Mezquita Azul

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La Mezquita Azul

En contraste con la belleza caduca de la Basílica de Santa Sofía de Constantinopla se iza majestuosa la Mezquita del Sultan Ahmed. La luz de sol se refleja en sus mosaicos exteriores presentando el templo a los ojos de los visitantes con una tonalidad de azul oscuro que contrasta con el color claro del cielo, esa característica es la responsable de que el templo se conozca con el nombre de Mezquita Azul.

Viajes NullLa Mezquita Azul fue levantada por orden del Sultan Ahmed I, motivo por el que tanto el distrito en el que se ubica como la propia mezquita reciben el nombre de Sultanahmed. El número catorce marcó la vida del joven Ahmed, ya que se trata del decimocuarto Sultán otomano que alcanzó el trono a los catorce años y gobernó con el beneplácito del pueblo catorce años, falleciendo a los 28 años.

Los infructuosos resultados de las guerras emprendidas por el Imperio Otomano hicieron pensar al Sultán Ahmed que Alá no estaba de su parte. La forma de solucionar esta disputa espiritual fue ordenar la construcción de una mezquita que hiciese sombra a la majestuosa, y por aquel entonces popular, mezquita de Hagia Sofía.

Las obras comenzaron en 1609 bajo la dirección de Sedefhar Mehmet Ağa, discípulo del reputado arquitecto Sinan, análogo musulmán del creador del titánico David, Miguel Ángel.

El lugar escogido para su emplazamiento no estuvo a salvo de las críticas. En primer lugar, la escasez de botines de guerra con los que poder financiar la construcción provocó que se utilizasen fondos del tesoro del imperio. En segundo lugar, el Sultán escogió el centro de la ciudad, en un lugar próximo al palacio de Topkapi, bajo el hipódromo romano. Para comenzar la construcción fue necesario desembolsar una suma importante para comprar los diversos palacios que se levantaban en la zona para derribarlos y dejar paso al ambicioso proyecto de Ahmed I.

Arquitectura de la Mezquita Azul

La Mezquita del Sultán Ahmed puso el broche de oro al periodo clásico otomano. Tras dos siglos de evolución desde el levantamiento de Santa Sofía, la mezquita Azul es una síntesis de los elementos bizantinos y las estructuras propias del mundo islámico. Los materiales empleados para su construcción fueron el mármol y la piedra, reutilizando bloques pertenecientes a la añeja grada del hipódromo romano.

La planta del templo forma un rectángulo de 51,70 por 53,40 metros. Esta dividida en dos áreas diferenciadas:

Viajes NullPor una parte se encuentra el sahn, un patio interior porticado para el que se emplearon 26 columnas de granito y mármol que sustentan 30 modestas cúpulas a lo largo de las cuatro galerías. Cabe destacan el diseño particular de los arcos alejado del esquema clásico. En el centro de patio se encuentra la fuente de las abluciones (sardivan), una construcción hexagonal rodeada por columnas de granito.

De otro lado se encuentra al haram, la sala de oración. Sobre su base rectangular se alza a 43 metros de altura una cúpula central de 23 metros de diámetro que descansa sobre cuatro pechinas que alcanzan el suelo a través de cuatro colosales columnas de más de tres metros de diámetro. La estructura se completa con una serie de semicúpulas que descienden en forma de cascada. En el interior del haram se encuentra el mihrab, elemento que indica la orientación hacia la meca, con la particularidad de poseer una piedra negra traída desde Kaaba, lugar sagrado y de peregrinación religiosa más importante del Islam. Las áreas de oración para hombres y mujeres se encuentras separadas, estás últimas disponen de tres galerías junto a las paredes de la nave.

Los alminares, una osadía del Sultán Ahmed

La mezquita del Sultán Ahmed es célebre por ser el único templo de Estambul que posée seis alminares. Hoy es todo un símbolo de orgullo sin embargo en el momento de su construcción supuso un motivo de discordia. Al parecer, el Sultán Ahmed recibió severas críticas por levantar seis alminares igualando en número a la mismísima y sagrada mezquita de la Meca. Ahmed I, lejos de renunciar a sus seis alminares decidió financiar el levantamiento de un séptimo alminar en la mezquita de la Meca.

Un templo abierto al turismo

Aunque la Mezquita Azul es un centro activo de oración para los musulmanes turcos, se permite la entrada a los turistas para que puedan contemplar la grandiosidad de esta mezquita. Sólo se prohíbe la entrada durante la oración.

Existen dos entradas diferenciadas para fieles y para turistas. La condición para poder entrar es descalzarse, para lo que ofrecen a la entrada bolsas de plástico para guardar el calzado. En el caso de las mujeres deben cubrir sus hombros y piernas, ofreciendo telas para cubrirse en caso de no ir preparadas para la ocasión.

Viajes NullAl entrar en el interior del templo, invade una sensación de sosiego y un efluvio de espiritualidad comienza a fluir por el cuerpo. La sobrecogedora sala interior, cubierta por una interminable alfombra, y la tenue luz de las lámparas son responsables de esta gratificante sensación. Mientras los ojos curiosos de los turistas devoran con avidez el espectáculo visual de la mezquita azul, los fieles musulmanes, desconectados del trasiego de viajeros, se deben a la oración.

La entrada al recinto es gratuita aunque es menester ofrecer una donación a la salida que se emplea para las labores de manutención de la mezquita

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

9 / 10

5 votos

5328 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados