San Salvador de Chora

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

San Salvador de Chora

La iglesia de San Salvador de Chora se localiza en el barrio de Edirnekapi, un lugar cargado de encanto próximo a las murallas que defendían Constantinopla. En la opinión de muchos de los viajeros que se han dejado embelesar por la belleza de sus mosaicos, este templo es una de las maravillas imprescindibles de la Ciudad de Estambul, sin duda, un ejemplo magnífico del arte bizantino.

Historia de San Salvador de Chora

Monumentos EstambulEn el mismo lugar en el que hoy se erige el templo, se localizaba un monasterio levantado en el siglo IV. En el momento de su edificación, la iglesia se encontraba fuera del recinto protegido por las murallas de la ciudad. Precisamente esta característica fue la responsable de su denominación, ya que Cora viene a significar extramuros. Cuando Teodosio amplió las murallas de la ciudad, la vieja iglesia quedó circunscrita en el interior de Constantinopla sin embargo la iglesia conservó su antiguo nombre.

Con el paso de los años, la iglesia se fue deteriorando, tanto, que hacia el siglo VI el propio Justiniano decidió reconstruirla. La suerte no estaba de parte del templo religioso y un terremoto desechó las obras de restauración. Finalmente, el emperador decidió levantar en lugar de la antigua iglesia un monasterio de mayor tamaño, quizás como prueba de tenacidad ante las adversidades.

El nuevo monasterio fue decorado con vistosos mosaicos que relataban pasajes bíblicos así como las vidas de sus principales protagonistas. Pero el hombre no contempla la belleza del arte cuando su mano es movida por convicciones religiosas y los mosaicos fuero dañados durante el periodo iconoclasta.

De nuevo, el paso del tiempo fue el responsable del derrumbamiento de las añejas estructuras de la iglesia y en el siglo XII parte del edificio se vino abajo. En esta ocasión fue el emperador bizantino Isaac Comneno el que reconstruyó el templo. En el siglo XIV se amplía de nuevo la iglesia, dándole el aspecto que ostenta en la actualidad con los formidables frescos y mosaicos que le han valido su fama.

Las modificaciones no acabarían, ya que con la llegada de los otomanos, la iglesia se convertiría en mezquita en el siglo XVI por orden de Atik Ali Pasa. Esta fue la nueva función del templo hasta la llegada de la república. En 1958 el templo se convierte en museo denominado Kariye Müzesi, abriendo sus puertas al público, después del proceso de restauración de los mosaicos y frescos.

Estructura de la iglesia

Monumentos EstambulA pesar del modesto tamaño exterior del templo, resulta fascinante comprobar la belleza que esconde en su interior. El templo se puede encuadrar en dentro del último periodo del arte Bizantino, denominado Paleólogos. Se caracteriza por el predominio de la horizontalidad frente a la verticalidad con las cúpulas como elemento estrella.

En total pueden contabilizarse seis cúpulas repartidas por la planta del edificio que se estructura en varias dependencias. En general presenta una planta en forma de cruz griega con un cuerpo central rodeado de dependencias rectangulares dispuestas perpendicularmente.

La iglesia queda dividida en varias estancias: un vestíbulo principal que se denomina nártex, la planta central de la iglesia cubierta por una cúpula,  y una suerte de cripta aneja con fines funerarios. Cada una de las dependencias está ricamente decorada con mosaicos y frescos, la verdadera joya de San Salvador de Chora.

Los frescos y mosaicos, el tesoro de San Salvador de Chora  

Monumentos EstambulDe entre las edificaciones que ese engloban dentro del arte Bizantino, la iglesia de San Salvador de Chora es uno de los ejemplos más importantes en cuanto a decoración pictórica se refiere. Un valioso ejemplo del arte bizantino.

Los frescos y mosaicos fueron creados hacia el siglo XIV y no se conocen los nombres de los artistas que decoraron San Salvador de Chora. Durante la conquista otomana, los mosaicos y frescos fueron soterrados bajo una capa de cal, al igual que ocurrió con los de Santa Sofía de Constantinopla. Con la llegada de la república este tesoro bizantino fue restaurado.

Las representaciones están cargadas de realismo alejándose del estatismo y presentan un abanico cromático espectacular. Representan diversos pasajes bíblicos centrándose en las figuras de Jesús y de la Virgen María.  Entre los temas descritos destacan la Ascensión de la Virgen, el Juicio Final, EL pantocrátor de la cúpula principal, la Virgen con Niño, la Bajada a los Infiernos, así como representaciones de San Pablo, Juan Bautista y San Pedro, entre otros.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

1 votos

5452 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados