Edimburgo

viajes Edimburgo

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Edimburgo

Edimburgo es una ciudad emplazada entre varias colinas volcánicas, con su Castillo en lo más alto de Castle Rock, y con un fantástico palacio medieval que guardan viejas historias de su pasado más tormentoso y sombrío.

Visitar Edimburgo

Viajes Edimburgo Tierra de contrastes, en los viajes Edimburgo se ve fácilmente que la ciudad está dividida en dos grandes distritos: The Old Town, la ciudad vieja, baluarte de la tradición, las leyendas y el misterio, que conserva su aspecto medieval, con un trazado repleto de pequeñas callejuelas. The New Town, la ciudad nueva, edificada en el siglo XVIII, símbolo de la modernidad y el cosmopolitismo escocés, es un ejemplo de planificación urbanística neoclásica con grandes avenidas en forma de cuadrícula y numerosos parques ajardinados.

La antigua capital de Escocia, que es una ciudad Patrimonio de la Humanidad, inspiró a muchos novelistas a la hora de situar a personajes tan populares como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Sherlock Holmes o Harry Potter. Edimburgo sabe sacar el mayor partido a la magia de su entorno organizando festivales a lo largo del año, empezando por el Año Nuevo.

La ciudad es rica en historia y en emociones y, durante el verano, se suceden los actos culturales que ha convertido a Edimburgo en un atractivo destino durante estas fechas. En agosto, Edimburgo alberga su Festival Internacional anual, por lo que la ciudad se llena de visitantes y de artistas de medio mundo con el propósito de unirse a la diversión.

El mar que allí es en realidad una ría que se conoce como Firth of the Forth cuenta con un antiguo puente ferroviario que cruza al antiguo reino de Fife. Está a unos quince kilómetros del centro y fue construido por un ingeniero contemporáneo de Eiffel el cual vino a su inauguración.

Cultura en Edimburgo

La arteria principal de la Old Town es la Royal Mile, una avenida de casi dos kilómetros en la que se concentran la mayor parte de los atractivos turísticos de Edimburgo. La Royal Mile conecta el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse. El Castillo, erigido en la parte más alta de la ciudad sobre la cima de un volcán extinto conocido como Castle Rock, fue residencia predilecta de los monarcas escoceses. Hoy es uno de los monumentos más visitados de todo el Reino Unido. En su interior se guarda la Piedra del Destino en la que se coronaban los soberanos escoceses.

Al otro extremo de la Royal Mile se encuentra el Palacio de Holyroodhouse, una edificación barroca reconstruida en el siglo XVII por Carlos II, y célebre por haber sido la residencia de Reina María I de Escocia. A escasos metros se pueden encontrar los restos de la Abadía de Holyrood, el edificio más relevante del conjunto.

La Catedral de St. Giles se encuentra en mitad de la Royal Mile y fue construida sobre una iglesia anterior que data del siglo IX y fue remodelada a lo largo de los siglos hasta adquirir el aspecto gótico que presenta en la actualidad. Frente a la iglesia se hallaba el Tolbooth, durante muchos años prisión de Edimburgo. En su antiguo emplazamiento se ubica el Hearth of Midlothian, un mosaico de adoquines con forma de corazón sobre el que escupían los reclusos que iban a prisión. La costumbre de escupir sobre el corazón de Modlothian se sigue manteniendo y, al parecer, es un signo de buena suerte.

Al viajar a Edimburgo no hay que perderse el misterioso Mary King's Close o callejón King's Mary, otro de los muchos lugares de Edimburgo plagados de leyendas sobre fantasmas. El recorrido ofrece a los visitantes la posibilidad de conocer cómo era Edimburgo en siglo XVII.

Para poder admirar bellas vistas panorámicas de Edimburgo, hay que subir a Carlton Hill, que se encuentra situado sobre una colina volcánica. A lo largo de su superficie hay diseminados diversos monumentos: la torre de Nelson, en conmemoración de la victoria de Trafalgar, el Monumento Nacional basado en la Acrópolis de Atenas, y la escultura homenaje al filósofo escocés Dugald Steward.

Frente a Carlton Hill, se divisa Arthur's Seat, también sobre la cumbre de un volcán extinto. Cuenta la leyenda que fue el lugar elegido por el Rey Arturo para contemplar la victoria de sus huestes. Desde la cima se puede ver toda la ciudad.

Los festivales de Edimburgo

Edimburgo se enorgullece de ofrecer algunos de los festivales artístico más grandes del mundo, entre ellos el festival de cine, de jazz y de blues, de arte, de libros e incluso de ciencia, y otro para las navidades, sin olvidarnos del desfile militar Military Tattoo y del Festival de las Artes Escénicas destinado principalmente a los niños. Para la ocasión, las tiendas se transforman en galerías y las iglesias en salas de conciertos.

Si se piensa viajar a Edimburgo hay que considerar, con tiempo, la posibilidad de hacerlo durante el mes de agosto pues es una oportunidad para vivir en directo uno de las celebraciones más esperadas del año, el Festival Anual de Edimburgo, un acontecimiento que colapsa la ciudad durante los meses de agosto y parte de septiembre llegando turistas provenientes de infinidad de países. Desde sus comienzos, en el año 1947, el Festival destaca por la enorme calidad de las producciones musicales y teatrales que ofrece y por la oportunidad que le brinda a jóvenes talentos deseosos de alcanzar la fama.

Comer en Edimburgo

Edimburgo cuenta con una gran oferta de bares y restaurantes y animadísimos pubs que ofrecen sus pintas de cerveza recién servida a todo el que entre. Existen numerosos restaurantes tanto en el Old Town como en el New Town, sin embargo, el Standing Order, en George Street, llama la atención porque se construyó en el interior de un viejo banco. Al fondo del restaurante se conserva la voluminosa caja fuerte que otrora guardaba celosamente los ahorros de los ciudadanos. En este restaurante sirven el plato típico escocés, los haggis, con un sabor similar a la morcilla pero más especiado. Otra opción es el fish and chips, pescado con patatas.

Los mejores pubs están en la Old Town, en los alrededores de la Royal Mile y Cowgate donde lo más típico es ir probando diferentes maltas de whisky. Los pubs que están cerca de South Bridge suelen tener música escocesa en vivo casi todas las noches. Es el corazón del Edimburgo universitario y posiblemente la parte de la ciudad que más animada está por la noche.

Moverse por Edimburgo

La ciudad en sí es bastante pequeña, lo que permite que se pueda ir a cualquier sitio de interés andando. Para coger un taxi es mejor hacerlo en una parada, ya que no admiten pasajeros en cualquier sitio. El transporte público llega hasta las afueras de la ciudad y proporciona un fácil acceso a los preciosos alrededores de Edimburgo y a la costa. Se pueden hacer interesantes excursiones de un día a ciudades próximas como Stirling.

Por regla general, en el viaje Edimburgo los vuelos suelen aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Edimburgo, que está situado a unos 13 km. al noroeste de la ciudad. Desde allí se puede utilizar varias opciones para llegar a la capital escocesa: el servicio de autobuses, coger un taxi o alquilar un coche en el mismo aeropuerto.

Si se aterriza en el aeropuerto de Glasgow hay que desplazarse hasta la estación y tomar un tren, que llega a Edimburgo en 45 minutos, o si se prefiere, coger un autobús que tarda una hora en llegar a su destino.

Recomendar

Viajes.net Edimburgo

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

5.5 / 10

75 votos

3258 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados