Napoles

viajes Napoles

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Napoles

Los viajes a Napoles son poco habituales ya que a diferencia con otras ciudades italianas no ha obtenido una gran promoción como ciudad turística. La pobreza en la que vive la mayor parte de la población es una de las razones de esto aunque paradójicamente aquí se encuentran algunos de los tesoros más interesantes de Italia, especialmente en sus castillos que son mundialmente conocidos.

Visitar Napoles

Viajes NapolesEn los viajes Napoles se conoce una típica ciudad del sur italiano aunque a diferencia con otras está bastante poblada por lo que es la más importante de las que se encuentran en esta parte del país. Geográficamente se encuentra entre el monte Vesubio y el área volcánica conocida como de los Campos Flegreos.

Es un lugar muy interesante para viajar especialmente por su enorme riqueza tanto histórica como cultural, artística y gastronómica que la convierte en una ciudad de ensueño nombrada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

A lo largo de su historia han sido muchos los pueblos que han dejado allí su huella como por ejemplo los griegos, romanos, normandos e incluso españoles que han sabido apreciar la belleza de este lugar.

En sus inicios Nápoles fue construida muy cerca de otra ciudad que se encontraba allí, Partépone de procedencia griega y cuyo nombre lo obtenía de una leyenda griega según la cual Parténope era una de las tres sirenas que sedujeron a Ulises en su viaje al pasar frente a las rocas de Capri. Para evitarlos, el héroe se ató al mástil de su nave de manera que fue uno de los pocos mortales que pudieron escuchar el canto de las sirenas sin morir ahogado por lo que esta sirena murió de pena, llegando su cuerpo inerte a la costa de esta ciudad. Más adelante los griegos se desplazaron un poco más lejos de esta primera ciudad originaria y allí crearon la Néa Polis, o ciudad nueva, que con el paso del tiempo pasó a llamarse Nàpule y en italiano Napoli.

Fueron por tanto estos griegos de Eubea los primeros en fundar la ciudad en el siglo VIII aunque con el paso del tiempo acabó pasando a manos de los romanos con los que la ciudad adquirió un nuevo aspecto según la arquitectura latina y que se ha conservado en muchos monumentos que hoy se pueden observar en los viajes Nápoles.

Sin embargo el periodo más próspero fue el que se dio durante el siglo XVI cuando los virreyes españoles gobernaron el reino en nombre de Fernando de Aragón, Carlos I y posteriormente Felipe II, de manera que allí se asentó una nutrida realeza que impulsó muchos de los edificios de ese momento e incentivó de esa manera la expansión cultural napolitana.

Tras la Segunda Guerra Mundial hay un nuevo crecimiento de la ciudad, de manera que el área urbana se desborda del perímetro histórico haciendo que haya una amplia diferenciación entre la zona más rural y las modernas y elevadas construcciones donde se encuentran las sedes de muchas de las compañías importantes del país.

Sin embargo por lo general la población napolitana se reconoce por su humildad debido a los sueldos bajos y al hecho de que la mayoría de las familias se dediquen sobre todo a la artesanía de tipo tradicional e incluso a la economía sumergida.

En cuanto al clima, aquí se disfruta de un tipo mediterráneo muy influido por la cercanía del mar Tirreno que baña la mayor parte de las costas de la zona, con lo que en general las temperaturas son muy suaves con poca diferencia entre los meses de invierno y los de verano.

Respecto a estas, lo normal es que en invierno no bajen de los 8°C en el mes de enero que es el más frío, mientras que en verano se encuentran cerca de los 23 º C superándolos en algunas ocasiones aunque no suele ser lo más habitual, por lo que viajar a Napoles en verano es incluso agradable.

Lugares de interés en Napoles

Castell dell´Ovo: o castillo del huevo en su traducción al castellano es uno de los más antiguos de Napoles y su nombre se debe a que según una leyenda napolitana, en su interior Virgilio habría escondido un huevo colocado en posición vertical, de manera que si este huevo cayera, tanto la fortaleza como la ciudad se destruirían. Fue construido en el año 1128 en el islote en el que se inició la Nápoles de los griegos y allí habitaron durante varios siglos los reyes napolitanos, llegando incluso a servir de prisión para algunos como en el caso del último emperador romano de Occidente, Rómulo Augusto.

Castillo Capuano: es otro de lo más antiguos, aunque su origen es normando, estando situado al final de la actual Via dei Tribunali. Hoy es la sede de la sección civil del tribunal de Nápoles, aunque con anterioridad había sido la residencia de los grandes reyes de la ciudad. Su nombre se debe a que está en la ruta que lleva a la ciudad de Capua, habiendo sida construida durante el reinado del primer rey normando Guillermo I de Sicilia. Hoy es muy curioso el contraste que ofrece la vista del castillo con los rascacielos cercanos.

Castillo Maschio Angioino: es también llamado el torreón de los Anjou ya que fue Carlos I de Anjou quien lo mandara construir entre los años 1279 y 1282. Esta casa francesa se instaló aquí, y durante la época en que lo habitó el mecenas Roberto de Anjou sirvió de residencia a pensadores y artistas importantes de la época como en el caso de Petrarca o Boccaccio, de manera que este último escribió el Decamerón en el castillo.

Palacio Real de Nápoles: se construyó en 1603 por parte del virrey de Napoles para acoger al rey Felipe III de España en una visita que no llegó a acontecer nunca. No obstante las obras se alargaron por las frecuentes remodelaciones y finalmente se dio por concluido a mediados del siglo XIX. Eso no evitó que en el año 1734, la corte se instalara de manera permanente en Nápoles pasando largas temporadas en este palacio. De este momento datan las remodelaciones de tipo barroco que se pueden apreciar en su interior.

Palacio de Capodimonte: se construyó por la orden del rey de Napoles y Sicilia, Carlos VII, iniciándose su construcción en el año 1738 por el arquitecto Giovanni Antonio Medrano, quien también diseñara el Teatro San Carlos de Napoles. En principio se realizó para dar cobijo a una maravillosa colección de arte propiedad de los Farnessio, aunque en varias ocasiones se hubo de paralizar las obras por cuestiones de dinero.

Museo Arqueológico Nacional de Napoles: al principio albergó algunas piezas de mármol que Carlos Borbón había heredado de la colección de su madre, pero obtubo sus mejores objetos con los descubrimientos de Pompeya con lo que creció aun más. Hoy dispone de inmejorables piezas entre los mosaicos y algunas manufacturas artesanas romanas, aunque lo que más llama la atención son las momias mejor conservadas del mundo.

Catedral de Napoles: es el edificio más visitado por los turistas durante sus viajes a esta ciudad, y tiene el interés de formar un auténtico compendio de estilos arquitectónicos muy diversos. Se supone que en la Antigüedad se situaba en el mismo lugar un templo de Apolo que más tarde sería el primer templo cristiano en tiempos de Constantino, siglo IV. En cuanto a su arquitectura, lo más destacable es su fachada neogótica, sus puertas góticas y la sala principal de estilo barroco.

Moverse en Nápoles

En el viaje a Napoles el aeropuerto internacional de Nápoles-Capodichino es el primer lugar en visitar ya que la mayoría de los vuelos a esta ciudad acceden a través de esta terminal.

En cuanto a los desplazamientos en el interior de la capital, lo más comun es hacer uso de los autobuses y el metro de manera que entre los dos se cubre la casi totalidad de su entorno urbano y sus barrios a precios bastante económicos.

Fiestas de Napoles

Son varias las fiestas en Napoles de interés como es el caso de la Maratón Internacional que tiene lugar en Marzo, pero sobre todo se recomienda conocer el Neapolis Rock Festival, al que asisten algunos de los artistas internacionales más renombrados y que tiene lugar en julio, por lo que conviene hacer coincidir el viaje a esta ciudad en dicho mes.

Entre las religiosas, la más importantes es la de la Virgen del Carmen también en julio entre los días 15 y 16 y que se celebra con varios actos y congregaciones de gente en la Plaza del Mercado y en la iglesia del Carmen.

Comer en Nápoles

La cocina napolitana igual que la del resto de Italia está compuesta por varias recetas de tipo mediterránea entre las que la más popular es la pizza napolitana que incluso dispone de una marca patentada que se llama Specialità Tradizionale Garantita. En su elaboración se utilizan ingredientes como el tomate, aceite de oliva, albahaca, salami, jamón, pimientos, aceitunas, cebollas y los champiñones.

Recomendar

Viajes.net Napoles

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6 / 10

69 votos

4006 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados