Pinacoteca di Brera

Viajes Milan

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Pinacoteca di Brera

La Pinacoteca se halla en un palacio barroco construido por los jesuitas y transformado por María Teresa de Austria en instituto científico con observatorio propio, biblioteca, jardín botánico y academia de bellas artes. En su interior se encuentra la colección de arte más importante de Milán, con obras como el Cristo Muerto de Mantegna, las Bodas de la Virgen de Rafael, y un retablo de Piero della Francesca.

Viajes Null La Pinacoteca di Brera es el museo de arte más importante de Milán y uno de los más destacados del mundo por sus prestigiosas colecciones de pintura antigua y moderna. Obras como un San Francisco del Greco, la Última Cena de Rubens, dos retratos de damas de Van Dyck y Rembrandt o un San Jerónimo de la última época de Tiziano, además de una destacadísima colección de pintura italiana hacen imprescindible su visita. La enorme colección artística se encuentra distribuida en treinta y un salas situadas en el primer piso y ordenadas geográfica y cronológicamente, por escuelas regionales.

La colección debe su nombre al lugar donde está albergada, el Palazzo di Brera, del siglo XVII. Este, a su vez, se sitúa en el emplazamiento de un antiguo convento del siglo XII, cuya iglesia estaba dedicada a Santa María de Brera. Esta iglesia sobrevivió hasta el siglo XIX, en que desapareció para poder ampliar la pinacoteca, que no dejaba de crecer.

En el siglo XVI, San Carlos Borromeo, cardenal de Milán, sufrió un atentado en aquel convento lo que conllevó la expropiación de los terrenos a la Orden de los Humillados. En su lugar se proyectó un conjunto universitario para la zona, que se puso en marcha en 1615. Su construcción, al mando de los jesuitas, fue terminada en el siglo XVIII. Posteriores intervenciones por parte del Imperio de Austria, le dieron a la construcción actual ese aspecto entre barroco y neoclásico. Finalmente, fue la emperatriz María Teresa de Austria quien decretó que allí se establecieran la Biblioteca, el Observatorio Astronómico, la Scuela Paolina, el Instituto Histórico Lombarco y por último la Academia de Bellas Artes.

Fue el asentamiento de la Academia en este lugar el acontecimiento que determinó la creación de la Pinacoteca di Brera en Milan, como complemento al estudio y la formación de los artistas, tal y como ocurría con otras academias europeas (ver el caso de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. En 1803 comenzaron a llegar las primeras obras de arte a la Academia, y fue después Napoleón quien tras desamortizar propiedades artísticas de la Iglesia, las llevó hasta Brera. De esta manera se consiguieron la gran mayoría de las grandes obras que se exponen en el Museo.

Con la muerte de Napoleón hubo que devolver algunas obras expoliadas a los franceses y se organizó un programa de intercambios con la Galería Imperial de París. Obras de Rubens, Rembrandt o Van Dyck llegaron a través de este intercambio. La Pinacoteca fue inaugurada oficialmente el 15 de agosto de 1809, ofreciendo en sus salas obras representativas de las escuelas italianas a partir de la Baja Edad Media. Desde entonces, tal ha sido la importancia que la Pinacoteca ha ido adquiriendo, que al final se independizó de la dirección de la Academia de Bellas Artes en el año 1882.

En esta Pinacoteca se pueden admirar dos grandes obras: el Cristo Muerto de Mantegna, una obra de arte que destaca por la luz y la perspectiva que acompaña al Cristo yaciente, y las Bodas de la Virgen de Rafael, retablo del año 1504 que entró dentro de aquel lote que en sus tiempos fue requisado a la Iglesia. Junto a ellos destacan las obras italianas y centroeuropeas. Entre las italianas, las de Piero della Francesca, experto del Quattrocento cuyo cuadro la Sacra Conversazione es muy popular. O la Cena en Emaús de Caravaggio, el San Jerónimo de Tiziano. El Beso, de Francesco Hayez, es una de las obras más copiadas de todo el arte italiano del siglo XIX, tras convertirse en el símbolo de la Unificación de Italia. En el resto del complejo de la Pinacoteca se encuentran otros organismos como la Biblioteca, el Observatorio Astronómico, el Jardín Botánico o la Academia de Bellas Artes.

Ya en el siglo XX destacan dos hechos en la historia de este Museo. Por un lado, la designación del pintor Modigliani como conservador de la colección, al igual que Picasso lo fue del Museo del Prado, y los terribles desperfectos causados en 1943 por un bombardeo que sufrió Milan durante la Segunda Guerra Mundial, que dejaron semidestruido el edificio, que hubo de ser reconstruido de nuevo.

Recomendar

Viajes.net Milán

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6 / 10

38 votos

2800 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados