Fontana di Trevi

Viajes Roma

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La Fontana di Trevi

La Fontana di Trevi es uno de los lugares emblemáticos de la ciudad eterna, y un de los más visitados por los turistas, además de ser, probablemente, la fuente barroca más importante del mundo.

Monumentos Roma Actualmente es difícil acercarse a la Fontana Trevi sin toparse con multitudes a su alrededor, pues es uno de los más importantes monumentos de Roma y de toda Europa. Además, por lo general abundan los vendedores ambulantes y mendigos en la zona. Sin embargo, aún así vale la pena visitar este grandioso monumento, tanto de día como de noche, con su romántica iluminación.

Los orígenes de la Fontana

La Fontana de Trevi, ubicada en la confluencia de tres vías, señala el punto final del moderno Acqua Vergine, la revivida Aqua Virgo, uno de los más antiguos acueductos que suministraba agua a la Antigua Roma. En el año 19 A.C., supuestamente con la ayuda de una niña, técnicos romanos localizaron una fuente de agua pura a unos trece Km. de la ciudad, dicha escena es representada en la fachada de la presente fuente. Sin embargo, la eventual ruta indirecta que debió trazarse para el tendido del acueducto elevó su recorrido a veintidós km. Este Aqua Virgo llevaba el agua a los Baños de Agripa y sirvió ininterrumpidamente a Roma por más de cuatrocientos años.

Un duró golpe para la apacible vida urbana de la tardía Roma clásica llegó cuando las fuerzas invasoras bárbaras destruyeron completamente los vitales acueductos en el año 538 d.C. Los romanos medievales se vieron forzados entonces a obtener el agua de viejos pozos contaminados, así como del río Tiber, el cual también era usado regularmente como cloaca.

La tradicional costumbre romana de construir una bella fuente en el punto final de un acueducto que traía agua a Roma fue revivida en el siglo XV, con el Renacimiento. En 1453, el Papa Nicolás V concluyó la compostura del acueducto Acqua Vergine y construyó un simple estanque, diseñado por el arquitecto humanista, Leon Battista Alberti, para albergar el total del agua recibida.

En 1629, el Papa Urbano VIII, que encontraba la fuente original insuficientemente dramática, pidió a Bernini hacer un borrador de posibles renovaciones, pero tras la muerte del Papa, el proyecto fue dejado de lado. La contribución más duradera de Bernini, fue trasladar la fuente desde el otro lado de la plaza para que enfrentase el Palacio Quirinal, de manera que el Papa pudiera mirar hacia abajo y disfrutarla.

Si bien el proyecto de Bernini fue opacado por la fuente de su sucesor, Salvi, hay muchos elementos de Bernini en la construcción de la fuente. También existe un sumamente influyente modelo previo de Pietro da Cortona, preservado en Albertina, Viena, así como varios borradores de comienzos del siglo XVIII, la mayor parte de ellos sin firmar, atribuidos a Nicola Michetti, Ferdinando Fuga, y un diseño francés de Edme Bouchardon.

La construcción de la fuente actual

En 1730 el Papa Clemente XII organizó un concurso abierto en el cual Nicola Salvi inicialmente fue derrotado por Alessandro Galilei, pero debido a las fuertes protestas que se alzaron en Roma porque un florentino había resultado vencedor, la comisión fue cedida a Salvi igualmente. Los trabajos de construcción comenzaron en 1732, y la fuente se concluyó en 1762, mucho tiempo después de la muerte de Clemente, cuando el Neptuno de Bracci fue emplazado en el nicho central. Salvi murió en 1751, con su trabajo a mitad de camino.

La Fontana di Trevi de Roma fue finalmente concluida en 1762 por Giuseppe Pannini, el cual substituyó las alegorías con esculturas de Agrippa y la virgen romana Trivia. La Fontana fue restaurada en el año1998; la pedrería fue limpiada y la Fontana provista con bombas recirculantes.

En la parte posterior de la Fontana se encuentra ubicado el Palazzo Poli, con una fachada compuesta por una gigantesca línea de pilastras corintias que une las dos historias principales. El sentido del gigantesco esquema que se desliza hacia delante es reposar las aguas, combinándolas y llenado el pequeño cuadrado. Los tritones guían el carro de Neptuno, mezcladas con hipocampos.

En el centro se encuentra sobreimpreso un robusto arco del triunfo. El nicho central que enmarca a Neptuno posee columnas independientes para obtener un máximo de luces y sombras. En los nichos flanqueando a Neptuno, la Abundancia vierte agua de una urna, y la Salud sostiene una copa de la cual una serpiente bebe. En la parte superior se destacan los relieves que ilustran el origen romano de los acueductos. Los tritones y caballos brindan al conjunto un balance simétrico, con el máximo contraste en su movimiento.

Leyendas y costumbres populares

La tradición sostiene que quien desee regresar a Roma deberá lanzar una moneda a la fuente, con la mano derecha sobre el hombre izquierdo, colocándose de espaldas a la misma. En el caso de querer enamorar a un/a guapo/a romano/a, se deberán lanzar dos monedas, mientras que al lanzar una tercera, uno conseguirá casarse con esa persona en la Ciudad Eterna. Cómo no se indica el valor que han de tener las monedas, no cuesta mucho comprobar la autenticidad de la leyenda.

Cerca de tres mil euros son arrojados a este monumento de Roma cada día por los turistas, y recogidos por las autoridades municipales por la noche. El dinero ha sido destinado para el subsidio de un supermercado para necesitados romanos. Claro que regularmente se registran diferentes intentos de robar las monedas de la fuente, incluyendo algunos que utilizan imanes.

La Fontana de Trevi es totalmente diferente durante el día y durante la noche. En ambos casos es encantadora pero ciertamente muchos la prefieren durante la noche. La fuente cuenta con una excelente iluminación, que crea un ambiente bastante romántico.

Una réplica ligeramente menor del monumento Fontana Trevi puede ser vista en la entrada del hotel y casino Caesars Palace, en la capital del juego mundial, Las Vegas, en Estados Unidos.

La Fontana ha sido presentada como un símbolo de Roma y el amor en diversas producciones cinematográficas, entre las que se destaca: Tres monedas en la fuente (1954), La Dolce Vita (1960), en la cual la diva Anita Ekberg se mete en el agua e invita a Marcello Mastroianni a hacer lo mismo, y Vacaciones en Roma (1953).

Recomendar

Viajes.net Roma

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.91 / 10

47 votos

7305 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados