Hamman: el baño turco

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

El Hamman, el baño turco

El Hamman, rebautizado por los europeos como baño turco, es una actividad imprescindible para cualquier viajero que se haya desplazado hasta la exótica Turquía. Las propiedades curativas de estos baños de vapor y el estado de relajación que se alcanza tras una sesión de baño turco son suficiente motivación como para querer probar esta actividad tradicional turca.

Historia del Hamman

Turismo EstambulEn realidad, la costumbre de los baños de vapor es más europea que oriental. Antes de que Anatolia estuviese poblada por los actuales turcos, los romanos controlaban aquella región. Una de las costumbres romana eran los baños públicos, un lugar donde los ciudadanos atendían a su higiene al tiempo que ponían en común ideas y comentarios sobre las cuestiones relevantes de su tiempo.

Con el paso de los años los antepasados de los turcos comenzaron a asentarse en Anatolia entrando en contacto con la cultura romana, intercambiando costumbres y tradiciones. Cuando los romanos abandonaron oriente, los turcos hicieron suya la costumbre de los baños turcos mientras que con la desaparición del Imperio Romano, Europa se olvidaba de los beneficios de los baños públicos.

La costumbre del vapor de vapor caliente generó con los años una cultura propia en Turquía que lo diferencia del baño público romano. El papel de estos hamman en oriente van más allá de la higiene y a relajación, convirtiéndose en puntos de reunión social. Estos lugares han originado un tipo de edificaciones concretas y desde luego han desempeñado un importantísimo papel de cara a la opinión pública turca.

¿En qué consiste el baño turco?

El hamman ha conservado algunas tradiciones del periodo romano adaptándolo a las peculiaridades de su propia cultura. Podemos referirnos al baño truco como un ritual profano que consta de varias fases diferenciadas:

Turismo EstambulLa primera de ellas es la más lógica, la entrada al recinto en el que se inician los preparativos para el hamman. Esta primera estancia se llama Camekan y en ella se contratan los servicios que el cliente desee contratar. En el Camekan hay unos camerinos individuales donde los clientes se cambiar de ropa y se visten con el tradicional pestemal, una suerte de toalla de colores destinada a cubrir la desnudez. En esta sala se obtienen el jabón y el champú aunque se puede traer de fuera o simplemente prescindir de ellos.

La siguiente fase es la entrada en el hararet una estancia caliente de forma rectangular que presenta en el centro una enorme piedra de mármol bajo la que están los hornos que calientan la sala. La costumbre es tumbarse sobre esta piedra llamada Gobek Tasi para calentarse y comenzar a sudar. Cuando el nivel de sudoración comienza a ser molesto el usuario acude a unas pequeñas salas laterales donde puede darse un baño frío. En estas salitas laterales hay un lavabo de agua fría y caliente y unas tazas para lavarse. esta operación puede repetirse varias veces.

Otra de las costumbres del baño turco es el masaje que ofrece el Tellak: generalmente un hombre corpulento que da al usuario un fuerte masaje empleando un guante especial llamado Kese. Este masaje abre los poros de la piel y aunque a simple vista puede resultar un tanto agresivo los resultados son relajantes. En el masaje el Tellak enjabona el cuerpo del cliente y estimula mediante la presión varios grupos musculares.

Terminado el baño, es también costumbre recuperar la temperatura normal en los camerinos individuales disfrutando de un refresco o un té.

Beneficios del Hamman

El principio activo del baño turco radica en los efectos del calor que aceleran el metabolismo, estimulan el sistema nervioso y mejoran el proceso de oxigenación. Además, el vapor favorece la regeneración de la piel y los poros abiertos permiten la eliminación de impurezas al tiempo que mejoran el riego sanguíneo.

El baño turco es especialmente recomendable en personas con problemas respiratorios ya que el vapor humedece las vías respiratorias y mejora la expectoración. Es muy beneficioso para tratar la sinusitis, los resfriados y las bronquitis. En general, el proceso de eliminación de impurezas produce un efecto relajante que elimina el estrés y mejora el sueño.

¿Dónde tomar un baño turco?

Turismo EstambulExisten muchas posibilidades, sobre todo teniendo en cuenta que Estambul es el corazón cultural de Turquía y fue la sede del viejo gobierno otomano.

Entre los Hamman más célebres se encuentran los de la mezquita de Suleymainye. Se trata de un viejo baño turco que originalmente fue diseñado por el arquitecto Sinan en 1550. Este Hamman formaba parte del complejo de la mezquita de Suleymainye.

Otro de los Hamman históricos de la ciudad de Estambul es el baño turco de Cemberlitas, ubicado en el barrio homónimo. También es una edificación del maestro Sinan y fue levantado en 1558.

Por último nos queda reseñar otro de los hamman imprescindibles, el de Cagaloglu. Es uno de los baños turcos más céntricos de la ciudad de Estambul ya que se localiza a tan solo 300 metros de la Basílica de Santa Sofía. Fue construido en el siglo XVIII y ha sido escenario de numerosas películas y reportajes, entre ellos los célebres films de Indiana Jones.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

9 / 10

2 votos

9685 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados