Palermo

viajes Palermo

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Palermo

La ciudad de Palermo y capital de la isla del mismo nombre es uno de los lugares más fascinantes de la geografía italiana especialmente por su mestizaje cultural. Este hecho se puede observar en los viajes Palermo sobre todo en sus edificios normandos que conviven con armonía con las fuentes de estilo florentino y algunos edificios barrocos que brillan por su exhuberancia frente a la sobriedad normanda. Es por todo ello un destino privilegiado para los entusiastas del arte, pero también para los turistas que desean conocer algunos de los lugares con encanto más importantes de Europa.

Visitar Palermo

Viajes PalermoLa capital de Sicilia es uno de los lugares más visitados por los turistas que se acercan a conocer la isla. Es por ello por lo que los viajes a Palermo han cobrado en los últimos años una importancia hasta el momento olvidada y centrada en ciudades más conocidas situadas en la península de Italia.

Su paisaje tan característico, lleno de viñas, naranjales, y palmerales son un gran atractivo para el turismo a lo que se añade además un clima muy dulce que llamó poderosamente la atención de los grandes reyes y emperadores que la destinaron como un lugar de descanso muy importante. Ese fue el motivo por el que obtuvo durante mucho tiempo un esplendor que sin embargo con el paso de los siglos fue desapareciendo conforme el poder se centralizó lejos de la isla.

Su origen se encuentra en los fenicios, aunque luego fueron llegando hasta sus costas otros pueblos importantes como los romanos, árabes, franceses, alemanes y españoles siendo fuente de conflicto entre ellos por lo que en su territorio se han librado muchas batallas.

A pesar de esa tumultuosa historia hasta nuestros días se han conservado muchos vestigios y monumentos de las épocas pasadas como edificios árabes, normandos, y barrocos. Los fenicios la llamaron al principio Ziz cuyo significado fue el de flor con lo que se da una idea de la belleza del lugar ya en este primer momento de su fundación.

Fue con los normandos cuando el prestigio de la ciudad aumentó y pronto se convirtió en la sede de la coste de Federico II de Suabia, una de las más pomposas y espectaculares de toda la Edad Media. Aunque con los fenicios, un pueblo eminentemente comercial, esta actividad comenzó a despuntar fue sin duda con la llegada de esta corte cuando aun se hizo más importante y trascendente.

Los turistas pueden admirar aquí la confluencia de estilos que la hacen tan espectacular y por tanto es posible tanto admirar edificios de estilo medieval como de tipo barroco e incluso algunas que están vinculadas con los pueblos árabes del norte de África algo más exóticas para estas tierras italianas. Gracias a la suma de estos pueblos, se ha labrado una identidad propia.

Uno de los lugares más visitados son las catacumbas de los capuchinos que motivan más de un viaje hasta la ciudad, ya que en ellas se encuentran expuestas momias conservadas en diferentes grados, un espectáculo tétrico que parece encantar a muchos de los viajeros.

Además no hay que perderse la catedral ni el palazzo dei norman o la fontana preotira todos ellos lugares importantes para un turismo creciente que cada día descubre las cualidades de un lugar que ha tenido tanto encanto y que ha sido tan importante para diversas culturas a lo largo del tiempo.

Ahora bien, para los más cosmopolitas y los amantes de las compras existen otros puntos recomendables como son sus tres mercados principales, el Vucciria, Ballaro y San Agustín que se encuentran en el casco antiguo de la ciudad. Después de un largo paseo por ellos no hay nada mejor que descansar en la playa de Mondillo muy popular entre los lugareños y los turistas por su belleza.

Por último, el clima es otros de los aspectos positivos de la ciudad y hace que viajar a Palermo sea un verdadero placer puesto que durante todos los meses del año se mantiene un clima bastante agradable de manera que las cifras medias para todo el año se encuentran entre los 10ºC y los 30ºC no llegando a sobre pasar estos límites casi nunca.

Lugares de interés en Palermo

Catacumbas de los Capuchinos: en ellas se encuentran varias momias conservadas y diverso estado de descomposición estando algunas de ellas prácticamente intactas. Es uno de los más escalofriantes monumentos del mundo y su estructura data del año 1599 cuando se enterró aquí por primera vez a un monje que tenía fama de santo con la intención de que sus fieles pudieran visitarlo y rezar a sus pies. Se trataba del Hermano Silvestre Gubio, quien tardó mucho tiempo en perder su forma humana tras la muerte por lo que se descubrió las condiciones especiales que se daban en el interior de estas catacumbas.

Con el tiempo el ser enterrado aquí se convirtió en una costumbre local de manera que muchos persnajes famosos de la vida de Palermo y especialmente aquellos que tenían un buen patrimonio dejan en su testamento indicaciones para ser alojados aquí tras su muerte. Hoy hay cerca de 8.000 cadáveres que se encuentran expuestos como objetos de museo encontrándose en ellos tanto hombres como mujeres y niños e incluso profesionales en diferentes ramas de la vida laboral que se encuentran agrupados bajo esta sección, habiendo desde militares hasta jueces. La más famosa de todos los expuestos es el cuerpo de la niña Rosalía Lombardo que murió con dos años y que fue momifica con tanta maestría que incluso hoy parece estar dormida.

Palacio de los Normandos: fue construido por los emiratos árabes en el siglo IX y tras su expulsión de Sicilia y por tanto de Palermo, se restauró para ser el palacio real por los normandos, que lo ampliaron y embellecieron consiguiendo el máximo momento de esplendor en el reinado de Federico II cuando pasó a ser el centro de la vida cultural de Palermo.

Lo más destacado es su patio externo, junto con la escalera de mármol que consituye una de las más bellas obras de arte de la arquitectura siciliana. Tampoco hay que perderse conocer la aula regia una de las más grandiosas del edificio y la capilla palatina.

Santa Maria dello Spasimo: se encuentra en el barrio de Kalsa y fue construida a principios del s. XVI. Es curioso que aunque se proyectó como una iglesia o templo cristiano en los primeros años tras su construcción hubo de destinarse como fortaleza militar para contrarrestar la amenaza de una invasión turca ya que su situación le hacía ser un importante baluarte defensivo.

Cuando la peste se convirtió en una epidemia en Palermo, se utilizó como hospicio para los enfermos y más tarde como almacén siendo hoy en día la sede de los más importantes certámenes culturales de Sicilia, por lo que se puede decir que esta iglesia es sin duda una de las prácticas además de bellas de la ciudad.

La Cuba: es uno de los edificios normandos más misteriosos de Palermo, siendo construido en el siglo XII por Guillermo II de Altavilla. Todavía se desconoce cual era su función originaria aunque parece corroborado que fue usada como un lugar en el que se curaban enfermedades crónicas que más adelante serviría también como cuartel para las tropas españolas. Parece ser que estuvo rodeado por un jardín espléndido, y un lago de grandes dimensiones al que se llamó Pescheria.

Los Quattro Canti: es la plaza más famosa de la ciduad. Su planta es octogonal y se encuentra en el cruce entre los dos grandes ejes de Palermo, al via Maqueda y de Il Cassaro, a la que se le atribuye un origen fenicio y que más tarde uniría la acrópolis con el palacio normando.

Moverse en Palermo

Palermo dispone de una red de transporte público muy acondicionada y adecuada, que comunica los principales barrios junto con algunos más periféricos. Por ello es fácil moverse por esta ciudad sin problemas lo que hace aun más agradable los desplazamientos. Por aire, el viaje a Palermo se realiza desde el aeropuerto internacional de Punta Raisi de manera que se encuentra muy bien conectado tanto con ciudades italianas como otras europeas importantes.

Fiestas de Palermo

Los desfiles por la calle son las celebraciones más importantes en Italia, lo que hace que también sean muy habituales en Palermo. Aquí una de las más destacadas es la semana santa que merece la pena conocer y que es tan o más conocida que las de otros lugares como Asis, el Vaticano o Florencia.

Comer en Palermo

La gastronomía siciliana se caracteriza por la fusión de las culturas que han vivido en la isla y ese mismo mestizaje es el que se ha imbuido en la comida típica de Palermo, donde la pasta es no sólo el principal plato sino también un elemento indispensable para cualquier comida multitudinaria. Una de las formas más habituales de prepararla es all Norma de Catania, con berenjenas, tomate y ricotta salada. También hay que probar los panes como el cunsato y el pane ca´meusa.

Recomendar

Viajes.net Palermo

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

5.55 / 10

73 votos

4057 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados