Museo del Prado

Viajes Madrid

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Museo del Prado

El Museo del Prado es el que más obras alberga de artistas como, Goya, de las que conserva unas 120, más la gran mayoría de sus cartones para tapices, de Tiziano, alrededor de 30, del Greco, unas 35 o de Rubens, unas 80. Aquí también se dan cita 45 obras de Velázquez, algunas inspiradas por su viajes a Italia, 200 entre pinturas y dibujos de Eduardo Rosales y algunas obras maestras de un pintor de corta, pero fructuosa, trayectoria como es Patinir.

Colecciones

Museos MadridEl Museo del Prado, dentro de los museos de Madrid, es el que dispone de las colecciones más importantes en lo que respecta el panorama museístico. Junto con los museos Thyssen-Bornemisza y el Reina Sofía, forma el denominado Triángulo del Arte. Es además uno de lugares más visitados por los turistas que incluso, en ocasiones, viajan expresamente a Madrid para ver la gran colección que alberga El Prado.

Guarda en su interior una amplia variedad de las obras más destacadas de pintores tan representativos como El Greco, Velázquez y Goya, autores clave del arte español. Pero además, hace un recorrido amplio por la historia del arte europeo, en el que se incluyen varios estilos y lugares de creación de las obras.

  • Pintura española: constituye la colección más importante del mundo. Cronológicamente abarca desde el siglo XII, con el románico, hasta la pintura del siglo XIX. En ella se encuentran artistas como Juan de Flandes, Berruguete, El Greco, Murillo, Zurbarán, Velázquez, Goya y Sorolla, entre otros.
  • Pintura italiana: recoge obras datadas en el primer Renacimiento de artistas como Fra Angélico y Botticelli, hasta el siglo XVIII.
  • Pintura flamenca y holandesa: dentro de los Museos en Madrid, destaca del Museo Prado la colección de El Bosco, una de las más importantes de este autor en todo el mundo. También están otros como Heyden, Van Dyck, Jordanes o Rubens.
  • Pintura francesa: de los siglos XVII y XVIII, como Poussin y Caludio de Lorena entre otros muchos.
  • Pintura alemana: colección de número de reducido, pero de gran calidad como muestra la exposición de dos de los más importantes, Durero y Hans Baldung Grien.
  • Pintura inglesa: destacan las obras de Joshua Reynolds, Thomas Gainsborough y Thomas Lawrence.
  • Escultura: especialmente escultura griega y romana.
  • Artes decorativas: donde destaca una valiosa colección de gemas talladas y orfebrería que se conoce como el Tesoro del Delfín.
  • Dibujos y estampas: destacando la colección basada en los dibujos de Goya. Es la más completa del mundo. A esto se une una colección de dibujos del siglo XIX, compuesta por cerca de 3.000 obras originales.

En cualquiera de los viajes que se realicen a la ciudad de Madrid, una visita por el Museo del Prado, es sin duda recomendable.

Historia del museo

El actual Museo del Prado, fue en su momento el Gabinete de Historia Natural, tal y como lo concibió el valido del rey Carlos III, José Moñino y Redondo, conde de Floridablanca. El conjunto arquitectónico que se proyectó por uno de los arquitectos más importantes del reinado de Carlos III, Juan de Villanueva.

La pinacoteca que hoy existe en el Museo del Prado fue aprobada por Carlos III en 1786, y constituye la obra cumbre de Villanueva, dentro del neoclasicismo español. No obstante, conviene tener en cuenta que la duración dilatada de las obras, consiguieron que el resultado se viera algo apartado del proyecto arquitectónico inicial.

La invasión de las tropas francesas y la consecuente Guerra de Independencia, fue otro de los momentos históricos que le tocó vivir al edificio del Museo del Prado. Durante los años de ocupación se convirtió en centro de actividades militares, y el resultado de ello fue que quedó en un estado de ruina total. La recuperación del edificio vino poco después, en 1818, con Fernando VII y su esposa Isabel de Braganza.

En sus inicios, este museo de Madrid disponía de 311 cuadros repartidos en tres salas, aunque lo cierto es que albergaba muchos más, y que luego fueron aumentando, para lo que fue necesario añadir nuevas salas. Una de las incorporaciones más notables, fue la de la colección del Museo de la Trinidad como consecuencia de la requisa generalizada en la que se convirtió la Desamortización de Mendizábal de 1836. Este museo se unió al del Prado poco después, en 1872, y fruto de esta fusión, pasó a ser nacional. A lo largo del siglo pasado, el XX, nuevas incorporaciones como el de la sección del siglo XIX del Museo Nacional de Arte Moderno, amplió y dio más relevancia al Museo del Prado. En esta misma línea aportaron sus colecciones otras instituciones como la del Museo de Ultramar o el Museo Iconográfico.

Las sucesivas ampliaciones que se fueron haciendo del Museo del Prado, no fueron suficientes cuando en la década de los 60, el gran número de turistas que llegaron para verlo dejó constancia de la escasez de espacio. Así mismo, el mal estado del tejado, provocó una serie de goteras que pusieron al descubierto la necesidad de renovarlo hacia los años 90. La remodelación actual la llevó a cabo el arquitecto Rafael Moneo.

Recomendar

Viajes.net Madrid

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7.27 / 10

51 votos

12630 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados