La danza de los Derviches

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La danza de los Derviches

Estéticamente impecable por la armonía de los movimientos y el embrujo de los acordes musicales sobre los que giran los derviches, la ceremonia de la Semâ es un espectáculo que consigue erizar el vello del cuerpo. Mística, simbólica y exótica, esta celebración religiosa se ha convertido en un rasgo identificativo de la cultura turca.

Turismo EstambulLa danza de los derviches es una celebración propia de la orden Mevlevi, una congregación islámica sufí. Los sufíes son una sección religiosa del Islam que tiene como objetivo alcanzar la unión entre el hombre y Dios a través de la elevación del alma. Tiene cerca de cincuenta millones de seguidores alrededor del mundo y se organiza en torno a órdenes religiosas como la Mevlevi turca.

Una de las características más visibles de estas congregaciones es su pasión por la música, la poesía y la danza como vía para alcanzar unos estados de conciencia elevados. Cada orden o tariqa desarrolla su propio ritual de meditación que se expresa a través de los tres elementos citados. De esta fusión entre religión, música, danza y poesía nace la Semâ conocida como la danza de los derviches, ritual de la tariqa Mevlevi.

Yalal al Din Rumi, el fundador

Turismo EstambulLa danza de los derviches y la Semâ existen gracias a Yalal al Din Rumi un sabio sufí que fundó la orden Mevlevi hacia el siglo XIII. También conocido como Mevlânâ o Celaleddin Mehmet Rumi, este erudito sufí destacó por su amor hacia los hombres y su dedicaron al conocimiento de Dios. A su muerte sus discípulos crearon la orden Mevlevi de los Derviches danzantes.

Mevlânâ nació en Afganistán en 1207 y falleció en la ciudad turca de Konya en el año 1273, motivo por le cual cada año se conmemora  en esta ciudad la muerte de este sabio sufí. Dedicó su vida al conocimiento de Dios y peregrinó por muchos lugares en busca de respuestas a sus crecientes preguntas. Intercambió conocimientos con otros sabios y eruditos de la época forjándose en su interior el espíritu instruido que le dio fama.

Cuando su preparación religiosa llegó a la cúspide se volvió sedentario y dedicó el resto de su vida a instruir a los demás en las enseñanzas que él había aprendido. Culto, equilibrado y sensato, Mevlânâ aportó a la humanidad mucho más que conocimientos en materia de Dios. Rumi fue un profuso poeta que escribió obras que hoy en día son leídas y recitadas en muchos lugares de Irán, Afganistán, Tayikistán y Turquía. 

La Semâ y su simbología

La Semâ es una danza eminentemente simbólica con la que se pretende representar el viaje místico de un individuo hacia Dios. Un ascenso hacia la verdad y la perfección en constante lucha contra el deseo y el ego. En la Semâ no hay nada casual, todo el ritual está perfectamente diseñado para  representar algún aspecto importante.

Para comenzar la vestimenta, constituida por un gorro que simboliza la tumba para el deseo y una falda blanca que simboliza la mortaja del deseo. Al comienzo del ritual el derviche está cubierto por un manto negro que debe quitarse para iniciar el camino de la verdad. Los brazos del derviche se encuentran cruzados sobre el pecho, representando la unidad de Allah y suavemente, a medida que va girando de derecha a izquierda, despliega sus brazos hasta posicionarlos en aspa.  A continuación extiende la mano derecha hacia el cielo para recoger la gracia de Dios, y la mano izquierda hacia el suelo para hacer llegar esa gracia al mundo, y al resto de criaturas que lo habitan.

Las siete partes de la Sema

Turismo EstambulLa Semâ está compuesta por siete partes y se desarrolla al son de la poesía cantada de la Mathnawi, obra primordial de Yalal al Din Rumi, fundador de la orden Mevlevi:

La ceremonia comienza como la  recitación de una poesía en honor al Profeta. A continuación, unos graves tonos de percusión simbolizan la creación que abren paso a la tercera parte: unos acordes de flauta que representan el aliento de Dios que da la vida.

Aparecen los danzantes que inician en la cuarta parte un ritual de tres saludos mientras caminan en círculo. Tras los saludos, los derviches se desprenden de la túnica negra con los brazos en cruz sobre el pecho. Tras la bendición del Seyh Efendi comienzan a danzar.

La dos últimas partes se corresponden con sendas lecturas del Corán. La primera de ellas rinde homenaje a Allah, y la segunda a los profetas, los mártires y los seres humanos.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

1 votos

4858 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados