Basilica de San Pedro

Viajes Roma

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Basilica de San Pedro

El centro católico del mundo es un colosal edificio, tan espectacular por su arquitectura como por su ornamentación y simbología. Los grandes maestros del renacimiento y el barroco italiano se fueron alternando en la creación de esta gran obra conjunta: Bramante, Rafael, Miguel Angel o Bernini dejaron su impronta en la Basílica.

Monumentos Roma La Basilica de San Pedro se encuentra dentro del Vaticano, en el Centro Histórico de Roma y muy cerca del río Tiber. Allí se llevan a cabo los eventos y ceremonias más importantes del mundo católico. Está ubicada, en donde antiguamente se encontraba el Circo de Nerón, aquí fue martirizado San Pedro y sepultado. En un principio, era solamente un monumento conmemorativo, después, Constantino mandó construir una basílica pero ésta estuvo a punto de derrumbarse en el siglo XV por lo que se decide demoler y construir el edificio actual que se terminó en 1626.

Aquí se asentaron definitivamente los Papas en 1377, al regreso del exilio de Aviñon hasta que Julio II decidió erigir en el lugar en que se encontraba la Basílica de Constantino, que para entonces amenazaba ruina, una nueva y grandiosa Iglesia, confiando su realización al arquitecto Bramante en el año 1506 para ser terminada un siglo y medio después.

Tras la muerte de Bramante, en 1514, el gran Rafael asumió la dirección de los trabajos. Le sucedió Antonio da Sangallo el joven y en 1546 Miguel Angel. El genio florentino decidió hacer una planta en forma de cruz griega y diseñó la nueva cúpula que no lograría concluir, murió cuando estaba terminando el Tambor. Más tarde, Pablo V pidió a Carlo Maderno que cambiara los planes de Miguel Angel, para volver al proyecto de planta en forma de cruz latina, que añadiera tres capillas a cada lado y que construyera la fachada, que fue realizada entre 1606 y 1614.

En este momento, intervino el arquitecto más genial del Barroco, Bernini, a quien en 1626 se le encomendó la reestructuración de la fachada. A él se debe la grandiosa idea de proyectar, en la plaza, la inmensa columnata elíptica. En el interior, la fachada esta precedida por un pórtico del arquitecto Maderno, en el que se encuentran las lestatuas ecuestres de Constantino, de Bernini, primer emperador cristiano, y de Carlomagno, de Cornacchioni, primer emperador del Sacro Imperio Romano. Cinco puertas permiten la entrada a la Basílica: la ultima a la derecha es la Puerta Santa, que sólo se abre en Año Santo. La impresionante puerta central se llama Puerta de Filarete, la última a la izquierda es la Puerta de la Muerte, realizada en 1964 por Giacomo Manzu para el Papa Juan XXIII.

En el interior de la Basilica de San Pedro de Roma, destaca La Piedad, esculpida por Miguel Angel. Es la única obra que firmó (la firma se encuentra en la cinta del pecho de la Virgen). Si se continua hacia el interior de la Basílica, a la derecha, se puede contemplar la sobria y venerada Estatua de San Pedro, donde hay que acercarse a tocarle el pié. En el centro del templo destaca el Baldaquino, que es más alto que cualquier palacio de Roma. Está elaborado en Bronce y fue diseñado por Bernini, sostenido por columnas salomónicas. Está colocado sobre el altar Papal, precisamente sobre la tumba de San Pedro, coronado de un hemiciclo, rodeado por una balaustrada, donde hay noventa y nueve velas encendidas perennemente para iluminar la tumba del Apóstol.

Bernini realizó el trono-relicario de bronce dorado, una construcción barroca concebida para proteger la cátedra de madera, considerada como el verdadero trono de San Pedro. A los lados aparecen dos extraordinarios monumentos sepulcrales: la tumba de Pablo II y la tumba de Urbano VIII. También resultan de gran interés la Sacristía, las Grutas vaticanas y el Museo de la Basílica, que contiene el Tesoro de San Pedro.

El Domo

La Basilica de San Pedro está coronada por la grandiosa cúpula de Miguel Angel. La cúpula puede ser vista desde cualquier lugar de Roma. Se apoya sobre un tambor en el que se abren 16 ventanas que alternan frontispicios abovedados o triangulares, repartidos entre columnatas corintias. Para comprender mejor las proporciones del conjunto es interesante saber que en la esfera que corona la linterna de la cúpula, debajo de la cruz, pueden entrar varias personas.

Con la ayuda del ascensor, se puede llegar hasta el techo y después subir unos trescientos veintitrés escalones para llegar al punto más alto del domo diseñado por Miguel Ángel. Desde allí se tiene unas vistas espectaculares del Vaticano y de Roma. El tramo final de subida por las escaleras es una espiral de espacio reducido.

Tumba de Juan Pablo II

Se encuentra situada en el mismo lugar donde, hasta el año 2000, se encontraban los restos de Juan XXIII, los mismos que fueron colocados en la Basílica cuando Juan Pablo II beatificó a este Papa. De acuerdo con los deseos expresados por Juan Pablo II, su cuerpo no fue enterrado en un ataúd sino en la tierra. Su tumba está cubierta con una plancha de mármol de Carrara que tiene gravada una cruz, el nombre del Papa en latín y las fechas de su Pontificado en Roma.

Recomendar

Viajes.net Roma

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.73 / 10

59 votos

7654 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados