Estrecho del Bosforo

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Estrecho del Bosforo

El Estrecho del Bosforo junto al de los Dardanelos, son los puntos geoestratégicos más relevantes de Turquía. Paso obligado para todas las rutas marítimas de aquellos países bañados por las aguas del Mar Negro.

Turismo EstambulEl Estrecho del Bósforo es el límite natural que tradicionalmente ha dividido Europa y Asia. Un canal de más de 30 kilómetros que atraviesa Estambul y conecta el Mar Negro con el Mar de Marmara. Su anchura oscila entre los 650 metros en su tramo más angosto, en el área que preside la fastuosa Fortaleza de Rumeli, y más de 3500 metros en la franja que conecta con el Mar Negro.

La importancia de este paso hizo que en 1936 se firmara el acuerdo de Montreux por el cual las aguas del Bósforo se consideran aguas internacionales bajo el control de Turquía. Un acuerdo vital para los países del Mar Negro: Rumania, Bulgaria, Ucrania y Rusia.

Para cruzar el Estrecho se levantaron en el último tercio del siglo XX dos puentes colgantes para aliviar el nutrido tráfico entra las áreas europea y asiática de Estambul. Son los puentes de Mehmet el Conquístador y del Bosforo, dos colosos de más de un kilómetro de longitud tendidos sobre las aguas del estrecho.

Atractivos turísticos del Bosforo

Una de las actividades obligadas en Estambul es tomar el ferry que recorre el Bosforo. Una relajada travesía de unas dos horas que permite contemplar las formidables dimensiones de Estambul, con una población de más de 11 millones de habitantes. A ambos lados del Estrecho la vida fluye torrencialmente. Las edificaciones se agolpan en las orillas como gigantes inmóviles si se comparan con el discreto trasiego de los ciudadanos.

En la orilla europea se pueden ver el barrio de Besiktas uno de los primeros en levantarse en el Bósforo, con una interesante oferta cultural de monumentos y museos históricos. También se puede divisar el barrio de Ortakoy, un ejemplo de convivencia y tolerancia religiosa, en el que conviven confesiones musulmanas, judías y ortodoxas. En el lado europeo también se encuentra la Fortaleza de Rumeli, levantada a finales del siglo XV en el paso más estrecho del Bosforo por Mehmet el Conquistador para controlar la circulación naval.

La orilla asiática presenta también atractivos seductores para los viajeros. Allí se ubica el distrito de Kadikoy, núcleo de paso entre Europa y Asía que alberga yacimientos arqueológicos que se remontan al 3000 a.c.

Otro de los barrios reseñables del extremo asiático del Bosforo es el barrio de Uskudar. Baluarte de la tradición asiática de Estambul con numerosas edificaciones que tiene fama de ofrecer un paisaje espectacular con la puesta del sol.

La orilla asiática alberga el puerto más grande de Turquía, el de Haydarpaşa, donde también se encuentra la estación central de trenes de Estambul.

Origen mitológico

Según la tradición, el nombre de Bosforo significa "vado de vaca" en honor al mito de Ío. En uno de los conocidos escarceos amorosos de Zeus, el Dios fijó su deseo en Ío, hija del río Ínaco y de la Ninfa Melia. Su belleza era extraordinaria. Zeus, conociendo las represalias de su esposa Hera, convirtió a Ío en vaca para protegerla de sus intrigas.

Pero Hera no era fácil de engañar y envió un tábano para que atormentara a la vaca con sus picaduras. Torturada por las picaduras, ío emprendió un peregrinaje sin tregua que acabó en Egipto donde recuperó su forma humana y dió a luz al hijo de Zeus que fundaría Menfis. Ío pasó de Europa y Asía cruzando las aguas del Bosforo, bautizando el canal.

Existen otras explicaciones del origen del Bosforo que se alejan de la mitología. También se dice que significa vado de Buey porque se podía atravesar en la antigüedad empleando una barrica de cuero de buey. La imaginación se alimenta más fácilmente con el origen mítico.

El mito de Ío no es el único que se escenifica en el Bósforo. Jasón y los Argonautas también dejaron su huella en el canal turco. Cuenta el mito que en la desembocadura del mar negro se encontraban las Simplégades, dos islotes que se desplazaban caóticamente impidiendo la navegación por aquellas aguas. Jasón y sus argonautas consiguieron vencer a las Simplégades continuando su búsqueda del Vellocino de oro.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.38 / 10

37 votos

11819 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados