Foro Romano

Viajes Roma

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Foro Romano

Era el centro político, económico y religioso de la antigua Roma, un lugar donde abundaban templos, tribunales y otros edificios usados para asuntos públicos y privados. Caminar por la Via Sacra siguiendo los pasos del César y viendo los restos de los edificios que él también admiró, es una experiencia inolvidable.

Arquitectura Roma El Foro Romano se encuentra en el centro de Roma, enfrente del Coliseo Romano, por lo que bien merece una visita para conocer cómo vivían los romanos de entonces. En él se encuentran un gran número de restos arqueológicos, templos, columnas, arcos, algunos de gran interés y la mayoría en torno a la Via Sacra. Pero para entender mejor este conjunto arqueológico conviene contemplarlo primero desde la terraza con vistas ubicada en la Plaza del Campidoglio.

El Foro era la zona central en torno a la que se desarrolló la antigua Roma y en la que tenían lugar el comercio, los negocios, la religión y la administración de justicia, es decir, en él se desarrollaba la vida pública de la ciudad. El lugar donde se asienta el Foro, fue en un principio un terreno pantanoso, que fue drenado por los Tarquinios con la construcción de la Cloaca Máxima, para desembocar en el río Tíber. Su pavimento definitivo, que aún puede verse, data del reinado de César Augusto.

Entre la multitud de edificios y ruinas que se pueden ver en el Foro, destacan algunas:

La Via Sacra: Cruzaba el Foro y llevaba hasta la colina Capitolina. Fue la más prestigiosa de las vías romanas de la antigüedad y contempló los desfiles de los cortejos triunfales de los generales victoriosos.

El Arco de Septimio Severo: Fue levantado en honor de Septimio y de sus dos hiijos Caracalla y Geta en el año 203 d.C. Pero, después de haber asesinado a Geta, Caracalla borró el nombre de su hermano.

El Templo de Antonino y Faustina: Fue construido por el emperador Antonino Pío en recuerdo de su esposa Faustina, muerta en el año 141 d. C. Después de la muerte de Antonino en el año 161, el senado dedicó el edificio a la memoria de ambos esposos. En el siglo XI el templo fue convertido en la Iglesia de San Lorenzo en Miranda.

Templo del Divino Rómulo: Es uno de los templos más antiguos del Foro Romano de Roma, que la tradición atribuye al legendario fundador de de la ciudad y que está dedicado al hijo del emperador Majencio, muerto en el año 307 d.C. En el siglo VI, el templo fue transformado en iglesia, la Basílica de San Cosme y San Damián. El templo conserva todavía la puerta de bronce con cerradura original.

La Basilica de Majencio: Esta grandiosa construcción del siglo IV es la inmensa Basílica de Majencio, el último edificio que lleva el sello de la antigua grandeza de Roma. Pese a que la parte que aún permanece es pie es muy pequeña, claramente se puede apreciar la magnificencia de este edificio, la primera basílica paleo-cristiana.

Arco de Tito: Domiziano mandó levantar un Arco del triunfo después de la muerte del emperador Tito, en el año 81 d.C, para conmemorar la conquista de Jerusalén. Tito se quedó en Palestina al mando del Ejército romano y terminó la guerra tras ocupar y destruir Jerusalén.

Templo de Saturno: del siglo V a.C, cuyas ocho columnas aun están en pie y es otro de los templos más antiguos. Aunque dedicado al dios Saturno, el principal uso del templo era servir de sede al tesoro del Imperio Romano, almacenando las reservas de oro y plata. También albergaba los archivos estatales, las insignias y la escala oficial para el peso de metales

Templo de Vesta y su Atrio: Lugar donde residían las sacerdotisas que rendían culto a Venus. En este templo se custodiaba siempre encendido, so pena de grandes desdichas, el fuego sagrado en honor de Vesta, diosa del Fuego y del Hogar.

Basílica Julia: Fue empezada a construir por Julio César en el 54 a. C., de quien tomó el nombre sobre el espacio antes ocupado por la Basílica Sempronia, erigida en 169 a. C. por Tiberio Sempronio Graco. Actuaba como sede del tribunal de los Centunviros, ciento ochenta jueces que eran el total de los cuatro tribunales juntos. En la escalinata del pórtico se encuentran juegos grabados en el mármol blanco como una especie de damas chinas o un círculo dividido en segmentos.

Durante la Edad Media se tenía conocimiento de la existencia del Foro Romano, sin embargo sus monumentos se encontraban en gran parte enterrados bajo basura y escombros y eventualmente la ubicación de este lugar fue olvidada. Fue en el siglo XVI cuando se redescubrió el Foro Romano pero no fue excavado hasta el siglo XX, sacando a la luz todos los tesoros que escondía en pleno corazón de Roma.

Recomendar

Viajes.net Roma

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7.2 / 10

45 votos

5065 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados