Parque Villa Borghese

Viajes Roma

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Parque Villa Borghese

Es uno de los parques urbanos más grandes de Europa y el pulmón verde de Roma, un reducto de paz, lleno de naturaleza al norte de la ciudad. Además de un lago, muchas zonas verdes, árboles y frondosa vegetación, el arte sale al paso con las estatuas de los escritores Lord Byron y Victor Hugo. En su interior, diversos edificios y palacios de importancia como la Galería Borghese o el Museo de Arte Etrusco.

Monumentos Roma Situada al norte de la ciudad, en el barrio de la Parioli, el Parque Villa Borghese es el lugar elegido por muchos romanos para pasear, hacer footing, montar en bicicleta, o llevar a los niños a disfrutar de la naturaleza en la ciudad. Es un lugar fresco y agradable con buenos lugares con sombra, donde muchos turistas descansan cuando visitan la ciudad, sobre todo en el caluroso verano de Roma. Muchos de estos turistas se acercan al parque con el objetivo de visitar sus estupendos museos y se llevan la sorpresa de encontrar este gran parque.

La Villa Borghese fue la residencia del cardenal Scipione Borghese y del Papa Paolo V. Fue construido en 1605 como propiedad privada de la familia Borghese y en 1901 pasó a ser patrimonio del Estado que los abrió al público el 12 de julio de 1903. Su origen se encuentra en los magníficos jardines que el cardenal Escipión Borghese hizo construir alrededor de su lujosa villa al paisajista Sabino da Montepulciano. El parque está rodeado, desde la Puerta del Pueblo hasta la del Pincio, por un lienzo de la muralla de Aureliano de trazado tan irregular que los romanos lo apodaron el muro Torto (muro torcido).

Para acceder al Parque Villa Borghese de Roma, una de las entradas más bonitas es la de Vía Veneto y el Pincio, aunque también se puede entrar por Flaminio o la Porta Pinciana. Se encuentra al norte de la ciudad y tal vez uno de los caminos más habituales para los viajeros que visitan por primera vez la ciudad sea a través de la Piazza Spagna, donde hay parada de metro, y subiendo por Via Porta Princiana.

Una ventaja añadida de entrar por Vía Veneto es que desde allí, todo el recorrido por el parque es cuesta abajo, lo cual siempre es de agradecer. Algo que no hay que perderse en el recorrido por la Villa es el Mirador del Pinchio sobre la Plaza del Popolo. Desde allí se captan algunas de las imágenes más bonitas de toda la ciudad, con la imponente Basílica de San Pedro al fondo.

Los jardines

Parte del conjunto de los jardines, lo forma el Bioparco (zoológico) de la Villa, que cuenta con más de mil animales de doscientas especies. Otras construcciones decoran los hermosos jardines de Villa Borghese:

El Templete de Diana; el Templo de Faustina; las estatuas de Lord Byron, Goethe y Vistor Hugo; el Reloj de Agua de Pincio, ejemplo de la ingeniería del siglo XIX; una copia del Arco de Septimo Severo, ubicado en el centro de los jardines, en el llamado Giardino del Lago; el Templo de Esculapio, en el centro del lago artificial; la Piazza di Siena un escenario en forma de estadio al aire libre; el monumento a Humberto I; elPalazzetto dell’Orologio;el Casino dell’Aurora; la Facultad de Arquitectura de Roma y el Parco dei Daini.

La Villa Borghese

El conjunto de la Villa Borghese lo forman muchos otros palacios:

Casino Borghese - Museo y Galería Borghese: es un edificio con balaustrada y fachada de dos cuerpos unidos por un pórtico con terraza. En los nichos de la fachada se pueden ver varias esculturas clásicas de gran belleza. La colección del museo incluye obras de escultura y pintura pertenecientes a la colección privada de la familia Borghese, reunidos por Camillio Borghese en el siglo XIX. Entre las obras de la colección se encuentran: el retrato de Paolina Borghese por Canova, el Rapto di Proseppina, l’Apollo e Dalfne y el Davide de Bernini, pinturas de Rubens o Tiziano.

El Palazzo de’ll Accademia di Belle Arti : obra de Basan en el 1911 y sede de la Galería Nacional del Arte Moderno. Se pueden apreciar obras de: Mosé, De Chirico, Boccioni, Balla, Prampolini y Pomodoro.

La Villa Giulia: fue construida como coto de caza para el Papa Giulio II. Actualmente alberga la colección de esculturas del papa ubicada en el palacio y en los jardines, con obras de Vignola, Vasari y Ammannati. Alberga además el Museo de Arte Etrusco con la colección de arte etrusco más importante de Italia central. en ella se pueden visitar los restos de la cultura etrusca y como pieza fundamental los Sarcófagos etruscos con la famosa sonrisa etrusca, que tiene su reflejo en el libro homónimo de Jose Luis Sanpedro.

La Villa Svezia: alberga la Colección del Museo Africano y de Zoología de Roma.

Recomendar

Viajes.net Roma

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.05 / 10

44 votos

6481 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados