Odesa

viajes Odesa

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Odesa

En los viajes Odesa se disfruta de un clima estupendo que permite disfrutar aun más de sus largas playas y su entorno natural al borde del mar Negro. Aunque estas son las principales razones que tienen los turistas para conocer esta ciudad, también destaca por sus hermosas calles rodeadas de árboles y llenas de edificios atractivos. Si a todo ello se le añade los restaurantes y cafeterías y la exquisita gastronomía, se tiene un lugar increíble para pasar unas vacaciones.

Visitar Odesa

Viajes OdesaSu estilo arquitectónico es único dentro de las poblaciones ucranianas, ya que está muy influido por el francés y el italiano, lo que le confiere un aire mediterráneo que se pueden apreciar en los viajes Odesa , y que la hacen ser conocida como la Perla del Mar Negro.

Esta ciudad dispone de un puerto situado en el mar Negro, de forma que tanto por su situación y como por su población es la quinta mayor ciudad de Ucrania además de la más comercial e importante del país.

Sus encantos no han pasado desapercibidos para muchos artistas de manera que el filosofo y periodista ruso Vissarión Belinsky la llamaría la tercera de las ciudades rusas destacando así su importancia, mientras que el poeta Alexandr Pushkin dijo de ella que era la más europea de las ciudades rusas.

Se encuentra situada sobre una planicie en la orillas de la bahía de Odessa entre las desembocaduras de los ríos Dniéster y Bug, limitando con enorme lagos salados que son conocidos por la población como limanes. Los más famosos de estos limanes son el Khadsibey y Kuyálnik ya que en ellos se dispone de barros curativos muy cotizados por las personas que viajan hasta este punto de la ciudad.

Los primeros asentamientos en la zona corresponden a la edad de piedra en el año 30.000 a. C. Sin embargo, la primera civilización de importancia que se registró en Odessa se dió algo después, en el I milenio a.C., en el litoral norte del mar Negro y correspondió al pueblo de los cimerios, a los que poco después reemplazarían los escitas. Cuando Grecia comenzó a despuntar ya había en esta bahía varias poblaciones que encontraron en el territorio las condiciones óptimas para desarrollar sus vidas. La mayor de estas poblaciones fue la de la colonia milesia de Borístenes que se fundó en el año 647 a. C. y a la que viajó el gran historiador de al antigüedad Heródoto en el 460 a. C.

La presencia de este importante personaje griego se debió en gran parte al hecho de que el área del actual casco viejo de la ciudad estaba ocupado por el puerto de Istrianos, que era una población griega que se dedicaba sobre todo al comercio de cereales, miel, vino y esclavos, y que dejaron sus huellas en casi todas las áreas de la ciudad, algo que todavía hoy se puede ver en los viajes Odessa.

Entre los siglos que van del II al IV d.C. esta parte de Ucrania pertenció al Imperio Romano como una de las provincias de Dacia primero y luego de Mesia Inferior. No obstante no tardó en llegar la decadencia de estas villas favorecida por las tribus godas procedentes del norte que devastaron tanto los pueblos griegos de la costa septentrional del mar Negro, como los romanos.

Con los godos se dió la cristianización y la aparición del alfabeto godo que está considerado el primer alfabeto europeo elaborado a partir del latín. Pero en el año 375 los godos fueron expulsados por los hunos de manera que borraron de las ciudades los restos de la cultura helénica y dejaron pasar a otros pueblos nómadas como los ávaros, búlgaros, húngaros, jázaros, pechenegos, polovcianos, que se asentaron en esas tierras y las dominaron del siglo IV al XIII. A ellas se añadieron más tarde otras tribus sedentarias como las eslavas.

Ya en el siglo XIII la tierra de la actual Odessa cayó bajo el dominio del imperio de Batu Kan, más conocida como la Horda de Oro siendo este el momento en que se inician los contactos y acuerdos mercantiles con los genoveses sobre todo por el comercio de esclavos.

En los siglos sucesivos cambió varias veces de manos pasando del Gran Ducado de Lituania al Imperio Turco y más adelante al Ruso hasta constituirse como una de las principales poblaciones de Ucrania.

Aquí el clima es continental moderado y bastante seco, con alrededor de 290 días soleados lo que hace que el viajar a Odesa sea una buena opción para quien quiere viajar al extranjero pero disfrutar de un clima moderado. En general los inviernos son bastante suaves y cortos, con valores medios que oscilan entre los -2ºC en el mes de enero y los 22ºC en agosto.

Lugares de interés en Odesa

Escalera Potemkim: es una escalinata pública que hoy se ha convertido en uno de los símbolos más importantes y destacados de la ciudad. También se la conoce como la Escalera de Richelieu, Escalera Gigante o Escalera Primorsky y fue construida en el año 1837 por el arquitecto italiano Francesco Boffo aunque estuvo promovida por el conde Mijaíl Vorontsov, el Gobernador General de toda la Rusia Meridional, como regalo de cumpleaños para su esposa Elizabez Vorontsova.

Sin embargo, esta escalera alcanzó su fama internacional en el año 1925 gracias a la película de Sergei Eisenstein, El acorazado Potemkin en la que se representaron los acontecimientos de 1905 cuando una revolución de trabajadores en Odessa pasó a ser una masacre. Aunque en la realidad esto no ocurrió sobre estas escaleras, la película obtuvo tanto reconocimiento que se sigue atribuyendo el hecho o por lo menos la imagen se mantiene en la memoria de los habitantes y los turistas que la visitan en sus viajes Odesa.

Catacumbas de Odesa: están formadas por cerca de 2500 kilómetros de galerías que forman un verdadero laberinto de pasadizos que están ubicados bajo la ciudad. La piedra que se extraía de las cuevas fueron usadas en muchos casos para construir la ciudad. Se podría decir que toda Odesa está llena de agujeros bajo su suelo por lo que hasta hace poco no fue posible construir aquí rascacielos, como consecuencia del esponjado del subsuelo.

Son bastante antiguas, aunque fueron mucho más utilizadas en los tiempos del Imperio Ruso, cuando se usaron por contrabandistas y masones para sus reuniones. Hoy se puede acceder a ellas a través de las entradas que hay en los edificios antiguos pero también por los barrancos próximos a la ciudad.

Museos: esta ciudad cuneta con algunos museos interesantes como el de la flota armada del Mar Negro, el Museo de arte oriental de la Europa Occidental, el Museo griego o el de figuras de cera. Sin embargo el más interesante es el Museo Arqueológico con el grupo de Laoconte en su entrada, aunque es una imitación y no el original, además del Museo de Literatura, ambos en la Calle Landcheronovskaya muy cerca de la sede del gobierno estatal.

Moverse en Odesa

El aeropuerto de Odessa es el más importante y el principal de Ucrania que cuenta con vuelos tanto domésticos como internacionales con varios puntos de Europa, especialmente del este.

Para moverse por la ciudad lo mejor es hacerlo a pie ya que no es demasiado grande y es más fácil apreciar su belleza en un paseo tranquilo, sin embargo en el viaje Odesa hay transportes públicos suficientes como para poder recorrerla de una punta a otra con medios como el autobús, el tranvía o el trolebús.

Fiestas de Odesa

La fiesta más importante de Odessa es la del día 1 de abril cuando se celebra la fiesta de los tontos, un tipo de celebración también muy común en otros países como Francia o Inglaterra además de Ucrania. La costumbre en ese día es salir a la calle con la cara pintada y con la forma de vestir más rara posible. Después se hace un desfile parecido al de carnaval, pero lo más interesante son los concursos en los que se propone a los participantes hacer cosas extrañas.

Esta fiesta es sin duda una de las mejores excusas para visitar Odesa y de hecho vale la pena hacer el viaje solo participar en este botellón gigante donde se conoce la mejor parte de la diversión de esta ciudad.

Comer en Odesa

En Odesa hay muchos restaurantes de muchos tipos aunque para los turistas lo más interesante es conocer la típica gastronomía ucraniana para lo que se recomiendo ir a comer a los más tradicionales y pedir allí platos como la Borscht que es una sopa de verduras, hecha con raíces de remolacha, de la que toma ese característico color rojo intenso proviene. Hay dos variantes principales de este plato, una fría y otra caliente y aunque ambas se sirven con remolacha se preparan de forma diferente.

También se recomienda probar el babka que es un pastel dulce elaborado con levadura y que está relleno de frutas o requesón y cubierto de chocolate.

Recomendar

Viajes.net Odesa

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

85 votos

3411 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados