Barrio Judio

Viajes Praga

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Barrio Judio

Despierta un gran interés entre los turistas que llegan a la ciudad de todas partes del mundo ya que es una de las partes más importantes de la Ciudad Vieja por su gran tradición histórica en la ciudad, puesto que supusieron durante siglos una parte importante de la población.

Viajes NullEl barrio judio se sitúa en la parte norte de Praga, concretamente en la Ciudad Vieja, donde ocupa una pequeña porción urbana ubicada junto al cauce del río. Es uno de los sitios más turísticos de la ciudad y por tanto figura en todas las guías y rutas turísticas.

En él se puede ver algunos edificios importantes como el viejo Ayuntamiento judío y una serie de sinagogas, aunque posiblemente lo más conocido y buscado por los viajeros es el cementerio judío, donde se pueden ver lápidas muy antiguas como por ejemplo la del rabino Loew a quien se le atribuye la creación del Golem, otro de los grandes mitos de Praga.

Desde el año 1478 se enterraban aquí a las personas de confesión judía, ya que era este el único lugar en el que se les podía enterrar puesto que tenían vetado el resto del territorio. De hecho, se mantuvo activo este cementerio hasta finales del siglo XVIII lo que sitúa las estimaciones en cerca de 100.000 restos mortales que descansan allí.

Sin embargo es un lugar bastante caótico, por lo que si se pretende buscar alguna lápida en concreto, eso puede llevar algún tiempo, puesto que la falta de espacio hizo que se fueran apilando los enterramientos hasta en doce niveles distintos.

Pero no solo el cementerio es un monumento Praga importante, sino que también merece la pena conocer otros edificios cercanos como por ejemplo las sinagogas, de las que las más importantes son la de Staronová, la cual es la más vieja de Europa y un lugar de culto desde aproximadamente 1270.

Al haber sido construida en aquella época, pertenece al estilo gótico primitivo, lo que también la convierte en una sinagoga a estudiar en los manuales de Historia del Arte, tanto por su interés artístico visible en el edificio, pero también en otros documentos relacionados como el estandarte de judíos en la ciudad y los manuscritos hebreos.

Otras sinagogas que vale la pena conocer son la de Pinkas, Maisel y la Española, todas ellas de gran interés para los turistas y patrimonio histórico y cultural para los habitantes, ya sean judío o no.

También se recomienda conocer otros lugares como por ejemplo el Museo de las Artes Decorativas o el convento de Santa Inés, muy cercano al anterior monumento, el cual es fruto de la iniciativa de la hermana del rey Wenceslao I en pleno siglo XIII y del que destaca sus dependencias góticas y su colección de arte checo del siglo XIX.

Todo ello hace que el barrio judio o Josefov, como se le conoce, sea en sí mismo un monumento en el que ha quedado patente la influencia del pueblo judío en la ciudad desde el medievo temprano, aunque en su momento constituía una zona apartada del resto de la población, definiéndose los límites del Ghetto en el siglo XIII.

Es de hecho el único complejo de edificios históricos judíos de toda Europa central, el cual sufrió durante años la masificación de población de donde radica su trazado serpentino que en cambio se fue perdiendo a lo largo de todo el siglo XX por las obras ejecutadas en el centro de Praga. No obstante la comunidad judía pudo salvaguardar algunos de los edificios y construcciones más preciados, que hoy son visitados por los turistas.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6 / 10

47 votos

5074 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados