Marruecos

viajes Marruecos

ofrecido por
Buscando…

Buscador GRATUITO de vuelos baratos, ofertas viajes y hoteles

Marruecos

Marruecos es una de las ciudades más míticas de todas las que se encuentran en el mar Mediterráneo. La magia de este país se puede ver en sus ciudades, calles y monumentos de cultura musulmana y entre las que destacan sobre todo Marrakech, Casablanca y Tánger, aunque tampoco hay que olvidar la capital, Rabat, lugar al que suelen ir la mayor parte de los turistas en sus viajes a Marruecos.

Visitar Marruecos

Viajes MarruecosViajar a Marruecos es casi una visita obligada para los que quieren visitar África, ya que se encuentra muy cerca de Europa siendo un lugar en el que se combinan las más claras tradiciones y cultura musulmana con algunos de los vestigios más claros de la dominación de los europeos.

No obstante, los turistas prefieren sumergirse en los azares de las ciudades de Marruecos durante sus viajes, para comprar o simplemente admirar la artesanía que tan famosos hace sus bazares como el cuero, considerado uno de los mejores y más suaves de todo el mundo, joyas y alfombras.

Algunos artículos de los que se venden en sus zocos, son testigos de las ancestrales formas de artesanía que se han vivido en el país ya que durante los viajes Marruecos, se puede ver y sentir la historia de un lugar que ha estado habitado desde tiempos remotos, incluso mucho antes que otros países europeos.

Los bereberes, cuya traducción al castellano significa los hombres de la tierra, han vivido allí desde hace miles de años. Esta tribu llegó a controlar y dominar todo el territorio que se encuentra entre Egipto y Marruecos y en la actualidad, aunque han perdido ese mítico esplendor sigue siendo una de las culturas más puras con especto a su tradición en parte debido a que durante siglos ha guardado celosamente su identidad y sus costumbres.

Tanto es así que a lo largo de la historia ni los fenicios ni los romanos durante su expansión por las tierras del norte África, pudieron extinguir ni modificar el modo de vida de los bereberes que se han mantenido hasta nuestros días como una tribu única en el mundo.

Ni siquiera con la llegada del cristianismo durante el siglo III, los bereberes cambiaron sus costumbres y antes que seguir al poder centralizado, se añadieron a un líder sectario de corte cristiano, contrario a los ritos más extendidos.

Pero sin duda, la religión que más ha calado en este país y la que predomina en todas las manifestaciones culturales a las que se asiste en los viajes Marruecos, es la islámica ya que desde que esta creencia llegara hasta sus costas en el siglo VII, hasta hoy, no ha dejado de ser la que dirija las vidas de sus habitantes.

Tampoco el periodo colonial que tanto se dejó sentir en este territorio pudo modificar las firmes creencias islámicas aunque sí es cierto que dejó su impronta en algunos barrios de sus ciudades a través de la arquitectura colonial que se admira al viajar Marruecos.

En cuanto a su entorno natural, los paisajes marroquíes cuentan con una variedad poco conocida por la mayoría de los turistas que incluye tanto zonas desérticas como playas, montañas nevadas y algunos pequeños valles.

Lo más conocido sin duda, y una de las más importantes atracciones del país son las visitas por el Sáhara Occidental en la parte sur, mientras que en el Norte, no hay que dejar de visitar las montañas del Atlas, las cuales suelen estar cubiertas de nieve.

En cuanto al clima, en la costa es muy agradable durante casi todo el año, aunque por lo general en los meses de invierno, en la zona montañosa del norte, pueden refrescar algo más las temperaturas por lo que si se decide viajar Marruecos en esta fecha lo más recomendable es llevar ropa de abrigo.

Por su parte, en las llanuras los meses que van desde octubre hasta abril son mucho más adecuados para el turismo puesto que las temperaturas durante el día son cálidos con cerca de 30ºC, aunque por la noche suelen bajar algo y ser más frías por lo que siempre conviene llevar alguna chaqueta o ropa abrigada.

Lugares de interés en Marruecos

Rabat: la actual capital de Marruecos es una de las más visitadas por los turistas y un lugar en el que se mezclan la tradición histórica con la modernidad, aunque sin duda lo más característico es el legado histórico que ha quedado en esta interesante ciudad. Fue fundada en el siglo XII por lo que es una de las más antiguas de Marruecos, por Abd al- Mumin, quien también mandó construir la fortaleza o Kasbah, para luchas contra los españoles que sucesivamente fue intentando conquistarla.

Fue en este periodo cuando se edificaron lo que hoy son sus monumentos más emblemáticos como la Torre de Hassan, el Mausoleo de Mohammed V y la Kasbah des Oudaias, donde hay un antiguo palacio que ha sido convertido en museo de arte tradicional. También es muy recomendable conocer los Jardines Triangle de Vue, un lugar en el que admirar la riqueza botánica de esta zona.

Casablanca: la mítica ciudad, conocida sobre todo por la película del mismo nombre, y que la ha inmortalizado gracias a los personajes de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Sin embargo los turistas pueden verse decepcionados si quieren encontrar los mismos lugares y el mismo ambiente tranquilo y relajado de esta película ya que la ciudad se ha convertido en un hervidero de gente y en un centro industrial de mucha importancia.

Algunos de los sitios más recomendados para visitar son el barrio antiguo o Medina, la mezquita de Hassan II y la plaza de Mohammed V, donde están los más impresionantes y bellos edificios de la arquitectura musulmana y morisca.

Marrakech: está considerada el primer centro culturla del país lo que hace imprescindible el viajar hasta aquí, sobre todo para conocer sus mercados y festivales tan interesantes. En mayo del 2001 fue declarado por la UNESCO patrimonio de la Humanidad especialmente su plaza de Djemaa el Fna, que es un gran espacio abierto donde convivir con malabaristas, encantadores de serpientes, acróbatas y magos.Tampoco hay que perderse la mezquita Koubba Ba´adiyn, de un espléndido estilo almorávide, o la mezquita de Koutoubia, junto con el palacio Dar Si Said.

Fez: de todas las ciudades imperiales que fueron levantadas aquí, esta es sin duda la que más ha calado y la que más legados a dejado en el momento actual. Sus calles como laberintos, hacen que aun sea un lugar más interesante y mágico que no conviene perderse al realizar cualquier viaje a Marruecos. Uno de los más bellos y característicos lugares de esta ciudad es la Medina de Fez el-Bali, de fuerte tendencia medieval y que conserva muestras de su importancia en su increíble muralla y sus puertas.

La parte antigua está compuesta por más de nueve mil calles y callejuelas que no dejaran indiferente a ningún visitante, por lo que es uno de los lugares más recomendados de Fez.

Moverse en Marruecos

El país está muy bien conectado con las principales ciudades de Europa, Oriente Medio y África a través de los aeropuertos internacionales de Tánger y Casablanca principalmente. No obstante, sí se viaja desde España hay otros medios que se pueden utilizar incluso el transporte propio llevado desde las costas españolas hasta las marroquíes a través del transbordador.

También es posible para desplazarse en su interior con vuelos domésticos que resultan bastante baratos aunque sin duda son mucho más rentables los viajes en ferrocarril, un medio de transporte que sobre todo en el caso de Marruecos, se recomienda por encima de los autobuses.

Fiestas de Marruecos

En todo el país lo más extendido son las costumbres populares y fiestas de índole religiosa, concretamente islámica, aunque dentro de esta creencia existen muchas facciones de manera que casi todas se dan en mayor o menos medida en este territorio.

Algunas de las celebraciones más interesantes es la de del Mousseum of Sidi Mohammed M'a al-Anim, cuando se pueden ver a los tuaregs o Hombres de azul, con su tradicional reunión de tribus. También destaca el Festival Nacional de Folclore de Marrakech, que dura diez días y que es uno de los eventos turísticos más interesantes de todo los que tienen lugar aquí.

Comida en Marruecos

Por lo general, la comida marroquí es bastante consistente, y en ella el plato más importante y esencial es el cuscús, que es básicamente un tipo de sémola muy fina, que acompaña a otros platos como el cordero con verduras.

Lo más característico de esta cocina es que se trata de una gastronomía bastante sencilla, que tiene mucho que ver con la del magreb pero que también ha sido muy influencia por otras cercanas. Sobre todo la define su gusto por el uso de la combinación entre lo dulce y lo salado.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

56 votos

9805 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados