Basilica de Santa Sofia

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Basílica de Santa Sofía de Constantinopla

En el ajardinado centro del distrito de Sultanahmet se yergue imponente la Basilica de Santa Sofía de Constantinopla o como dicen en turco Ayasofya. Sus muros han sido testigo de la convulsa historia de la capital turca, han contemplado a lo largo de los siglos el trasiego de civilizaciones que han vivido en Estambul. Convertida hoy en museo ha sido refugio de cristianos y musulmanes.

Monumentos EstambulLa Basilica de Santa Sofia es el monumento más representativo del arte bizantino. Fue construida bajo la atenta supervisión del emperador Justiniano por Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto en el período que comprende entre los años 532 a 537 d.c., etapa conocida como primera edad de oro del arte bizantino.

Justiniano puso un especial interés en el levantamiento de esta fastuosa basílica dedicada a la Divina Sabiduría. El emperador mandó construir una habitación al pie de la obra para supervisar los avances de la construcción y, según cuanta la leyenda, este inusitado interés fue recompensado con la visita de una ángel que ofrecía acertados consejos al emperador, motivo por el cual Santa Sofia fue erigida en el corto espacio de tiempo de cinco años.

Al margen de los mitos, el empeño de Justiniano en este monumento escondía intenciones político-religiosas. El emperador romano quería convertir el templo en el núcleo espiritual del Imperio, exhibiendo de esta forma la grandeza del poder de su legado teocrático. Este es el motivo de la grandiosidad de Santa Sofia de Constantinopla, destinada a albergar los acontecimientos estatales más relevantes del período.

Además de demostrar el poder espiritual de su gobierno, Justiniano pretendía lanzar un mensaje a su pueblo. Santa Sofía está construida sobre los restos de dos iglesias anteriores levantadas por Constantino y Teodosio II, la última de ellas devastada en el 532 d.c. en el marco de una insurrección popular conocida como la Sedición de la Nike. Durante la revuelta, el pueblo enfurecido incendió numerosos edificios entre los que se encontraba la iglesia construida por los anteriores emperadores. Justiniano y su esposa Teodora levantaron un templo aún mayor que el carbonizado para demostrar así su poder al pueblo.

La innovación técnica de Santa Sofía

Monumentos EstambulLa construcción de Santa Sofía supone una ruptura con respecto a la tradición arquitectónica romana. La basílica presenta una nave central cuadrada de 33 metros de amplitud coronada por una monumental cúpula de 30 metros de diámetro. La principal innovación de Santa Sofía es el empleo de cuatro pechinas para hacer descansar el peso de la cúpula, en lugar del tradicional muro circular. Para aliviar el peso de la cúpula principal, se levantaron dos semicúpulas al este y oeste sustentadas por columnas que confieren equilibrio al monumento, ofreciendo esa vista exterior de cúpulas en forma de cascada. El monumento se completa con bóvedas de medio cañón al norte y al sur.

La basílica sufrió alteraciones importantes. La primera de ellas se produjo en el 558 d.c., cuando un terremoto dañó profundamente la estructura del templo que necesitó ser restaurado. Las obras de remodelación terminaron en el 562 d.c. La segunda adición importante se produciría en los años posteriores al 1453, cuando Constantinopla (Estambul) es conquistada por los musulmanes. A partir de ese momento la iglesia pasaría a convertirse en mezquita. Los musulmanes incorporaron a la fachada de Santa Sofía robustos contrafuertes y cuatro minaretes.

Mosaicos, un tesoro interior

Monumentos EstambulAunque el aspecto exterior de la basílica no hace justicia a su importancia histórica, con sus muros tímidamente teñidos por un rojo mortecino. El interior del templo ha sido trabajado acorde con la grandiosidad de su estructura. Restos de fastuosos mosaicos hechos con vidrios de colores sobre hojas de oro decoraba las paredes de los niveles superiores y las cúpulas.

El paso de los musulmanes soterró gran parte de estos mosaicos bajo una capa de estuco. La reconstrucción del templo ha sacado a la luz algunos mosaicos relevantes realizados entre los siglos IX y XII.

Una de las primeras imágenes que se pueden observar es la de la Virgen con el Niño flanqueada por los arcángeles San Gabriel y San Miguel. Situada en el ábside oriental del templo es la imagen más antigua.

En el siglo XI se crea el mosaico que representa a un Pantocrátor junto con las figuras de la emperatriz Zoe y el emperador Constantino IX Monómaco ataviadas con lujosos ropajes. Una de las curiosidades de este mosaico es que el rostro de Constantino se hizo sobre el de Romano II, anterior esposo de la emperatriz. Próximo a este mosaico se ubica el que representa a Juan II Comneno e Irene de Hungría, acompañando a la Virgen con el Niño. En este icono resalta la armonía del rostro de la virgen y el contraste del niño sobre el fondo azul de la toga de la madre.

Por último, cabe destacar la Deësis, del siglo XIII, uno de las piezas figurativos más repetidos por el arte bizantino. El conjunto esta formado por Cristo en el centro portando un libro, flanqueado por la Virgen María y San Juan Bautista con rostros que inspiran misericordia.

La columna llorona

Los turcos llaman a esta columna Aglayan sütun, se trata de una columna que presenta un pequeño agujero rodeado por una capa desgastada de cobre. Son muchas las leyendas que hablan de esta curiosa columna. Unos dicen que esconde un tesoro en su interior, otros cuentan que las lágrimas del Sultan Ya Vedud son las que humedecen la abertura, incluso hay quien dice que la base la columna está hecha con la saliva de Hz. Muhammed. De una u otra forma, es tradición formular un deseo e introducir un dedo en su interior haciendo girar la mano 360 grados. De conseguirlo, nuestro deseo se cumplirá

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.29 / 10

48 votos

25215 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados