Rabat

viajes Rabat

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Rabat

Rabat, la capital de Marruecos, es una de las más visitadas por los turistas que tienen por objetivo viajar hasta las grandes ciudades de los países que se acercan a conocer. En este sentido los viajes a Rabat no les puede defraudar ya que aquí pueden encontrar todas las comodidades de una gran ciudad, a pesar de que en la actualidad todavía quedan algunos vestigios de tiempos pasados que son muy atractivos para el turismo.

Visitar Rabat

Viajes RabatLa capital de Marruecos es una de las ciudades más visitadas de este país, por lo que un viaje Rabat es una de las mejores opciones para conocer la forma de vida de una gran urbe marroquí como esta.

En sus orígenes, el núcleo princpal de la actual ciudad lo constituía un campamento fortificado que se conocía como Rabat y del que tomó desde entonces su nombre. Fue edificado por el sultán de la tribu almohade Abd al- Mumin, durante la primera mitad del siglo XII, para lo que se aprovechó un muro natural compuesto de roca que se encontraba en la desembocadura del río.

Desde este lugar fueron sucediendo las diferentes incursiones de los almohades en la parte sur de la Península Ibérica, de manea que cuando finalmente se establecieron en la actual Andalucía el lugar pasó a ser llamado Ribat al-Fath o Campamento de la Victoria.

Su el nieto del fundador de Rabat quien más tarde iniciaría un proyecto de gran envergadura según el cual se iniciaba la construcción de uan ciudad en torno a la muralla, donde se planteaba construir la mezquita más grande del Magreb, la de Hasan.

Sin embargo la ciudad fue incendiada casi un siglo después por Alfonso X de Castilla cuando la conquistó en el año 1260, de manera que los ambiciosos proyectos de Yaqub al-Mansur, quedaron relegados y desde el siglo XIII hasta el XVII la importancia de esta ciudad fue decreciendo.

A partir de ese momento la ciudad se vio revitalizado por los numerosos moriscos que realizaron viajes Rabat para asentarse allí tras su expulsión de la Península Ibérica, de manera que pronto se conviritó en una gran urbe de Marruecos.

Como dato curioso hay que destacar que se asentaron aquí muchas personas del pueblo de Extremadura de Hornachos, de manera que en la parte más antigua de la ciudad se ha podido escuchar desde hace muchos años el idioma de estos españoles que decidieron viajar a Rabat.

Esta no es una ciudad tranquila pero eso no evita que en los viajes Rabat se pueda disfrutar de todas las ventajas de una gran metrópolis sin que se pierda el ambiente tradicional que tanto gusta a los turistas que se acercan hasta aquí para conocer lo más clásico de la vida marroquí.

Es desde el año 1912 la capital de Reino de Marruecos, pero lo más sorprendente es que a comparación con otras capitales del mundo esta es bastante tranquila lo que le hace tener un encanto especial que lo convierte en un lugar ideal para viajar en el caso de aquellos turistas que quieren evitar las grandes aglomeraciones de capitales como Madrid, París o Nueva York.

Pero esto no evita que sea una de las más culturales e interesantes no sólo de Marruecos sino también de todo el continente africano, de manera que no hay que dejar de visitar si se va hasta aquí.

En los viajes Rabat, los palacios, los jardines y los hermosos paisajes que la rodena hacen que pasear por sus calles sea tanto una experiencia inolvidable como una invitación al relax, algo poco común en las grandes ciudades de otros países, especialmente europeos y estadounidenses.

Lugares de interés en Rabat

Mausoleo de Mohammed V: es el más emblemático de los monumentos de esta capital marroquí, por lo que en los viajes Rabat no hay que dejar pasar la oportunidad de conocer este mítico lugar.

Aquí se encuentra también la tumba de Mohammed V considerado padre de la independencia de Marruecos, motivo por el que es muy querido por su pueblo. Especialmente conocida es la historia según la cual, cuando durante la segunda guerra mundial, momento en que este país era una colonia francesa, al querer deportar a los judíos residentes a campos de concentración, este rey advirtió que los judíos eran iguales de marroquís de manera que los enviaban a estos campos de muerte, habían de hacer lo mismo con él. Finalmente los judios se libraron, como él de ese desagradable destino.

La tumba está hecha con marfil blanco mientras que las tejas verdes recubren su techo en clara referencia al color real que es el mismo que figura en la bandera. Junta a ella se encuentra la mezquita de Hasan que igual que en la de Casablanca, está cerrada al público no musulmán.

Torre Hasan: es el minarete de la mezquita que lleva su mismo nombre y ha quedado como muestra de la pretensión del sultán de los almohades Yaqub Al-Mansur, que en el siglo XII quiso construir la mezquita más grande del mundo inspirándose en la de Samarra que se encontraba en Iraq.

Para ello la torre habría de medir algo más de sesenta metros pero finalmente sólo se pudieron alcanzar los cuarenta y cuatro por lo que no se alcanzaron los deseos del monarca, lo que no hace que deje de ser uno de los lugares más famosos entre los turistas durante sus viajes Rabat.

En la actualidad ofrece la imagen de un bosque de columnas más bien gruesas entre las que sobresalen esta gran, a pesar de todo, torre, que acabó convirtiéndose en la hermana gemela de la Giralda de Sevilla puesto que esta construcción andaluza fue construida por los mismos almohades. Es un motivo más por lo que viajar Rabat es una buena opción para los enamorados del arte musulmán.

La Kasbah Oudaya: al principio no era más que una pequeña fortaleza que fue construida por los almoravides como punto desde el que luchar contra las tribus Bouraghouata. Sin embargo cuando los almohades lo convirtieron en su ribat, esta fortaleza fue tomando importancia y extendiéndose hasta pasar a ser una de las partes más importantes de Rabat.

Moverse en Rabat

Los aeropuertos más importantes de Marruecos son los de Tánger y Casablanca por lo que a Rabat se aconseja llegar tomando uno de los trenes regulares que conectan estas ciudades ya que de esta forma sale mucho más barato y rentable viajar hasta aquí. El aeropuerto de Rabat es muy pequeño y tiene poco tráfico, lo que hace que los vuelos sean muchos más caros.

También es posible llegar con el vehículo propio, para lo que se habría de tomar un trasbordador desde las costas españolas que operan entre Algeciras y Tánger o Ceuta, para acudir a Rabat a través de las carreteras convencionales.

Fiestas de Rabat

El evento más importante de la capital de Marruecos es el festival de las músicas del mundo que tiene lugar en los días de finales de julio. También es muy importante el Mawazine, un festival al que acuden artistas muy importantes de todo el mundo y que es una cita imprescindible para los amantes de las artes.

Aunque Casablanca es mucho más espectacular en el apartado de fiestas y festivales, estas dos citas anuales no dejan de ser muy importantes y una ocasión excepcional para realizar un viaje hasta aquí.

Comida en Rabat

La comida marroquí está considerada una de las más sabrosas del mundo, especialmente por comidas como el cous cous y el tajín que son los más populares y recomendados para degustar por los viajeros.

En tus viajes a Rabat hay muchos tipos de restaurantes de todas las nacionalidades aunque lo más común entre los turistas es conocer las recetas básicas de la gastronomía de Marruecos, en las que lo más habitual es realizar espléndidos contrastes entre lo dulce y lo salado.

Recomendar

Viajes.net Rabat

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7.01 / 10

76 votos

3293 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados