Notre-dame

Viajes Paris

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Notre-Dame de Paris

Descuentos para Disneyland Paris

Su situación dentro de una isla en el río Sena, simula desde los muelles como un barco anclado sobre la tierra. Sus dos torres corresponden con sus mástiles y los contrafuertes serian sus remos. En su construcción se manifiesta su estilo monárquico y universitario. Es una de los más bellos de los monumentos góticos de Francia.

Monumentos Paris(ile-de-france)La Catedral de Notre Dame es una de las catedrales francesas más antiguas de estilo gótico. Dedicada a María, Madre de Jesucristo, se sitúa en la plaza Parvis, en la pequeña Isla de la Cité en Paris, y está rodeada por las aguas del río Sena. La catedral surge íntimamente ligada a la idea del esplendor gótico, a efecto claro de las necesidades y aspiraciones de la sociedad de la época, a un nuevo enfoque de la Catedral como edificio de contacto y ascenso espiritual.

La arquitectura gótica es un instrumento poderoso en el seno de una sociedad que ve, en el inicio del siglo XI, transformarse la vida urbana a un ritmo acelerado. La ciudad resurge con una extrema importancia en el campo político, en el campo económico, espejo de las crecientes relaciones comerciales, ascendiendo también, por su lado, la burguesía adinerada y la influencia del clero urbano.

El resultado de esto es una sustitución también de las necesidades de construcción religiosa fuera de las ciudades, en las comunidades monárquicas rurales, por el nuevo símbolo de la prosperidad en las ciudades, la catedral gótica. Y como repuesta a la búsqueda de una nueva dignidad creciente en el seno de Francia, surge la Catedral de Notre-Dame de París.

La Catedral

Existe en la Notre Dame de Paris una dualidad de influencias estilísticas. Por un lado, reminiscencias del románico normando, con su fuerte y compacta unidad. Por otro lado, el ya innovador aprovechamiento de las evoluciones arquitectónicas del gótico, que confieren al edificio una ligereza y aparente facilidad en la construcción vertical y en el soporte del peso de su estructura, siendo el esqueleto de soporte estructural visible sólo desde el exterior.

La planta está demarcada por la formación en cruz romana orientada a Occidente, de eje longitudinal acentuado, y no es perceptible desde el exterior. La cruz está incrustada en el edificio, envuelta por un doble deambulatorio, que circula por el coro en la cabecera, al este y se prolonga paralelamente a la nave, dando lugar así, a cuatro naves laterales.

La fachada occidental

Es la fachada principal y además de ser la de mayor impacto y monumentalidad, también es la más popularidad. Se puede establecer una afinidad en la composición y trazos generales con la fachada de la Catedral de Saint Denis, una derivación de la fachada del románico normando.

La fachada presenta tres niveles horizontales y está dividida en tres zonas verticales por los contrafuertes ligeramente prominentes que unen en verticalidad los dos pisos inferiores y refuerzan los picos de las dos torres. Las torres tienen sesenta y nueve metros de altura. La torre sur contiene la famosa campana Emmanuel.

El Portal del Juicio Final, el más importante al centro, muestra esculturas representando la resurrección de los muertos, un ángel con una balanza pesando virtudes y pecados y demonios que se llevan las almas pecadoras. Imágenes que sin duda habrán tenido gran peso en el inconsciente popular en la Edad Media. Los dos portales laterales fueron consagrados a la Virgen María y a Santa Ana, su madre.

A unos veinte metros del suelo, una galería con veintiocho estatuas se levanta por encima de los portales. Cada estatua, de tres con cinco metros de altura, representa los veintiocho reyes de Judea que precedieron la llegada de Cristo. De las estatuas originales medievales sólo quedan fragmentos, ya que durante la Revolución fueron destruidas creyendo que representaban reyes franceses.

Sobre el portal central se destaca el gran vitral circular de la roseta, de casi diez metros de diámetro, uno de los elementos más notorios de la fachada. Sin embargo, este vitral no es el más grande de la Catedral, ya que las fachadas norte y sur presentan vitrales de trece metros de diámetro. Por encima de la roseta, una hilera de columnas y luego las dos torres con campanario completan la cara oeste.

Las Gárgolas de Notre Dame

Uno de los grandes atractivos para el turista que visita Notre Dame, es la visita a las populares Gárgolas de Notre Dame. Se trata de pequeñas criaturas mitológicas cuya función era espantar los malos espíritViajes Nullus, demonios y demás seres malvados de la catedral o iglesia a la que protegían.

A pesar de sus terroríficos rostros y extrañas formas son excepcionalmente populares en Notre Dame y se han ganado el cariño de turistas y habitantes de Paris. Podrás encontrar reproducciones en piedra de las gárgolas más famosas en cualquier tienda de souvenirs al pie de la catedral o junto a la orilla del Sena.

Se pueden visitar y fotografíar de cerca pagando el correspondiente ticket de visita. Con este ticket se accede a dos alturas distintas de la fachada principal de Notre Dame donde se encuentran las gárgolas. El acceso es desde la torre Norte de la catedral y es una visita muy recomendable, ya no solo por las gárgolas en sí sino también por las impresionantes vistas a la zona oeste de París.

Interior de la Catedral

La catedral de Notre Dame carece de muebles antiguos, altares o monumentos funerarios. Fueron todos destruidos durante la Revolución. Las esculturas de las fachadas fueron decapitadas o mutiladas y en la actualidad es difícil saber cual era la parte antigua y la parte restaurada. Durante la mitad del siglo XIX actuaron en la catedral numerosos restauradores que cambiaron las piezas originales. Hasta en la parte alta de la catedral actuaron cambiando hasta parte de las gárgolas y seres diabólicos que adornan los ante pechos de las torres son modernos.

Aún podemos contemplar en la fachada del crucero septentrional una virgen que personaliza el espíritu de todo el edificio. Es una reina, una gran señora o simplemente una mujer de París, cuyo porte es la de una mujer aristocrática. Todas las vírgenes de Francia resultan burguesas o plebeyas al lado de la Virgen de París. Hace un un sutil gesto de caderas que aparece en todas las estatuas de la Madre de Dios desde la época de San Luis pues todas las vírgenes góticas son herederas de los artesanos que esculpieran está de París.

Otra escultura famosa es el relieve del coro de la catedral, representado "la dormition" o muerte temporal de la virgen María. Hay otro relieve en el coro, representando la Ascensión en cuerpo y alma de María. La Piedad de la Capilla Mayor, está instalada en el fondo de dicha capilla, de acuerdo con los deseos de Luis XIII.

La Capilla de los Sietes Dolores, construida entre 1163 y 1182, tiene a la izquierda la estatua de Albert de Gondi, Duque de Retz, que fue mariscal de Francia. En el centro esta la estatua de la virgen delante de una hermosa vidriera. La capilla de Saint Ferdinand, fue construida entre 1163 y 1182, está dedicada a Saint Ferdinand, y en su interior se encuentra el monumento funerario dedicado a L.B. de Budes.

El Jorobado de Notre Dame

Durante la época literaria del romanticismo, Víctor Hugo escribió el romance Nôtre-Dame de París, más conocido en español como El Jorobado de Nôtre-Dame, en 1831. Los acontecimientos se situan en la Catedral durante la Edad Media y es la historia de Quasimodo, que se enamora de una gitana de nombre Esmeralda. La ilustración poética de uno de los más románticos monumentos de Paris abre puertas a un nuevo deseo de conocimiento de la arquitectura del pasado y, principalmente, de la Catedral de Notre-Dame de París.

Historia

La construcción de la catedral de Notre-Dame se llevó a cabo entre los siglos XII y XIV, según el proyecto de Maurice de Sully. A finales del siglo XVII, durante el reinado de Luis XIV, la arquitectura de Notre Dame comienza a ser escenario de alteraciones sustanciales principalmente en la zona este, en la que túmulos y vidrieras fueron destruidas para ser sustituidas por elementos más al gusto del estilo artístico de la época, el Barroco. En 1793, durante la Revolución francesa y bajo el culto a la razón, más elementos de la catedral fueron destruidos y muchos de sus tesoros robados, acabando el espacio en sí por servir de almacén para alimentos.

Con la llegada de la época romántica, la Catedral recobra protagonismo y pasa a ser mistificada y enaltecida por un aura poética y etérea de otras épocas y su expresión artística. Bajo esta nueva luz del pensamiento se inicia un programa de restauración de la catedral en 1844, liderado por los arquitectos Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste-Antoine Lassus, que se extendió veintitrés años.

En 1871, con el corto ascenso de la Comuna de Paris, la catedral se vuelve nuevamente telón de fondo a las turbulencias sociales, durante las cuales se cree haber sido casi incendiada. En 1965, como consecuencia de excavaciones para la construcción de un parking subterráneo en la plaza de la Catedral, fueron descubiertas catacumbas que revelaron ruinas romanas, de la catedral merovingia del siglo VI y de habitaciones medievales. Ya más próximo a la actualidad, en 1991, fue iniciado otro proyecto de restauración y mantenimiento de la Catedral que, aunque fue previsto para diez años, se prolonga hasta la actualidad.

Recomendar

Viajes.net París

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.97 / 10

61 votos

23994 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados