Lituania

viajes Lituania

ofrecido por
Buscando…

Buscador GRATUITO de vuelos baratos, ofertas viajes y hoteles

Lituania

Aunque es todavía una región bastante desconocida por los turistas más conservadores, cada vez son más las personas que se interesan por los viajes Lituania ya que en ellos no sólo se pueden apreciar algunos de los más impresionantes paisajes de Europa del Norte, sino también la tradición medieval que se ha conservado y que en algunos rincones parece haber persistido a pesar del avance del tiempo.

Visitar Lituania

Viajes LituaniaLituania es un país pequeño del norte de Europa, que tiene su origen en los pueblos conocidos como los liths que eran una rama más de la etnia de los baltos de los que también descienden los prusianos y los letones. En sus inicios esta etnia estuvo muy influenciada por los germanos, aunque también fueron muy estrechas las relaciones que mantuvieron con el Imperio Romano gracias al comercio, lo que implicó que este pueblo pronto creciera y se fuera expandiendo por el actual territorio lituano.

Las primeras referencias a la nacionalidad lituana se encuentran en el año 1009, cuando se referían a ella como Litua según han dejado constancia los anales del monasterio de Quedlinburg que se pueden conocer en los viajes Lituania.

Sin embargo en esta época todavía no se habían consolidado todos los límites territoriales actuales que se configuraron hacia el siglo XIII dentro de un estado medieval en forma de ducado independiente. La primera gran fecha de la nacionalidad lituana se encuentra en el 6 de julio de 1253 en Vilnius cuando los duques lituanos rivales se unieron bajo una coronación que haría más fuerte al país frente a sus enemigos.

Desde este momento y a lo largo de dos siglos, el país estuvo involucrado en las luchas contra germanos y contra teutónicos, las cuales llegaron a su fin definitivamente en el año 1410 con la derrota de la orden teutónica, la cual había surgido en las Cruzadas para cristianizar a los pueblos de la región.

Un siglo después, Lituania se unió a Polonia por el Tratado de Dublín, unión que duró doscientos años y tras los cuales, ambos países de dividieron. Como consecuencia la mayor parte de su territorio fue a parar a Rusia y una pequeña porción a Prusia, momento en que la cultura lituana se vio en serio peligro puesto que comenzó una política de represión en la que se obligó a usar el alfabeto ruso y a perseguir la confesión religiosa.

A pesar de este hecho la cultura del país se ha conservado y hoy constituye una de las más homogénea de las repúblicas bálticas lo que hace que en los viajes Lituania el turista pueda apreciar muchas de sus costumbre ancestrales.

Algunas de esas costumbres que resultan muy curiosas a los viajeros es la de colocar tallas de madera con forma de cruces o de imágenes de santos sobre postes muy altos en los cruces de caminos o en los cementerios como una forma de protección frente a las fuerzas del mal.

Sin embargo para los turistas es mucho más interesante en su viaje a Lituania, el ambiente medieval que se ha conservado en muchos de sus pueblos y de sus ciudades, como queda ejemplificado en los cientos de fortalezas, castillos, iglesias e incluso prisiones que han llegado hasta nuestros días y que constituyen uno de los principales atractivos turísticos del país.

El clima es muy parecido al de los países escandinavos igual que ocurre con su relieve, lo que significa que la mitad del año nieva lo que ofrece un conjunto muy bello en sus bosques, ríos y lagos que se extienden a lo largo de la mayor parte del territorio lituano.

En general es el mar el que marca las características del clima de Lituania que es a pesar de las nevadas y de los inviernos rigurosos. Si se viaja a la parte oeste del país, las lluvias son muy frecuentes sobre todo en los meses de primavera y de otoño.

Los meses más recomendados para los viajes Lituania son los meses de primavera y de verano que es cuando mayor esplendor adquieren sus entornos naturales aunque en las fechas estivales están llenos de turistas. Ahora bien, para los que buscan grandes efectos naturales, están recomendados sobre todo diciembre y enero que es cuando se reducen las horas de luz y durante ellas se produce un efecto lumínico muy interesante.

Lugares de interés en Lituania

Vilnius: es la ciudad más poblada de Lituania además de la capital y en ella lo más interesante e importante es su centro histórico que fue considerado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994. Esto se debe a que está considerado el casco antiguo barroco más grande de Europa marcado por unas interesantes callejuelas en torno a las cuales se distribuyen algunas de las iglesias barrocas más representativas de este estilo en el norte de Europa. A este tipo de edificios religiosos acompañan otros como los palacios y casas que se mantienen dentro de la misma corriente estética lo que hace que sea una de las ciudades más bonitas de Lituania.

Una de las mejores vistas que se pueden ver desde el castillo que se eleva sobre el casco antiguo y ofrece además una panorámica de los bosques que rodean Vilnius.Tampoco hay que perderse la iglesia de San Pedro y de San Pablo en la que trabajaron varios escultores italianos dando como resultado uno de los conjuntos escultóricos más impresionantes del barroco.

Kaunas: es la segunda ciudad en importancia de Lituania y se encuentra a sólo 100 kilómetros de Vilnius por lo que es factible dedicar un día a conocer esta población para volver después a dormir a la capital. Es por lo demás un ciudad más bien pequeña con una economía bastante inferior a la de Vilnius, pero en la que sin embargo se vive una activa vida estudiantil.

Lo más interesante de ver aquí es el Castillo del siglo XIII y las vistas a la ciudad vieja que se pueden admirar desde aquí. También es muy interesante el Ayuntamiento y la Casa de los Truenos junto con el monasterio y la iglesia de Pazaislis que son otra muestra interesante del barroco italiano en Lituania. De la época del Imperio Ruso se ha conservado el perímetro de los Nueve Fuertes encontrándose en el noveno de ellos el museo en el que se homenajea a los fallecidos en la II Guerra Mundial.

Fuera de la ciudad, a 30 kilómetros está el museo al aire libre de Rumsiskes al que hay que llegar en coche ya que no es fácil hacerlo con transporte público y en el que se admiran las casas típicas de las diferentes regiones de Lituania por dentro y por fuera, siendo una de las formas más originales de saber como se vivía en el país y qué tradiciones tenían los campesinos.

Klaipeda, Nida y Palanca: estas zonas son otro de los grandes atractivos turísticos de Lituania, y se suelen nombrar juntas puesto que están muy cerca las unas de las otras, en la costa del Mar Báltico. Klaipeda es la tercera ciudad del país, siendo una ciudad portuaria con un clima más suave que las ciudades del interior de Lituania. Aquí se recomienda visitar la Ciudad Veja llena de casas construidas en los siglos XVIII y XIX y cuya característica principal es la estructura de madera recubierta con piedra. Algunas de esas casas recuerdan a las de los cuentos de los hermanos Grima, en las que se hace visible la influencia alemana en la zona.

Nida es sobre todo una ciudad costera en la que destacan sus playas y sus dunas a las que cada verano llega a aproximarse hasta 50.000 turistas. Por último Palanca es el destino favorito de los turistas lituanos que buscan la costa del país, tanto por sus playas como por disponer de entorno natural privilegiado.

Moverse en Lituania

Los vuelos a Lituania acceden en su mayoría a través del Aeropuerto Internacional de Vilnius que es el mayor del país, aunque también comienzan a ser muy populares entre las líneas de bajo coste otros como el Aeropuerto Internacional de Kaunas o el Aeropuerto de Šiauliai.

Para moverse por el país, la mejor opción es hacer uso de los trenes y los autobuses, ya que las carreteras principales están en buenas condiciones y por lo general no cuentan con demasiado tráfico.

Fiestas de Lituania

Además de las fiestas habituales como las del Día de la Independencia el 16 de febrero o las del patrón, Casimiro en el 4 de marzo, hay otras muchas celebraciones en las que se puede observar el folclore de la zona como en el caso del Festival Nacional de la Canción que tiene lugar cada cinco años.

Comer en Lituania

Al viajar a Lituania los mejores restaurantes ofrecen la gastronomía típica de este país en la que la patata tiene un papel fundamental. Uno de los platos más importantes realizados con este alimento es el cepelinai que es una especie de masa hecha a base de patatas y trozos de queso, carne y setas que se acompaña por lo general con una salsa de cebolla, beicon y mantequilla. Otro de los platos que se recomienda probar es el sakotis, un pastel con forma de árbol de Navidad muy popular en las bodas.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

5.5 / 10

85 votos

6027 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados