Mezquita de Suleymaniye

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La mezquita de Suleymaniye

La mezquita de Süleymaniye, también conocida como mezquita de Soleimán, fue el proyecto más ambicioso del Sultán Suleimán el Magnífico que tuvo que esperar casi treinta años para ver levantada una mezquita en su nombre. Obsesionado por conseguir un hueco en la historia, Suleimán el Magnífico encargó la construcción de la mezquita de Süleymaniye al más célebre de los arquitectos del imperio, Mimar Sinan.

Monumentos EstambulLevantada sobre una colina que domina el Cuerno de Oro, la mezquita de Süleymaniye no atesora tanta historia como la Basílica de Santa Sofía ni irradia una belleza armonizada con la cúpula celeste como la Mezquita Azul. Süleymaniye no es tan célebre como las otras mezquitas pero no tiene nada que envidiar ya que puede presumir de ser la más grande de Estambul.

Historia de la Mezquita

La obstinación del Sultán en terminar rápidamente con la construcción de la mezquita favoreció que se terminase en un tiempo record de siete años. Las obras comenzaron en 1550 y terminaron en 1557. Esta exigencia era la que se podía esperar del Sultán más rico y poderoso del Imperio Otomano que por aquellas fechas se encontraba en su edad de oro. Durante su mandato se levantaron numerosas construcciones por todo el imperio.

De todas las obras, Suleimán el Magnífico será recordado por la mezquita de Soleiman, concebida como una nueva y mejorada Santa Sofía, con una mayor simetría e iluminación. En sus orígenes esta mezquita formaba parte de un Külliye, un complejo de edificaciones entre las que se encontraban un hospital, varias escuelas coránicas, una cocina pública, un caravasar y un hamman que se conserva en la actualidad.

El paso del tiempo fue implacable con esta mezquita y la ausencia de fortuna causó estragos en la estructura original. En el siglo XVII un incendió devastó la mezquita que tuvo que ser reconstruida. Un siglo más tarde un terremoto derrumbaría la cúpula principal y durante la Guerra Mundial una explosión deterioró nuevamente el templo que tuvo que esperar a mediados del siglo XX para ser nuevamente reconstruido.

Las cifras de la mezquita de Süleymaniye

Monumentos EstambulSe accede a la mezquita a través de un gran patio porticado que presenta unas dimensiones similares al propio templo. Un total de 28 cúpulas descansan son varias decenas de columnas de mármol y granito. De cada esquina del patio sobresale un esbelto minarete que se iza hacia el cielo; cuatro minaretes que sólo estaban permitidos en las mezquitas levantadas por los sultanes.

Atravesando el umbral de la entrada principal se accede a la formidable mezquita que se eleva 53 metros desde el suelo y está rematada por una preciosa cúpula de 26 metros de diámetro. La cúpula descansa sobre cuatro pechinas que a su vez descargan el peso en cuatro columnas de mármol. Cada columnas simboliza a los cada uno de los cuatro califas de Mahoma.

El encanto de esta mezquita radica en dos elementos: la iluminación y la acústica del recinto. La planta de la mezquita de Süleymaniye es casi cuadrada con una longitud de 57 metros por 60. El suelo, cubierto por bellas alfombras turcas, está iluminado por 138 ventanales de vivos colores: azul, blanco, verde, amarillo, negro y rojo. Esta luminosidad se fusiona con la impresionante acústica del templo convirtiéndolo en un remanso de misticismo idóneo para la oración y la meditación.

Mimar Sinan, el Miguel Ángel turco

Monumentos EstambulEl encargado de llevar a buen término el proyecto de la mezquita fue Mimar Sinan, un profuso arquitecto que alcanzó la gloria en vida. Su recorrido profesional se extendió durante 50 años en los que levantó más de cuatrocientas obras. La mayor parte de sus trabajos eran encargados por el mayor mecenas del imperio otomano, el sultanato. De hecho, la vida de Mimar Sinan está muy ligada a la vida palaciega el imperio.

A los catorce años, el joven Sinan comenzó a servir como jenízaro en palacio. Gracias a sus buenas aptitudes Minar Sinan comenzó a medrar después de formarse como arquitecto legando a ser el arquitecto jefe de palacio de cinco sultanes. Vivió entre 1490 y 1588, en la época de mayor esplendor del Imperio Otomano a la que contribuyó sin ninguna duda supervisando y construyendo grandes obras arquitectónicas.

Aunque es poco conocido en el mundo occidental, los expertos hablan de Minar Sinan como un genio universal de la arquitectura comparándolo con Miguel Ángel. Su legado es el testimonio de la grandeza que alcanzó el imperio Otomano durante este periodo comparable al imperio conquistado por el emperador Justiniano.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8.67 / 10

3 votos

5572 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados