Turismo Estambul

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Turismo por Estambul

Estambul es la línea que separa Europa de Asia, un crisol de culturas y costumbres que no dejan de sorprender a los visitantes. Sin duda, es uno de los destinos más bellos de las proximidades de Europa, una ciudad preparada para el turismo con un amplio abanico de ofertas de ocio.

Una de las principales bazas de Estambul es su tradición musulmana. Aunque su forma de gobierno sea una república democrática, la mayoría de los turcos son musulmanes. Su pasado islámico basado en el sultanato ha dejado importantes huellas en la ciudad. La esencia del mundo islámico y la belleza de sus edificaciones fluyen por la ciudad conquistando la atenta mirada de los turistas. Las puertas de oriente se abren para los viajeros.

La moneda

Turismo EstambulEn Turquía la moneda oficial es la Lira Turca (TL). 1 euro son al cambio 2,16 Liras Turcas. En el año 2005 se produjo un importante cambio, ya que antes la unidad monetaria era el millón de liras. Un nuevo cambio se produjo en enero de 2009 al eliminar los billetes de una lira. La lira está dividida en 100 kurus, como los céntimos en el euro. El aconsejable realizar el cambio de divisas en los centros oficiales (bancos y oficinas de cambio) y ser consciente del valor del cambio.

Hay monedas de 5, 10, 25 y 50 kurus y de 1 TL. Los billetes son de 5, 10, 20, 50, 100 y 200 TL, con un formato muy parecido al euro que permite una rápida familiarización con la moneda local.

No existen limitaciones a la entrada de divisas pero sí a la salida. Aunque en muchos comercios y restaurantes aceptan euros es mejor realizar las transacciones económicas en la moneda local. Además se puede pagar con tarjetas Visa, Mastercad y American Express y se puede sacar dinero de los cajeros automáticos diseminados por la ciudad.

Transportes

La mejor manera de conocer la ciudad es utilizando el medio de transporte más antiguo: los pies. Aunque algunas distancias son largas merece la pena caminar por las calles de Estambul. Pero si el viajero no desea gastar demasiada energía existe una red de transportes en Estambul que parece estar diseñada para el turismo. Mientras que la red de metro no es demasiado útil para conocer la ciudad, los núcleos turísticos importantes están conectados por una red de tranvía.

Por el caos circulatorio que hay en Estambul, no es aconsejable desplazarse en coches de alquiler. Para los desplazamientos rápidos por la ciudad se puede emplear el taxi. La única advertencia al respecto es comprobar que el conductor pone en marcha el taxímetro que marcará el precio del viaje. Para viajes más largos cabe la posibilidad de negociar con el taxista.

Otra opción son los autobuses. Sorprendentemente baratos para hacer trayectos a otras localidades. El funcionamiento de este servicio es un tanto peculiar. Existen diferentes compañías que cubren los mismos trayectos cada una con un precio distinto. Es importante valorar las prestaciones y el precio de cada compañía. En los autobuses hay una persona encargada de servir té, café y agua a los pasajeros. La red de autobuses conecta todos los destinos turísticos del país.

Por último queda reseñar el tren. Suele ser lento con trayectos próximos a las doce horas para los viajes interprovinciales. La mejor opción para tomar un tren es por la noche, el tren cama.

La cultura

Turismo EstambulEs uno de los mayores atractivos de Estambul y se caracteriza por ser rica, diversa y tolerante. En Estambul conviven musulmanes, judíos y cristianos, en una armonía que se debe tener en cuenta.

Una de las primeras cuestiones que llama la atención al viajero es la llamada a la oración,el adhan. El encargado de llamar a la oración es el almuédano, seleccionado por su voz y personalidad. Cuando llega el momento, de cada mezquita sale un potente canto (aunque no es la mejor manera de definirlo) que produce en los viajeros un efecto hipnotizador. Sorprende sobre todo al atardecer.

También ligado al ámbito religioso se ha hecho célebre la ceremonia de los Derviches. Se trata de una meditación en forma de danza para alcanzar el éxtasis. Los derviches giran sobre sí mismos con los brazos extendidos ataviados con una indumentaria blanca provista de falda que ondea en cada giro produciendo un efecto visual cargado de armonía y belleza. Es posible acudir a alguna de estas celebraciones a través de agencias de turismo o incluso de restaurantes. No son demasiado caras, en torno a los 15 euros.

Otro de los atractivos para los visitantes es el hamam, el baño turco. Sus orígenes están relacionados con la religión. Para todo musulmán es importante eliminar las impurezas del cuerpo. Una prueba de ello son las numerosas fuentes de abluciones que se encuentras en las mezquitas, así como la costumbre de lavarse los pies antes de la oración.

El baño turco está formado por una sala con una gran piedra caliente en el centro, generalmente de mármol. Además hay fuentes de agua caliente y fría para mejorar la transpiración. A nuestros ojos parece una sauna. Están separados por sexo y ofrecen servicios de masaje que resultan muy relajantes.

Seguridad

Muchos viajeros se preguntan antes de viajar a Estambul cómo es la seguridad del país. El temor se fundamenta en el desconocimiento de lo ajeno más que en la información contrastada. Estambul tiene un bajo índice de criminalidad, por tanto se deben tomar las mismas precauciones que en cualquier ciudad europea, ya que los robos y los atracos también se producen. Sin embargo, hay que desechar el temor.

El terrorismo sigue siendo una de las mayores preocupaciones. Estos atentados responden a cuestiones internas y no tiene nada que ver con el turismo. Las zonas calientes se ubican fuera Estambul, por lo que no debe suponer ninguna traba para conocer la ciudad.

El comercio

Turismo EstambulSi hay algo realmente destacable en la sociedad turca es la habilidad de sus comerciantes para vender sus mercancías. El regateo es la técnica que todo viajero debe conocer y dominar para salir ganando en cualquier transacción comercial.

Para vendernos sus productos, los comerciantes aprenden a hablar perfectamente el inglés y, cada vez más, el español. Preguntan a los viajeros su lugar de procedencia para después decirles alguna particularidad sobre su país. Este es el gancho más empleado en restaurantes y tiendas. Tampoco es extraño que ofrezcan té. Es una forma de seducción que tiene muy buenos resultados.

A la hora de regatear hay que tener en cuenta el precio de los productos y compararlo con lo que costarían en nuestro país. Luego se emplea una regla de tres con el cambio de divisas. Dicho en otras palabras, los comerciantes suelen hinchar los precios, en la mayoría de las ocasiones doblan el precio real. En la puja, se pueden obtener descuentos muy importantes y aun así, el comerciante obtendría beneficios.

Recomendar

Viajes.net Estambul

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

5560 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados