Casa de Ana Frank

Viajes Amsterdam

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Casa de Ana Frank

Esta casa, testigo de la barbarie nazi, es hoy un monumento muy frecuentado por los turistas de todas las partes del mundo que se acercan para ver el lugar en el que vivió y estuvo escondida la niña Ana Frank que dejaría su famoso diario como prueba.

Viajes NullLa Casa de Ana Frank ha adquirido la categoría de museo pero también se considera por muchos un monumento de Amsterdam siendo en consecuencia uno de los sitios de interés más destacados de esta ciudad del norte de Holanda.

Es de hecho una casa antigua, construida en el año 1635 y de la que nos ha quedado el nombre de su creador, Drik Van Delft. No obstante su fachada es posterior, en concreto del año 1739 momento en que fue remodelada tanto esta como el resto del edificio.

En un principio se destinó a ser una vivienda familiar, pero más adelante sirvió como almacén y luego como establo hasta que a principios del siglo XX, se convirtieron en casas-taller al ser adquiridas por un productor de artículos primero y un productor de rollos de piano después. Este último abandonó la casa en el año 1939, siendo el padre de Ana Frank el siguiente en comprarla.

Otto Heinrich Frank, trabajaba en las oficinas de la compañía de especies y conservas de forma que la planta baja se utilizaba como lugar de exposición de productos y como entrada para las entregas, además de taller donde las especies se molían y almacén.

Hoy es uno de los museos más visitados, pero su importancia histórica la ha convertido también en un lugar de interés turístico de primer orden por lo que se considera en muchos aspectos como un monumento Amsterdam de gran interés turístico junto con otros también muy conocidos como el Palacio Real.

El anexo secreto, que es como se conoce en el diario de Ana Frank el lugar donde se encontraban escondidos, era la parte trasera del edificio, y que se encontraba oculto por otras casas en los cuatro lados del patio interior.

Era en consecuencia un sitio aislado por lo que el señor Frank no dudó en esconder allí a sus dos hijas y a su mujer, junto con otras cuatro personas judías que también buscaban refugiarse de los nazis. Vivian en total unas 8 personas en tan solo 46.45 metros cuadrados por lo que estaban hacinados pese a lo cual Ana dice en su diario que debía ser un palacio en comparación con otros escondite judios que había oido nombrar.

Durante cerca de dos años y un mes estuvieron aquí escondidos hasta que fueron descubiertos por los nazis y los arrestaron y los llevaron a los campos de concentración donde morirían todos con excepción del padre de Ana Frank que sería el único en sobrevivir.

El Diario de Ana Frank pudo conservarse porque los trabajadores de Otto Heinrich volvieron al escondite cuando los nazis se llevaron a la familia y recuperaron algunos objetos personales de la familia con la esperanza de poder devolvérselos si volvían algún día, estando entre esos bienes el famoso diario.

Cuando el padre de Ana Frank regresó a la ciudad, le fueron devueltos todos los objetos y él sería quien recopilo varios documentos y los publicó junto con el diario con el nombre de Het Achterhuis como lo había llamado la propia Ana.

Por todo ello conviene acercarse y conocer la casa para poder ver de cerca uno de los peores capítulos de la historia de Europa, durante los viajes a Amsterdam. Por ello son muchos los turistas que dedican parte de su viaje a conocer este museo que ya es un monumento histórico.

Recomendar

Viajes.net Amsterdam

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6 / 10

39 votos

4208 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados