Museos Paris

Viajes Paris

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Museos en Paris

Descuentos para Disneyland Paris

Para los amantes del arte, París será sin duda un paraíso que les dejará impresionados por la cantidad y calidad de sus museos. Aunque la presencia de uno de los principales museos del mundo como es el Louvre, ya justifica por si sola una visita a París, la oferta museística de la capital francesa dista mucho de acabarse ahí.

Museos Paris Los museos Paris más importantes están relacionados con el mundo del arte, el Louvre, el Centro Pompidou, el Museo d´Orsay y el Museo Picasso son los cuatro museos imprescindibles en los viajes Paris. Pero al margen de ellos, la ciudad cuenta con numerosos museos de temáticas muy diversas como el Museo de la Curiosité de la Magie, el Museo del Vino o el Museo du Parfum Fragonard y las tétricas Catacumbas de París.

El Museo del Louvre

Tiene una de las más importantes colecciones de arte del mundo, y una historia que se remonta a la Edad Media. Construido como fortaleza en 1190 por el rey Felipe Augusto para proteger París de los ataques vikingos, perdió su torre del homenaje y las mazmorras en el reinado de Francisco I, quien las remplazó por una construcción renacentista, mejorada y ampliada por reyes y emperadores en los cuatro siglos siguientes. El más reciente añadido es la pirámide de cristal, en el patio central, desde la que se accede a las galerías.

Los tesoros del Louvre tienen su origen en la colección de Francisco I, s. XVI; que compró muchos cuadros italianos, entre ellos la Mona Lisa (La Gioconda). En el reinado de Luis XIV había apenas doscientas obras, pero donaciones aceptadas en pago de deudas aumentaron la colección. El Louvre se abrió inicialmente al público en 1793 después de la Revolución. Desde entonces se enriquece continuamente. Las obras se exponen en tres plantas. Las colecciones de pintura y escultura están ordenadas por país de origen, con departamentos separados para antigüedades y objetos de arte orientales, egipcios, griegos, etruscos y romanos.

Centro Pompidou

Los museos en Paris ocupan edificios que ya por sí mismos merecen la pena visitarse. El Pompidou es como un edificio al revés: escaleras, ascensores, conducciones de aire y de agua, y hasta los sólidos tirantes de acero, esqueleto del edificio, han sido colocados a la vista. Ello permitió a los arquitectos Richard Rogers, Renzo Piano y Gianfranco Franchini, crear un espacio libre y flexible en el interior, para el Museo Nacional de Arte Moderno y otras actividades. Entre los artistas del museo destacan Matisse, Picasso, Miró y Pollock, representantes de las escuelas fauvista, cubista y surrealista. Fuera, en la plaza, se aglomeran multitudes para observar a los artistas callejeros.

El Museo Nacional de Arte Moderno ocupan la tercera y la cuarta plantas: con obras de 1905 a 1960 en la cuarta y la tercera esta reservada para el arte contemporáneo posterior. La quinta planta está dedicada a exposiciones mayores de artistas contemporáneos y de movimientos plásticos, mientras que la primera y la segunda albergan una biblioteca informativa y el Centro de Creación Industrial. El sótano se emplea para todo tipo de espectáculos, películas y reuniones.

Museo d´Orsay

En 1986, cuarenta y siete años después de ser cerrado como estación de ferrocarril, el soberbio edificio de fin de siglo de Victor Laloux se reabrió como museo. Originalmente destinado por la compañía de ferrocarril Orleáns a Terminal, en el corazón de París, se libró por muy poco de la demolición en los años setenta, después del clamor contra la destrucción de los pabellones de Baltard en el mercado de Les Halles. En la transformación se conservó mucho de la arquitectura original. El nuevo museo expone diferentes tipos de arte del periodo comprendido entre 1848 y 1914, en el contexto de la sociedad contemporánea y de las variadas formas de actividad creativa de la época.

La colección ocupa tres niveles. En la planta baja hay obras desde la mitad hasta fines del siglo XIX. El nivel medio muestra Art Nouveau decorativo y una gama de pinturas y esculturas desde la segunda mitad del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX (más una exposición sobre los inicios del cine). El nivel superior tiene una destacada colección de arte impresionista y posimpresionista.

Museo Picasso

A la muerte del pintor español Pablo Picasso (1881–1973), que vivió la mayor parte de su vida en Francia, el Estado francés heredó muchos de sus trabajos como pago de los correspondientes impuestos sucesorios. Con ellos como base creó el museo Picasso, abierto en 1986 en una amplia mansión del siglo XVII, el Hotel Salé, en el Marais. El carácter original del Hotel, construido en 1656 para Aubert de Fontenay, un recaudador de impuestos de la sal, ha sido conservado. La amplitud de la colección refleja tanto el desarrollo artístico completo de Picasso, incluidos sus periodos azul, rosa y cubista, como su empleo de diversos materiales.

La colección, básicamente presentada en orden cronológico, comienza en la primera planta con obras de los periodos azul y rosa, cubista y neoclásico. Las obras expuestas cambian regularmente, no todas se exhiben al mismo tiempo. En la planta baja hay esculturas en el jardín y obras de los últimos años vente hasta los últimos treinta, y de 1955 hasta 1973.

Museo Carnavalet

También conocido como Museo de la Historia de Paris, se encuentra situado en el corazón del Marais. Dentro de la gran variedad de temas que tratan los museos Paris , éste se encarga de resumir la historia de la capital francesa, desde sus orígenes hasta nuestros días. Está formado por dos edificios, construidos durante los siglos XVI y XVII, en la actualidad unidos por una galería.

El hotel Carnavalet, que dio nombre al museo y en el que vivió Madame de Sévigné -famosa por su correspondencia con su hija-, conserva las colecciones desde la Prehistoria hasta el reinado de Luis XVI. Por su parte, el hotel Le Peletier Saint-Fargeau presenta obras que datan desde la Revolución francesa hasta nuestros días. Así, a lo largo de las salas del museo , se descubren vestigios prehistóricos, medievales e incluso revolucionarios, que van desde el mobiliario hasta la pintura, pasando por los objetos de arte o de la vida cotidiana.

Recomendar

Viajes.net París

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

4327 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados