Berna

viajes Berna

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Berna

Hay pocas ciudades que hayan podido conservar sus características históricas como lo ha hecho Berna. Como capital de Suiza, los viajes Berna son muy populares entre la mayoría de los turistas que eligen como destino esta ciudad. El casco antiguo es su principal interés ya que sus 6 kilómetros de arcadas, su largo paseo y las casas que quedan en pie se encuentran entre la listas de los patrimonios de la cultura de la UNESCO más importantes.

Visitar Berna

Viajes BernaEn los viajes a Berna, lo que se conoce como la ciudad vieja es lo más reclamado por los turistas que llegan hasta esta importante ciudad suiza atravesada por el río Aar. En ella se conservan los edificios y casas medievales más bellos de Europa, lo que hace que no resulte extraño que se encuentre entre los Patrimonios Culturales nombrados por la UNESCO más renombrados.

La leyenda de su fundación cuenta que fue el duque Bertoldo V de Zähringen quien le habría dado el nombre a esta ciudad después de haber vencido un oso. Al parecer la zona en la que se erigió esta urbe fue el habitat de los osos durante mucho tiempo, y hoy de manera puramente testimonial se ha construido en la ciudad un foso de osos muy cerca del puente de Nidegg.

De hecho, el oso es el gran emblema de Berna y en los viajes Berna se puede ver en casi todos sitios una figura de este animal que incluso es uno de los elementos más destacados de la bandera local.

Ha sido habitada desde hace mucho tiempo de manera que en la prehistoria ya se han detectado algunas comunidades humanas, aunque es la época galo-romana cuando comenzó a adquirir cierta importancia al encontrarse en la vía que unía el Lemán a Vindonissa y que se conocía como vía Aveticum y Petinesca.

Sin embargo, la fundación de la ciudad se ha fechado en el año 1191, en lo que se conoce como la Crónica de Berno que fue escrita en la primera mitad del siglo XIV y que hace referencia a su origen. En él se le debe su existencia a los Zähringen que quisieron reforzar su posición en la zona prealpina construyendo ciudades y castillos por esta área.

De algo más tarde datan los edificios que le dan ese aspecto tan característico y medieval y que está reforzado por las fuentes, las fachadas de arenisca, los callejones y las torres históricas. Algunos de los lugares más destacados por los turistas es la vista que se ofrece desde el Rosengarten o jardín de rosas, a orillas del río Aare, y que muestra una parte del casco antiguo. También se recomienda disfrutar de las vistas desde la fosa de osos o Bärengraben y desde la plataforma de la catedral de más de cien metros de altura.

En el casco antiguo no sólo se pueden ver edificios medievales sino que hay otros muchos lugares de interés como boutiques, bares y teatros de cabaret, además de pequeños cafés callejeros en los que descansan y se relajan tanto los turistas como los habitantes de la ciudad.

Como en el resto de Suiza, el clima de Berna está dominado por la cadena alpina lo que se traduce en las temperaturas típicas de montaña con mucho frío y nevadas frecuentes. Además, también se dan precipitaciones son abundantes especialmente en los meses de primavera y otoño por lo que si se realiza el viaje Berna en estas estaciones conviene ir preparado para estas temperaturas.

Lugares de interés en Berna

Catedral: esta catedral pertenece al gótico tardío y es uno de los mejores ejemplos de este estilo en Suiza. Desde ella se puede ver el casco antiguo además de una panorámica estupenda de los Alpes por lo que ya mayoría de los turistas la visitan para disfrutar de este espectáculo. Además, también suscitan interés por encontrarse aquí el campanario más alto y la campana más grande del país.

Zentrum Paul Klee: dispone de la colección dedicada a un artista más importantes y reconocida del mundo dedicada en este caso a Paul Klee uno de los pintores del siglo pasado más destacado y cotizado. Es uno de los lugares más recomendados para los turistas que no podrán ver en ningún otro lugar una colección como esta dedicada a Klee. Está en la periferia de la ciudad por lo que para llegar a ella se es necesario hacer uso de la excelente red de transporte público de Berna.

Casa de Albert Einstein: durante siete años, entre 1902 y 1909 este importante físico vivió aquí, cuando trabajaba en la oficina de patentes. Fue además aquí donde escribió la teoría de la Relatividad y la ecuación que relaciona Masa y Energía motivo también por el que el apartamento se ha convertido poco menos que en un museo que interesa mucho a los turistas que viajan hasta Berna.

Bundeshaus: este impresionante edificio es la sede del gobierno y uno de los monumentos más conocidos. Se trata del edificio del parlamento que se encuentra abierto para los visitantes, o al menos parte de él.

Torre del Reloj: este es el más viejo de los monumentos de Berna ya que fue construido en el año 1220, habiendo formado parte de las murallas de la ciudad por lo que es prácticamente una construcción del momento de su fundación. Lo más destacado de esta torre es el reloj astronómico, que fue realizado en el año 1530 y que dispone de un mecanismo muy ingenioso con el que se reproduce el movimiento de los astros. Además cuatro minutos antes de que se den las horas en punto desfilan unas figuras en torno al reloj, por lo que muchos turistas esperan a que se den las horas para verlos.

Torre de la cárcel: como la anterior también pertenece al primer siglo de vida de la ciudad de Berna, en concreto fue construida hacia el año 1256, formando parte de sus murallas. Desde el siglo XIV fue utilizada como cárcel y en el 1640 demolida para ser reconstruida poco después respetando la estética originaria.

Fuente del Ogro: es el monumento más interesante para los niños ya que en ella se representa a un gigante comiéndose a un niño en la más pura tradición de los cuentos para niños. Fue realizada por Hans Grieng en el año 1545 y desde entonces muchos padres con sus hijos se acercan hasta ella.

Bärengraben: es la fosa de los osos y el monumento más conocido ya que es más o menos un emblema de la ciudad. Son muchos los visitantes que se acercan hasta aquí para verlos e incluso para darles de comer.

Este es el punto desde el que parten muchos de los turistas de la ciudad y por eso aquí se encuentra una oficina de turismo desde el que conseguir toda la información necesaria para continuar con la visita.

Moverse en Berna

Al viajar Berna el aeropuerto de Belp, conocido como aeropuerto de Berna-Belp, es el lugar que recibe la mayor parte de los turistas que llegan hasta la ciudad. Aunque no dispone de muchas conexiones, sí tiene las suficientes como para poder unir las principales ciudades europeas.

Para unir la Terminal con el aeropuerto hay una línea de autobús que transportara a los viajeros de uno a otro punto. Para moverse por el resto de Berna, se dispone de una red de transporte público muy bien programada que permite desplazarse des un lugar a otro con facilidad y comodidad, por un precio bastante económico. No obstante, se recomienda hacer casi todos los trayectos a pie ya que las distancias no son demasiado grandes y permite disfrutar más de la ciudad.

Fiestas de Berna

Son muchos los festivales que se celebran aquí y que gustarán a los turistas. Uno de los más populares es el Zibelemärit, que tiene lugar ne le mes de noviembre y en el que son muy populares los puestos de trenzas y pasteles de cebollas.

Sin embargo es mucho más importante a nivel mundial el Gurtenfestival, que tiene lugar en verano y durante el cual miles de personas acuden a una de las montañas de Berna para disfrutar de un macro concierto con varios de los artistas más importantes del planeta.

Comer en Berna

La gastronomía de Berna es bastante variada y se encuentra muy influenciada por la cocina tanto francesa como la alemana o la italiana con productos caseros como los quesos, aunque sin duda el gran protagonista es el chocolate.

Entre los platos que se recomiendan probar están el Benerplatte, una variedad del chucrú típico de Alsacia hecho con carne de cerdo y ternera y acompañado con patatas y judías verdes y el Ratsherrnntopf, hecho con pata de ternera, vino blanco, mantequilla y salvia, aunque sin duda el más popular y solicitado entre los turistas son las fondees de queso.

Recomendar

Viajes.net Berna

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.5 / 10

97 votos

4986 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados