Z_comerciales Budapest

Viajes Budapest

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Zonas comerciales en Budapest

Como ciudad moderna que es, Budapest hoy en día, vuelve a ser la Meca de las compras de hace cien años, desterrando así su pasado comunista.

Z_comerciales Budapest En nuestros días hay dos tendencias características en cuanto a las zonas comerciales Budapest : “big is beautiful” y “small is beautiful”, es decir, se han construido gigantescos centros comerciales que cambiaron fundamentalmente los hábitos cotidianos de compra de los budapestinos. Entre estos centros comerciales el más grande y quizás más interesante desde el punto de vista arquitectónico es el WestEnd Shopping Center.

Al mismo tiempo, con una sorprendente rapidez se crearon tiendas de refinado estilo que ofrecen atención muy personal y en las que hay de todo: trátese de antiguos materiales de construcción, de marcos de cuadros, de quesos especiales, de tabaco para pipa, de un libro de la época de Newton, discos de baquelita poco frecuentes, un manuscrito de Wagner o algún reloj antiguo de bolsillo, siempre hay algo que puede resultar interesante para comprar como recuerdo del viaje a esta bonita ciudad junto al Danubio.

El carácter más típico de Budapest se aprecia en las visitas a los grandes mercados de alimentos y al mercado del rastro de la calle Ecseri. Interesante resulta también la llamada calle de las antigüedades, la calle Falk Miksa, existente desde 1990 en el centro de la ciudad, que, al igual que en París y Roma, ofrece sus mercancías en una forma concentrada.

Los mercados de abastos

El Gran Mercado, en la Avenida Vámhá, cerca de la orilla del Danubio. Antiguamente los barcos traían hasta aquí desde el río los alimentos por los túneles subterráneos. Comprar los productos “artesanales” en esta zona no siempre resulta un buen negocio.

El Mercado de la calle Hold es una preciosa caja de joyas en el centro de la ciudad, cerca del Parlamento. El Mercado de la plaza Rákóczi es la estampa del Budapest más cotidiano pues no suele haber turistas. Un nuevo mercado fue inaugurado, en 1997, en la plaza Hunyadi, y en él se encuentra una conocida tienda de alimentos para gourmets. Por su parte, el Mercado de la plaza Klauzál tiene el encanto de encontrarse en el centro del antiguo barrio judío.

Por último el Mercado de la plaza Batthyány es un mercado hermosamente renovado en 2003. En la planta primera tiene tiendas y un café muy agradable, con excelente vista sobre una de las plazas más bellas de Budapest y sobre el Parlamento.

Los rastros y las tiendas de antigüedades

El Rastro Ecseri. Situado en la calle Nagykőrösi, Visitar este verdadero rastro metropolitano es una excelente opción para el turista que desea conocer las zonas comerciales en Budapest más típicas. El Rastro, desde mediados del siglo XIX, se iba desplazando cada vez más a las afueras de la ciudad. A mediados de 1960 se trasladó definitivamente desde la calle Ecseri al sitio actual, pero se sigue llamando también hoy Rastro Ecseri. Su otro nombre popular es: Tangó.

La superficie total del Rastro Ecseri es de unos dieciséis mil metros cuadrados. Por encima de casi toda esta superficie hay un techo protector contra la lluvia, por lo que también cuando hay mal no hay que dudar de ir a visitarlo. Está abierto todos los días de la semana por la mañana, los días de diario el horario es más amplio y se puede visitar hasta las cuatro de la tarde. Los coleccionistas más serios van los sábados por la mañana muy temprano, cuando aún están durmiendo los turistas

Mercado de Pulgas de Budapest. Situado delante del Coliseo Petőfi, en la calle Zichy Mihály, todos los sábados y domingos de ocho de la mañana a dos de la tarde. Entre los cientos de vendedores hay pocos profesionales. La mayoría es aficionado o personas de pocos recursos que acuden aquí a vender lo poco que pueden ofrecer. Es el verdadero corte transversal de la sociedad marginada de Budapest. Pero también el coleccionista puede encontrar ahí algunos tesoros no reconocidos como tales.

Tiendas de antigüedades.

Pintér. En la calle Falk Miksa, 10, es una tienda muy interesante, con dos modestas ventanas hacia la calle. Pero por dentro es un completo universo: cuadros, muebles, lámparas, todo en mil ochocientos metros cuadrados.

Galería Nagyházi. En la misma calle que la anterior, también es muy grande con pinturas, muebles y tejidos folclóricos. En su local también se organizan subastas.

Calle de los Anticuarios. Se trata de la Avenida de Múzeum. Más de una docena de tiendas, donde encontrar desde libros viejos hasta las más interesantes especialidades como Impresos muy antiguos, manuscritos, tarjetas postales. El horario de estas tiendas entre semana suele ser de diez de la mañana a seis de la tarde, y los sábados por la mañana hasta las dos.

Regalos típicos de Budapest

Estos son algunos de los recuerdos más comunes que se suele comprar cuando se decide viajar Budapest. Cualquiera de ellos es un buen regalo para dar a conocer lo más típico de estas tierras.

Vino Tokaj. Como es sabido, en la región de Tokaj hay sólo especies de uva blanca, pero de estas uvas se hacen muchos tipos de vinos, desde los vinos secos hasta el vino dulce de postre, llamado „aszú”, más valioso mientras mayor sea su número de cuévanos. Esta región vinícola se ha renovado por completo, se hicieron grandes inversiones después de los años 1990, sobre todo por compañías francesas. Ahora es un excelente vino y un buen recuerdo de Hungría.

Unicum. Este licor, de más de doscientos años de antigüedad, se comercializa tradicionalmente en una botella de forma esférica muy popular y se bebe en frío. Se vende en todos los tamaños y en cualquiera de las zonas comerciales Budapest .

Pimientra roja en sacos de tela. Aunque sea de origen americano, la pimienta molida es una tradición húngara y es imprescindible para preparar los verdaderos platos húngaros.

Impresión moderna sobre una foto de los años 30. Numerosos genios de la historia de la fotografía emigraron desde Hungría. Sus contemporáneos se quedaron en el país. De sus negativos se puede comprar impresos baratos de increíble belleza en la librería de la Casa Mai Manó, en la calle Nagymezó.

Juegos de porcelana de Herend. La fábrica Herend, que tiene casi doscientos años, fabrica aproximadamente doce mil tipos de productos hechos a mano. Cuenta con una tienda propia en una zona comercial de la ciudad, en la Avenida Andrássy

Poesías sinfónicas de Ferenc Liszt en CD. Este músico del siglo XIX, había fundado la Academia de Música de Budapest y aunque pasaba poco tiempo en Hungría, siempre se consideraba a sí mismo de húngaro. Sus composiciones son un buen regalo para los amantes de la música sinfónica.

Recomendar

Viajes.net Budapest

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

2565 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados