Serbia

viajes Serbia

ofrecido por
Buscando…

Buscador GRATUITO de vuelos baratos, ofertas viajes y hoteles

Serbia

La historia de Serbia ha sido una de las más movidas dentro de los países centroeuropeos y si en la Antigüedad y en la Edad Media fue uno de los países más florecientes, las guerras balcánicas y los conflictos bélicos del siglo XX hicieron que perdiera el esplendor de otros tiempos. Sin embargo, en el siglo XXI ha despertado con fuerzas renovadas y cada vez los viajes a Serbia entren en los planes de más turistas con ganas de experiencias nuevas.

Visitar Serbia

Viajes SerbiaEl estado de Serbia es el resultado de lo que ha quedado de la antigua Yugoslavia, siendo además uno de los países con una de la más tumultuosa historia de los países centroeuropeos durante el siglo XX.

En la actualidad tanto este país como Montenegro están tratando de recuperar la riqueza de esta región a través de una serie de reformas políticas y económicas que la equiparen a otros países europeos y en esas políticas el turismo tiene un papel principal. Este es uno de los tantos motivos por los que los viajes  Serbia están siendo fomentados por el gobierno.

Desde luego razones para visitar el país no faltan, ya que es un lugar de enorme belleza y de una cultura más que interesante lo que he hecho que muchos viajeros experimentados encuentren aquí nuevos retos en sus recorridos por el mundo.

Los ilirios fueron los primeros habitantes de la antigua Yugoslavia aunque a ellos les siguieron los celtas en el siglo IV a.C y los romanos en el V a.C. por lo que se puede decir que esta región fue una de las más pobladas desde el principio.

Cuando el Imperio Romano se dividió, Serbia pasó a formar parte del Imperio Bizantino por lo que vivió un momento de esplendor que atrajo a otros pueblos como es el caso de los eslavos procedentes de Ucrania que llegaron hasta aquí en el siglo III.

En los viajes a Serbia se pueden encontrar numerosos vestigios de esta época que llegó a su fin en el año 1217 cuando se proclamó la independencia del Imperio Bizantino. Fue entonces cuando se coronó rey a Esteban I, perteneciente a la dinastía Nemanjic, la cual llevó a Serbia a una edad de oro que tuvo como resultado un estado muy poderoso y que culminó en el gobierno del Zar Stefan Dusan, que pasó a ser rey de Serbia, Montenegro, Albania y Grecia a mediados del siglo XIV.

El Reino de Serbia fue fundado en el siglo XI, convirtiéndose en imperio en el siglo XIII. Varios siglos después formaría parte de Yugoslavia, en el año 1918, participando como fundadora del nuevo estado en el que se agrupaban diferentes pueblos. Sin embargo, la experiencia no trajo el éxito deseado y pronto se vió que lo que se conoce como la tercera vía yugoslava producía más enfrentamientos de lo esperado.

Hoy Serbia es uno de los países más diversos culturalmente de toda Europa como consecuencia de las diferencias entre los grandes imperios con los que tiene fronteras y que en algún momento de la historia fueron parte y ocuparon el territorio de este país, como es el caso del Imperio Romano de Occidente, el Imperio Romano de Oriente, el Imperio Otomano y el Imperio Austrohúngaro.

El resultado de esta diversidad es que el norte está muy influido por la cultura centroeuropea mientras que el sur es más bien oriental, con lo que los turistas en el viaje a Serbia se encontraran con una de las culturas más originales de Europa.

El clima es más bien variable según nos encontremos en la costa del Adriático, que es más bien de tipo mediterráneo, o en la parte del norte y del interior en el que se da un tipo de clima continental mucho más duro.

En verano, las zonas de costa cuentan con unos 27ºC de media, mientras que en el interior no suelen superar los 17ºC, sobre todo en las zonas de montañas cuya climatología es bastante dura, llegando en invierno a situarse en torno a los -3ºC.

Lugares de interés en Serbia

Belgrado: esta ciudad es una de las que más ha sufrido las consecuencias de las guerras en toda Europa ya que fue destruida cuarenta veces a lo largo de sus 2.300 años de historia. La mayoría de los turistas cuando la visitan se concentran en el Kneza Mihaila que es su centro y en el que se encuentran muchos de los mejores cafés de Belgrado además de la parte vieja, mucho más monumental que el resto.

Lo que más destaca en este sentido es el fuerte de Belgrado que data de la época celta y que rodea la ciudadela de Kalemegdan. Sin embargo, la mayor parte de la zona visitable se construyó en el siglo XVII, lo que incluye las puertas medievales, las iglesias ortodoxas, las tumbas musulmanas y los baños turcos que habían sido dañados por el paso del tiempo y las constantes guerras.

El Stara Grad es la parte más antigua de Belgrado y se encuentra junto a la ciudadela. Aquí están los mejores museos de la ciudad como el Museo Nacional que es especialmente recomendable por sus exposiciones arqueológicas y sus pinturas. Tampoco hay que perderse aquí el Palacio de la princesa Ljubice que es de estilo balcánico, ni el parque Ada Ciganlija, que es un islote sobre el río Sava y donde se pueden practicar muchos deportes como nadar, ir en bicicleta o caminar.

Novi Sad: se encuentra al norte de Belgrado y es una agradable ciudad universitaria en la que destaca su toque húngaro, siendo además una de las ciudades serbias más animadas. Aquí hay tres museos muy importantes e interesantes como el Museo de la Revolución, el Museo de Pintura y el Museo de Arqueología, aunque lo más conocido por el turismo es la Ciudadela Petrovaradin construida en el siglo XVIII y que sigue el estilo francés, puesto que fue diseñada por Sébastien Le Preste de Vauban. Desde aquí se pueden admirar las mejores vistas de la ciudad y que incluyen los campos que la rodean.

Budva: es el destino más solicitado por los veraneantes serbios gracias a que aquí se encuentran las mejores playas del país. Pero además hay otros muchos sitios de interés que merece la pena conocer como la ciudad antigua de Budva, aunque lo cierto es que poco le queda de antigua, ya que en 1979 tuvo que ser reconstruida por entero tras un terremoto que la devastó. Todos los edificios actuales son copias exactas de los originales, como la plaza en la que se encuentran los edificios más visitados, un museo, tres iglesias y una fortaleza.

Moverse en Serbia

El país dispone de tres aeropuertos internacionales, el Belgrado-Nikola Tesla, el Niš-Constantino el Grande y el Aeropuerto de Pristina, aunque en la actualidad éste está gestionado por el nuevo gobierno de Kosovo que se proclamó en el 2008. A través de estos aeropuertos llegan todos los vuelos hasta Serbia ya que mantienen constantes conexiones con otras ciudades europeas.

Por el interior es más común desplazarse a través de otros servicios públicos de transporte como el autobús o el tren ya que no es muy recomendable hacerlo con un coche alquilado puesto que las carreteras no se encuentran en la mejores condiciones.

Fiestas de Serbia

Al viajar a Serbia las mejores fiestas y celebraciones pueden resultar muy interesantes para los turistas como es el caso del festival de cine de Belgrado que se celebra en el mes de febrero y que es una de las citas culturales más internacionales de este país.

En otras ciudades como Novi Sad es también muy importante el festival de música Exit que se celebra en agosto y durante el cual muchas bandas de música son invitadas para tocar en la Ciudadela de Petrovaradin.

Comer en Serbia

En la gastronomía de Serbia las carnes son el alimento más frecuente, de manera que la mayoría de las recetas la tienen como protagonista en diferentes modalidades, siendo muy populares en las barbacoas, en pljeskavica que es muy parecida a una hamburguesa, la ćevapčići, que son albóndigas serbias o como kebaps por influencia turca, etc.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.5 / 10

73 votos

3925 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados