Gran Bazar

Viajes Estambul

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

El Gran Bazar

Los tiempos cambian y las sociedades abandonan paulatinamente sus costumbres para adquirir nuevos hábitos, sin embargo algunos rasgos consiguen atravesar la barrera del tiempo y perduran como recuerdo del pasado. Este es el caso del Gran bazar, un núcleo comercial que ha abastecido Estambul desde el siglo XV y continúa siendo el centro comercial por excelencia de esta ciudad turca.

Z_comerciales EstambulLas voces de los vendedores y los comentarios dispersos de los clientes configuran la banda sonora del Gran Bazar o Kapali Çarsi como se dice en Estambul. Ubicado en el distrito de Beyazit, es uno de los núcleos comerciales más antiguos del mundo. Según defienden algunas fuentes, las primeras piedras del bazar se colocaron en la etapa bizantina, formando parte de un modesto mercado llamado Ic Bedesten.

El aspecto actual del Gran Bazar se debe a Mehmet II el “Conquistador” quien tras tomar Estambul decidió levantar un mercado con el fin de impulsar el comercio de una ciudad que se encontraba colapsada. Hoy en día se conservan algunas estructuras originales.

Desde su construcción hacia 1464, el Gran Bazar se ha incendiado en varias ocasiones. Después del último incendio, a mediados del siglo XX, se procedió a su reconstrucción siguiendo los planos originales empleados en la época de Mehmet II.

En tiempos del sultanato, el Gran Bazar era el corazón financiero de la ciudad, una versión oriental de Wall Street donde se hacía fluir el dinero. Con el paso del tiempo las viejas tradiciones orientales se han ido perdiendo y hoy presenta un aspecto más occidental, a pesar de ello, sus muros siguen conservando la esencia del pasado.

Una pequeña ciudad para el comercio

Z_comerciales EstambulCientos de miles de personas transitan diariamente por el laberíntico entramado del Gran Bazar. Su aspecto, hileras de pasillos flanqueados por tiendas de todo tipo, convierte al Kapali Çarsi en una diminuta ciudad para el comercio. En su interior se pueden encontrar todo tipo de souvenirs: kilim, alfombras, joyas, instrumentos, antigüedades, pipas de agua (narguile), juegos de mesa, puñales, ropa, librerías, juegos de té, dulces…

Las cifras dan fe de las dimensiones colosales del gran mercado de Estambul: más de 3500 tiendas, más de 2500 talleres, centenares de telares, decenas de pequeñas mezquitas, fuentes, restaurantes, bancos, una escuela primaria, una gran mezquita y un centro de información, se dispersan a los largo de calles estrechas con nombre propio. De hecho, cada calle lleva el nombre de los objetos que se venden en ella, muy útil para los clientes turcos aunque no tanto para los turistas.

Para hacer las compras en el Gran Bazar se puede utilizar cualquiera de las 18 puertas que dan acceso al recinto cubierto, siendo las de Beyazıt y Nuruosmaniye las principales. Precisamente en esta última, un epígrafe nos recuerda la verdadera esencia del Kapali Çarsi: Dios quiere al que hace negocios.

Algunos consejos para comprar

Z_comerciales EstambulLa comunicación no supone ninguna barrera para los comerciantes del Gran Bazar. La gran mayoría de ellos hablan varios idiomas. No debe sorprendernos que se dirijan a nosotros en castellano. No sólo es común sino que es una fórmula empleada para captar clientes.

El regateo: los ciudadanos de Estambul se quejan de los precios elevados de los productos del Bazar. Esto se debe a que los comerciantes inflan los precios para obtener más beneficio a costa de los turistas. Por este motivo no debemos renunciar a la sana costumbre de regatear. Antes de empezar con el tira y afloja debemos ser conscientes de algo fundamental: la mayor parte de los productos tienen el doble del precio real. Sabiendo esto es fácil sacar partido.

Los intermediarios: es una forma que emplean los comerciantes turcos para atraer clientes a sus tiendas. Se trata de personas que ofrecen su ayuda a los clientes del Bazar fuera de las tiendas. El gran inconveniente de este servicio es que cobran una comisión, por lo tanto el precio del producto se encarece. Es mejor pasar a las tiendas para comprar.

Las joyerías: Estambul tiene fama de vender las piezas de oro y plata a un precio muy económico, pero lo cierto es que el precio del oro no varía demasiado de un país a otro, por lo tanto los supuestos precios bajos no son tan reales.

Las alfombras: los turcos son verdaderos maestros artesanos. Sus alfombras de seda tienen fama mundial y una larga tradición ancestral, pero es importante saber distinguir entre una alfombra verdadera y una falsa. Para saber si una alfombra es de seda basta con pasar sobre ella el canto de una moneda: si es buena no suelta pelusa.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

9.5 / 10

2 votos

9654 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados