Museos Vaticanos

Viajes Roma

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Museos Vaticanos

Es el resultado de las numerosas obras de arte que los Papas recopilaron a lo largo de la historia del cristianismo, sobre todo las conservadas por el Papa Julio II. En la actualidad más de cuatro millones de personas visitan cada año estos museos, por lo que es conveniente madrugar mucho para evitar las largas colas y tener tiempo de ver algo de las numerosas joyas artísticas que guardan estos fastuosos museos.

Museos Roma Los Museos Vaticanos abarcan todas las artes plásticas clásicas, pintura, escultura, tapices, cerámica, monedas. Igualmente destacables son los grandiosos palacios donde se encuentran ubicadas las colecciones y los jardines que enmarcan los edificios. A este conjunto museístico y monumental pertenece también la Biblioteca Vaticana, una de las mejores del mundo.

Cuando se entra en los Museos se puede escoger de entre cuatro rutas distintas para ver las exhibiciones, terminando todas en la Capilla Sixtina. Por eso, dado el gran tamaño del lugar y la gran variedad de obras, hay que seleccionar bien lo que más atrae nuestra atención y no conviene centrarse sólo en la Capilla Sextina, que no es más que una de las muchas joyas artísticas que alberga este lugar.

En primer lugar está el Museo de Egipto, que fue fundado por el papa Gregorio XVI, en el que se recogen restos arqueológicos y artísticos de esta civilización. El Museo Pío Clementino fue creado por Pío VI y por Clemente XIV. Es el más extenso de todos y está dedicado exclusivamente a estatuaria clásica procedente en su mayor parte de las excavaciones de la propia Roma antigua. Allí se encuentran las más famosas estatuas griegas, como la Venus de Cnido, el Laocoonte, etc. El detalle más curioso lo encontramos en las esculturas masculinas, a las que se ha mutilado el sexo por considerarlo indecente.

El Museo Gregoriano etrusco, como el egipcio, fue obra del papa Gregorio para recoger una espléndida colección de vasos etruscos, muy parecidos a los griegos, así como diferentes objetos funerarios. La Galería de los Tapices recoge tapices en su mayoría de procedencia flamenca de los siglos XVI a XVIII, y de temática religiosa básicamente. En la Galería de los Mapas se encuentra una sorprendente colección de mapas antiguos: cartulanos, portulanos, muebles expositores especialmente diseñados para los enormes planos. En total son unos cuarenta mapas del siglo XVI, sobre el territorio italiano y la extensión de los antiguos Estados Vaticanos.

Las Estancias de Rafael son lo más famoso de los Museos Vaticanos de Roma. Fueron un encargo del papa Julio II y Rafael pintó en ellas los frescos con la Escuela de Atenas, el Parnaso, etc. Se continúan con las Logias de Rafael, decoradas primero por Bramante y rematadas por Rafael y sus compañeros. Los temas ya no son mitológicos sino religiosos y sobre la historia cristiana de Roma. En los Apartamentos Borgia se hace un recorrido por la historia truculenta del papado en Roma. Las diversas habitaciones sirvieron como escenario a asesinatos, intrigas y alianzas que dibujaron el mapa de Europa durante más de un siglo.

En el recorrido también pasamos por la Capilla Sixtina, que merece comentario aparte. Al salir de ésta se entra en la Pinacoteca Vaticana, cuyas obras, pese a la calidad, no pueden competir con las pinturas de Miguel Ángel. Se termina la visita con el Museo Gregoriano Profano, del que destaca un gran mosaico griego en perfecto estado de conservación, y el Museo Misionero Arqueológico, con obras que los misioneros fueron trayendo de sus viajes y estancias en África, Asia y Sudamérica.

La Capilla Sixtina

Se encuentra en el Palacio Apostólico y su fama se debe principalmente a tres factores: su arquitectura, que evoca al Templo de Salomón del Viejo Testamento, su decoración, realizada por importantísimos personajes, incluyendo Miguel Ángel, y su propósito, como capilla privada del Papa y lugar donde se lleva a cabo el cónclave para elegir a un nuevo Papa. El nombre de este edificio viene del Papa Sixto IV quien era el Sumo Pontífice en la época en que fue construida, en el Siglo XV.

Una vez terminado este edificio de Roma, la capilla fue decorada con frescos de diversos artistas de finales del Siglo XV, incluyendo Botticelli, Ghirlandaio y Perugino. Posteriormente, Miguel Ángel pintó el muro del altar de la capilla entre 1536 y 1541. Se le llama a su obra El Último Juicio y captura el momento que precede al veredicto del Último Juicio segun Mateo. En el fresco se puede apreciar claramente una referencia al infierno de la Divina Comedia de Dante.

Recomendar

Viajes.net Roma

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.5 / 10

32 votos

4542 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados