Catedral de la almudena

Viajes Madrid

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Catedral de la Almudena

La Catedral de la Almudena, también conocida como Santa María La Leal de la Almudena, está situada en el centro de Madrid, dando su fachada al Palacio de Oriente o Palacio Real, ya que se construyó con la idea de forma parte del conjunto de este palacio. Hoy es una de las piezas clave de la arquitectura en Madrid y lugar de turismo en los viajes a la ciudad.

Qué ver en la Catedral de la Almudena

Arquitectura MadridEn los viajes a Madrid, la Catedral de la Almudena es, cada vez más, uno de los puntos de interés turístico, pese a ser una construcción arquitectónica relativamente reciente. Además, al estar situada en el centro de la ciudad, se convierte en un lugar estratégico desde donde parte la visita a la capital.

En sus exteriores destacan, la cúpula, la fachada principal y la fachada a la calle Bailén:

  • Cúpula: es uno de los atractivos de la Catedral sobre todo por su ambivalencia artística. Si bien vista desde el exterior es una cúpula claramente barroca, en el interior su estructura es gótica. Está además adornada con las obras del escultor Luis Sanguino, que representan las figuras de los doce apóstoles.
  • Fachada principal: está orientada hacia la Plaza de la Armería y hacia la fachada sur del Palacio Real. En ella se encuentran cuatro santos españoles: Santa Teresa de Jesús, San Isidro Labrador, San Fernando y Santa María de la Cabeza, realizadas por el escultor Ramón Chaparro. En el centro de estas esculturas la central de Virgen de la Almudena. Aquí también se encuentra dos escudos del escultor José Luís Parés, en las que están representadas las armas de la Casa Real Española y el escudo pontificio.
  • Torres: situadas también en la fachada de la Catedral de la Almudena, se las conoce como "de los gallegos" o "Mariana". El primero de esto nombres se debe a que fueron donadas por gallegos, el segundo a que están consagradas al culto mariano dedicado a cuatro vírgenes: Santa María la Real de la Almudena, Santa María de Atocha, Santa María de La Paz y Santa María de la Flor de Lis.
  • Fachada de Bailén: realizada también en bronce por Sanguino, representan el momento en que Alfonso VI de Castilla encuentra a la Virgen de la Almudena y al día de la inauguración de la Catedral por parte de Juan Pablo II en 1993. La puerta lateral derecha está dedicada a la procesión de la Virgen de la Almudena que se celebra el 9 de noviembre. También hay obras de Luis Parés, entre las que se encuentran las esculturas dedicadas a los padres de la Virgen, Santa Ana y San Joaquín. Frente a esta fachada se encuentra la plaza dedicada a Juan Pablo II, otra obra importante de la arquitectura Madrid, donde se encuentra una escultura dedicada a este Papa.

En el interior también conviene destacar algunas partes de la Catedral que son dignas de admirar, aunque es necesario recordar a los turistas que sólo se puede acceder a ella para visitarla cuando no se están celebrando actos litúrgicos.

  • Girola: es la parte de la cabeza de la Catedral de la Almudena, de planta de cruz latina. En ella se encuentra la Capilla dedicada al Santísimo, así como un retablo de Berruguete. También destaca la capilla central en la que se encuentran las esculturas de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, siendo ambas tallas barrocas policromadas, datadas en el siglo XVII y XVIII. Como curiosidad, ambas esculturas flanquean un sepulcro donde habrían estado los restos de San Isidro y que ahora se encuentran en la Colegiata del santo.
  • Nave central: en ella, además de esculturas de santos contemporáneos como San Josemaría Escrivá de Balaguer, hay obras de mucho interés como un Vía Crucis de estilo flamenco neogótico. La cúpula que cubre esta nave central es especialmente bella al disponer de un motivo en sus cuatro vértices que alude a los cuatro elementos y que sustentan la bóveda celeste.
  • Vidrieras: éstas, junto con las pinturas del ábside, crean un clima de profunda religiosidad en la Catedral con sus alusiones a los siete misterios de la Fe en los murales y las vidrieras dedicadas a la Palabra o el Verbo de Dios.
Historia de la Catedral de la Almudena

Aunque ya en el siglo XVI se quiso construir una catedral en Madrid, hubo de pasar mucho tiempo hasta que definitivamente se iniciaran las obras. Fue el 4 de abril de 1883, cuando Alfonso XII puso la primera piedra de la Catedral de la Almudena. Su consagración a la Virgen de Almudena parece deberse a que su mujer, María de las Mercedes, era devota de esta virgen. Su construcción se inició por la cripta, que se realizó en estilo neorrománico, bajo la dirección del marqués de Cubas. Cuando la construcción pasó mas tarde a cargo de Carlos Sidro y Fernando Chueca, el aspecto de la catedral fue variando y, aunque se mantuvo el aspecto gótico del interior, el exterior tendió al neoclásico. Tras un largo parón que fue desde 1965 hasta 1984, por falta de fondos, el templo fue definitivamente consagrado en 1993 por el papa Juan Pablo II el 15 de junio de 1993. Sin lugar a dudas, uno de los puntos de interés turístico más importante en los viajes Madrid.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.52 / 10

42 votos

6618 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados