Opera House

Viajes Sidney

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Opera House

La Opera House, o Casa de la Opera, es el símbolo que representa a la ciudad en el mundo entero, por lo que todos los viajes a Australia incluyen una foto junto a este edificio, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2007 y recibe cerca de cuatro millones de turistas al año. En la Opera House, además del bel canto, se realizan todo tipo de actuaciones musicales, ballet y obras de teatro.

Arquitectura SidneySu ubicación es privilegiada presidiendo la bahía e integrándose perfectamente en el espacio, pues su estructura recuerda las velas de un barco. El atardecer soleado de la ciudad hace que la Opera House alcance toda su belleza.

EL EDIFICIO

Fue la Reina Isabel II, como reina de Australia, quien tuvo el honor de inaugurar oficialmente la Opera House de Sidney en 1973. La primera fecha prevista era 1963, pero numerosos problemas técnicos y retrasos obligaron a posponer diez años este acontecimiento.

El peculiar diseño que ha hecho célebre el edificio es obra del arquitecto danés Jørn Utzon. Es un edificio expresionista y muy innovador que está formado por unas grandes conchas prefabricadas que se van superponiendo y un sistema interior de bóvedas ligeras. Las conchas están cubiertas por mil millones de azulejos blancos y cremas que reflejan la luz y resaltan el edificio. Se asienta sobre quinientos ochenta pilares que están hundidos a una profundidad de veinticinco metros bajo el nivel del mar.

En cuanto al interior, tiene cinco escenarios dedicados a las representaciones artísticas: la Sala de Conciertos, donde se encuentra el prestigioso gran órgano, el más grande del mundo con diez mil tubos; el Teatro de Opera, el Teatro para Drama, el Teatro Estudio y la Sala de Música. Entre todas alcanzan un aforo de cinco mil quinientas treinta y dos localidades y acogen unas mil quinientas representaciones artísticas con un público total cercano al millón y medio de espectadores.

Cuenta además con cinco salas de ensayo, pues aquí tienen su sede la Compañía de Opera de Australia y la Orquesta Sinfónica y la Compañía de Teatro de Sidney.

Alrededor de todo el perímetro de la Opera House hay un paseo hecho con granito rosado proveniente de la región de Tarana.

HISTORIA

En el terreno escogido para la construcción del complejo, se encontraba el antiguo Fuerte Macquarie, convertido entonces en depósito de tranvías, que debió ser demolido en 1958.

La Opera House surgió del proyecto ganador de un concurso de ideas que fue lanzado por el gobierno municipal en el año 1957 para realizar una construcción que fuese un icono que representara a la ciudad de Sidney a nivel mundial y así promocionar la ciudad y los viajes turísticos a la misma.

Se presentaron doscientos treinta y tres proyectos de treinta y dos países. Pero fue el danés Jørn Utzon quien se quedó con el proyecto. La inspiración de Utzon surgió durante un almuerzo, cuando al tomar una naranja como postre, la peló y la dividió en ocho partes. Cada trozo de la fruta tenía dos caras planas y un octavo de superficie esférica. Luego las superpuso de diferentes maneras, imaginando un enorme velero dispuesto para emprender viaje desde la bella bahía de Sidney.

Utzon no se había preocupado mucho por los detalles de la construcción por lo que los problemas surgieron al mismo ritmo que se iba haciendo la obra. El más importante lo ocasionó el viento de la bahía sobre las cúpulas, por lo que tuvo que calcular nuevamente una estructura que resistiera las cúpulas, y tenía que ser algo distinto, pues no existían otras cúpulas iguales a las suyas. Esto supuso un gran retraso.

El presupuesto para las continuas modificaciones se disparó y surgieron las tensiones entre las autoridades australianas y el arquitecto danés, que finalmente decidió abandonar su obra en 1966 y viajar a su país de origen. Por aquel entonces, los australianos eran reacios a que se continuase gastando dinero público en levantar este edificio porque lo consideraban demasiado modernista y abstracto.

Aún con los ciudadanos en contra, la administración siguió adelante en su empeño y encargó a tres arquitectos australianos finalizar la Opera House de Sidney. Consiguieron inaugurarla en 1973, con diez años de retraso y un exceso en el presupuesto del 1400%, aunque sí es cierto que la Opera House es un símbolo de la arquitectura Sidney de sobra conocido en todo el planeta.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.11 / 10

36 votos

3759 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados