas. En efecto, el Barrio de la latina creció anejo a las murallas cristianas que ampliaron el recinto protegido por las murallas árabes.

El barrio en la actualidad queda limitado por el cruce de las calles Mayor y Bailen, la calle Segovia, la Ronda de Segovia, Ronda de Toledo y la calle Toledo, limítrofe con el barrio de Lavapiés. Para llegar al Barrio, lo mejor es tomar el metro hasta las estaciones de La Latina o Puerta de Toledo.

Qué ver en La Latina

La Latina es un barrio bohemio,  ejemplo de la perfecta armonía entre lo tradicional y lo universal.  El barrio está lleno de rincones por descubrir. Aquí te mostramos algunos:

Plaza de los Carros: En la actualidad esta plaza se encuentra llena de bares de tapeo con terrazas en las que poder disfrutar de los platos más castizos. En otro tiempo, sin embargo, fue un importante centro comercial en el que paraban los carruajes que transportaban mercancía y materiales para los numerosos comercios de la capital. En 1984, el alcalde Tierno Galván remodeló esta plaza para darle el aspecto actual: una fusión entre la tradición y la modernidad. Llaman la atención los balcones pintados en las fachadas que dan la bienvenida a la plaza, tan realistas que cuesta distinguir entre los reales y los coloreados.

Turismo MadridPlaza de San Andrés: ahora convertida en centro neurálgico del tapeo madrileño, es un símbolo de Madrid. El paisaje de esta plaza lo domina el voluminoso contorno de la Iglesia de San Andrés, un templo construido hacia el siglo XII y ampliado con el paso de los siglos. En el siglo XVII los muros del templo se vinieron abajo y se iniciaron las labores de reconstrucción. Esta iglesia es importante porque era frecuentada por San Isidro, Santo patrón de la Villa y por su esposa, Santa María de la Cabeza. Frente a la Iglesia se levanta una capilla en honor al Santo que vivió gran parte de su vida en esta plaza madrileña. El lugar donde otrora se ubicaba su casa es hoy un museo donde se puede visitar el pozo donde San Isidro Labrador obró milagros.

La plaza de la Cebada: hoy oscura y bastante abandonada, fue en otro tiempo un mercado de cereales, de ahí su nombre. Como muchos otros lugares del barrio, esta plaza conoció tiempos mejores, cuando los reyes acudían hasta allí para comprar cebada para sus caballos. Ya en el siglo XIX, esta plaza se convirtió en el lugar de importantes ajusticiamientos como el ahorcamiento del general liberal Riego en 1823 quien trató de acabar el absolutismo de Fernando VII mediante un golpe de estado. La plaza de la cebada también fue testigo de la ejecución de Luis Candelas, un ladrón que se convirtió en héroe del pueblo y que fue ejecutado por Garrote Vil en 1837.

Plaza de la Paja: es otro de los enclaves históricos del barrio. Fue el centro comercial de la Edad Media, hasta que se construyó la plaza del Arrabal, que ocupa la actual plaza Mayor de Madrid. Hubo un tiempo en el que la plaza se encontraba flanqueada por palacios, como el palacio de los Vargas que aun se conserva en la actualidad.

La Basílica de San Francisco el Grande: Se encuentra en la calle de la buenaventura y presume de tener una de las cúpulas más grandes de Europa. Fue uno de los templos preferidos de la aristocracia madrileña y sus paredes fueron decoradas por los más importantes pintores de la época, algunos de ellos tan célebres como Francisco de Goya o Zurbarán.

De tapeo por la Latina

Sin duda el ejercicio del tapeo se ha convertido en un acto casi religioso en el Barrio de la Latina. Un acto que viene repitiéndose desde hace más tiempo del que podemos imaginar y que llena de vida las calles del barrio de la Latina desde el medio día hasta la madrugada.

Turismo MadridLa zona de tapeo más frecuentada se cierra en torno a las Cavas. Dos calles que en los inicios de la ciudad eran los fosos anejos a la muralla para evitar los asaltos. Cuando la ciudad dejó de necesitar las murallas, en  las cavas comenzaron a aflorar numerosas posadas que daban cobijo a los viajeros. Esas posadas evolucionaron desde el siglo VII convirtiéndose en una importante referencia para el comercio. 

Hoy, pocas posadas quedan en las Cavas, apenas cinco: San Isidro, el Dragón, El León de Oro, el Mesón del Segoviano y la posada de la Villaary. Sin embargo, existen multitud de tabernas en las que poder tomar una cerveza acompañada de una tapa. Algunas de estas tabernas son míticas como Casa Lucio o la Camarilla.

Recomendar

Viajes.net Madrid

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

9 / 10

2 votos

7475 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados