Burdeos

viajes Burdeos

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Burdeos

La ciudad de Burdeos se ha edificado con mucha racionalidad sin abusar de los edificios altos lo que se traduce en una gran extensión de territorio que conforma su área metropolitana. En torno a ella se distribuyen las grandes zonas de ocio como los centros comerciales así como los lugares turísticos como el monumento a los Girondinos en el norte, el cours Víctor Hugo por el sur y la catedral en la zona oeste.

Visitar Burdeos

Viajes BurdeosBurdeos es una ciudad portuaria, que se encuentra en el sudoeste de Francia dentro de la región conocida como Aquitania. Históricamente ha sido una de las zonas más antiguas del estado francés y que ha dado personajes muy relevantes como es el caso de la reina Leonor de Aquitania en torno a la cual se desarrolló un importante séquito de poetas y literatos, motivo por el que los viajes a Burdeos eran bastante corrientes entre trovadores y artistas.

El nombre con el que se le conoció en un principio era el de Burdigala en latín, durante el período en el que habitaron sus tierras los romanos y cuyo significado se descomponía en dos palabras, por un algo Burdi que quería decir hierro y gala de galena por lo que podría querer decir fundición.

Este nombre evolucionó hasta el término Bordeaux en francés, mientras que en español pasó a conocerse como Burdeos, del que finalmente derivaría en un tipo de color muy parecido al vino y que se utilizaría especialmente para los tintes textiles.

La ciudad fue fundada en el siglo III a. C., por una tribu de ascendencia gala que perteneció a la región de Bourges, de manera que este primer emplazamiento se encontraba en la desembocadura del río Devèze. Era normal que en estos momentos de la historia fueran los ríos los que determinaran la constitución de poblaciones ya que no se disponía aun de las herramientas necesarias para la canalización del agua. No obstante en el caso de Burdeos parece comprobado que este no era un sitio adecuado ya que se encontraba sobre una porción de marismas pestilentes.

En este momento fue una de las más importantes colonias romanas del imperio, quedando como vestigio un anfiteatro romano del siglo III d.C., uno de los muchos monumentos que se construyeron cuando Burdeos era considerada por muchos como la pequeña Roma.

El nombre con el que se le conoció en un principio era el de Burdigala en latín, durante el período en el que habitaron sus tierras los romanos y cuyo significado se descomponía en dos palabras, por un algo Burdi que quería decir hierro y gala de galena por lo que podría querer decir fundición.

En la Edad Media tras el abandono de estas tierras por parte de los romanos sucedió el reinado sobre la zona de los ingleses de mano de Enrique II de Inglaterra quien consiguió los derechos de al tierra por su matrimonio con Leonor de Aquitania. Fue entonces cuando comenzó el auge de los viñedos algo que se mantiene en nuestros días y que motiva parte de los viajes Burdeos, sobre todo en el caso de las personas aficionadas a este arte.

De hecho en la actualidad sus uvas son las más cotizadas en todo el mundo ya que ofrece las mejores cosechas de variedades como el Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Petit Verdot y Malbec, con las que se elaboran los mejores vinos.

Estos son los sitios que más se visitan en el viaje a Burdeos además de la plaza de la Comedia que se encuentra frente al Gran Teatro, ya que en ella están algunos de los mejores restaurantes así como comercios de tipo artesanal que suelen agradar mucho a los turistas.

En cuanto al clima, en Burdeos se dispone de uno de los más óptimos para la elaboración del vino razón por la que esta es la tierra del caldo más famoso y reconocido del mundo. En general se trata de un clima mediterráneo cuya temperatura media en verano es de 25 a 35º C, mientras que en invierno se encuentra en torno a los 10 y 15ºC.

Lugares de interés en Burdeos

Catedral de San Andres: dentro de los de los templos antiguos de la ciudad, es el más destacado. Las estructuras y partes más antiguas son del siglo XI, aunque la mayor parte del edificio es posterior, tratado como un gótico clásico. Lo más destacado es sin duda el Juicio Final, que se puede ver en la Puerta Real y el órgano catedralicio de enormes dimensiones que se encuentra en la parte posterior. Es además uno de los que más historia encierra ya que es aquí donde se casaron Leonor de Aquitania y Luis VIII, quienes se divorcirían algunos años después dando paso al matrimonio posterior de Leonor de Aquitania con Enrique II de manera que tanto Burdeos como el resto de la región pasaría a formar parte de la corona inglesa.

Gran teatro: construido entre 1773 y 1780, es uno de los teatros más bellos de Francia habiendo sido diseñado por el arquitecto Víctor Louis. Está realizado dentro del estilo clásico por su columnata y las doce estatuas en las que se representan a musas y diosas, haciendo todo el conjunto una auténtica obra de arte de la fachada.

Monumento a los girondinos: está dentro de la conocida como Explanade des Quinconces una plaza rectangular que se encuentra junto al río. El monumento está colocado en la parte oeste de la misma y fue realizada en los últimos años del siglo XIX y consta de una columna central y dos fuentes de bronce que están dedicadas a la República y la Concordia. Es muy interesante la parte central de la columna en la que aparece una alegoría de la libertad rompiendo las cadenas de la opresión.

Plaza de la bolsa: es otro de los lugares más característicos de Burdeos, siendo este un espacio urbano construido entre 1731 y 1755 por los arquitectos Jacques y Gabriel y dedicado a Luis XV. En el transcurso de la revolución la estatua de este rey se desmontó y más tarde en 1864 se colocó en su lugar la fuente de las Tres Gracias.

Plaza del Parlamento: antes fue la plaza de Mercado Real pero los planes de embellecimiento de la ciudad la modificaron ampliándola. En ella hay en la actualidad edificios nobles muy bonitos que suelen agradar mucho a los turistas así como una fuente neo-renacentista realizada en 1865.

Iglesia de Saint-Michel: es esta una basílica de los siglos XV y XVI en la que lo más destacable es la flecha muy aguzada de su fachada que llega a situar la altura del edificio en los 114 metros de altura, siendo en consecuencia una de las más imponentes de Francia.

Templo de Notre-Dame: es una iglesia dominicana algo más reciente que el resto de los edificios religiosos emblemáticos de Burdeos, donde lo más interesante es su magnífico claustro. Es además una de las obras más importantes del arquitecto Pierre Duplessy-Michel.

Quartier des Chartrons: fue durante mucho tiempo el barrio de marineros y comerciales donde más tarde se terminó asentando la burguesía local más poderosa. Hoy se han mantenido en pie algunas de las mansiones de más valor, además del jardín Public que fue creado en el siglo XVIII y que unas décadas después sería rediseñado por arquitectos ingleses.

Moverse en Burdeos

Los desplazamientos por Burdeos son muy sencillos ya que dispone de varios servicios de transporte público que facilita al turista el moverse de un lugar a otro de la ciudad. Junto con los autobuses que une los principales barrios, el tranvía ofrece apoyo en la zona del centro por lo que es posiblemente el medio más empleado por los viajeros. El tranvía está compuesto por tres líneas de las cuales dos pasan por delante de la catedral, aunque en la actualidad está pendiente de ser ampliadas para ofrecer una mejor cobertura. Además comienzan a ponerse autobuses nocturnos con los que hacer recorridos parecidos a los de los ordinarios.

Fiestas de Burdeos

Al viajar a Burdeos la fiesta regional de esta ciudad es uno de los espectáculos que los turistas no deberían perderse. Está dedicada al vino y tiene lugar los años pares, mientras que en los impares se celebra la fiesta del río. La del vino es aun más impresionante que la anterior y durante unos días la Plaza de los Quinconces se convierte en una bodega donde degustar todos los grandes viñedos durante cuatro días y cuatro noches.

Comer en Burdeos

Los mejores lugares donde probar las mejores recetas y vinos de Burdeos se encuentra en la Plaza de la Bolsa en calles como la de Philippart o la St.Remi donde hay una oferta variada y completa de estaurantes, bares y terrazas en las que los turistas encontraran un agradable momento de descanso. En el barrio de Vieux Bordeaux también tienen algunos lugares donde comer y probar junto con la gastronomía local otras del resto del mundo como la asiática o la árabe. Para los que quieren probar la comida local los platos más recomendados son la grenier medocain que es un tipo de salchicha local, el gratton de Lormont, un paté, o el Tourin que se basa en un potaje de ajo con yemas de huevo.

Recomendar

Viajes.net Burdeos

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

80 votos

4389 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados