Polinesia Francesa

viajes Polinesia Francesa

Buscando…

Buscador GRATUITO de vuelos baratos, ofertas viajes y hoteles

Polinesia Francesa

Desde que los europeos llegaran por primera vez a las islas, los viajes a Polinesia Francesa se han hecho muy populares incluso ya entonces cuando el turismo estaba reservado a unos pocos afortunados. Desde entonces ha circulado en torno a esta agrupación de islas la idea de un paraíso terrenal merecido gracias tanto a los espectaculares paisajes y bellas playas como a las costumbres de sus habitantes que resultan como mínimo curiosas.

Visitar Polinesia Francesa

Viajes PolinesiafrancesaComo Polinesia Francesa se conoce a una colectividad de Ultramar perteneciente a Francia y que se encuentra localizada en el sur del Océano Pacífico. Se compone de varios grupos de islas de las que la de Tahití no sólo es la más conocida sino también las más poblada y grande de ellas por lo que la mayor parte de los viajes Polinesia Francesa se realizan a esta isla.

De hecho, la capital de Tahiti, Papeete es también la capital de este grupo de islas ultramarinas lo que supone una muestra más del peso que tiene en esta peculiar agrupación.

Aunque hace más de 4.000 años se tiene constancia de que algunos navegantes llegaron hasta las islas de la Polinesia, procedentes del Sudeste Asiático, lo cierto es que los primeros asentamientos parecen remontarse al año 300 d.c. Estos primeros pobladores eran expertos marineros que conocían a la perfección tanto las corrientes marinas como las estrellas de manera que sus técnicas como navegantes les permitían desenvolverse en el mar con total soltura.

En cuanto a los restos culturales de este pueblo, lo que ha quedado en la actualidad de ellos son sobretodo los marae, que son templos al aire libre y que se pueden encontrar prácticamente en todas las regiones y rincones de estas islas.

Muchos de ellos han conseguido sobrevivir a la colonización occidental, que se inició cuando en el siglo XVIII llegaron los primeros europeos procedentes de Inglaterra comandados por Samuel Wallis quien tomó estas tierras en nombre del rey. Sin embargo, un año más tarde pasó a la corona de Francia con Louis de Bougainville.

Poco después comenzaron a llegar científicos liderados por el inglés James Cook, de manera que se comenzó a inspeccionar el territorio y las costumbres de sus habitantes hasta crear una serie de registros que finalmente terminaron por engendra muchas de las historias que llegaban a los europeos sobre un paraíso habitado por salvajes nobles y mujeres muy bellas que se ofrecían fácilmente a los hombres. De ahí que comenzara a ser muy popular viajar Polinesia Francesa, con lo que llegaron hasta sus islas personajes tan importantes como Paul Gaugin, Herman Melvilla o Robert Louis Stevenson.

Tanto las pinturas de Gaugin como algunos escritos de Stevenson dejaron constancia de un lugar feliz, de gentes alegres que apenas necesitaban algo más que vivienda, alimentos y vestido para sentirse satisfechos con lo que esa leyenda del paraíso no tardaría en consolidarse y ofrecer esa imagen de la polinesia francesa que todavía hoy se mantiene aunque con algunas reservas.

Ese hecho ha sido decisivo para que el legado cultural de estos pueblos se haya mantenido con el paso del tiempo siendo una de las muestras más interesantes del folklore popular las danzas, ya que son la mejor excusa para las reuniones que tanto gustan a los polinesios. Durante las festividades indígenas la danza se convierte en el centro de todos los eventos ya que es tanto una forma de ritual religioso como parte de la identidad cultural de los pueblos.

El clima es muy agradable durante todo el año, ya que es un tipo de clima tropical que además se encuentra favorecido por los vientos aliseos que se traducen en una temperatura media anula de 25º C, con lo que cualquier momento del año es bueno para viajar a Polinesia Francesa.

Se distinguen, no obstante, dos estaciones, una cálida y húmeda que se da entre los meses de noviembre y abril, y otra seca que tiene lugar entre mayo y octubre, aunque ninguna de estas estaciones es muy extrema por lo que el clima no es uno de los factores más determinantes de los viajes Polinesia Francesa, sino que es más decisivo el momento en que se celebran los mejores festivales de estas islas por lo que sobre todo se recomienda viajar en julio.

Lugares de interés en Polinesia Francesa

Tahití: es la mayor y más conocida estando aquí también la capital Papeete. Como en el resto, su origen es volcánico lo que se ha traducido en una exuberante vegetación en el interior y un increíble arrecife de coral que rodea las lagunas de intenso azul de sus costas. Es precisamente todo esto lo que la ha convertido en la isla más importante y la más frecuentada por el turismo a pesar de que su capital, defrauda un poco a consecuencia del gran tráfico y su carácter occidental que hace pensar que no se está en una isla del Pacífico.

Por ese motivo es más recomendable visitar otros lugares como los manantiales de Marraa Grotto y Pointe Venus o las magnificas vistas que se tienen de la isla desde el Plateu de Taravao. Tampoco hay que perderse el Museo de Gauguin donde se encuentran algunas de las obras realizadas por este pintor durante su estancia junto con algunos objetos personales del mismo o el Museo de Tahiti donde se hace un repaso rápido por la historia y cultura de estas islas.

Moorea: está muy cerca de Tahití y es incluso algo más exótica que esta última, ya que se encuentra cubierta por un bonito bosque tropical, uno de los muchos atractivos turísticos junto con la cima de Rotu Uni o las bahías de Oponohu y Capitán Cook. Son muy característicos los complejos hoteleros de lujo que se han construido junto a las aguas cristalinas y otros paisajes que han podido huir del ajetreo de un lugar tan masificado como Tahiti.

Huanine: es menos conocida que las dos anteriores pero es igual de bella, siendo además uno de los lugares que mejor representa los escenarios característicos de los Mares del Sur. Geográficamente está formada por dos islas separadas por una porción de tierra o istmo, lo que ha favorecido el disponer de rompientes que facilita la practica del surfing con olas perfectas para este deporte. No en vano es aquí donde se celebra una regata de canoas que empieza en Fare y termina en Bora Bora y que es muy conocida como la Hawaiki Nui. Además esta isla es un importante centro arqueológico por lo que los apasionados de la historia también podrán encontrar lugares muy interesantes según sus gustos.

Bora Bora: es otro de los lugares importantes y conocidos en todo occidente además de haber sido escenario de muchas películas gracias a su increíble vélelas. Se encuentra rodeada por dos picos volcánicos que son auténticos emblemas de este lugar. Según la mitología polinesia aquí han habitado los dioses de su religión y hoy es la residencia de los más adinerados puesto que se han edificado bungalows con suelo de cristal para poder ver el fondo marino desde la cama. Sus playas son sin duda, uno de los atractivos que más viajes atraen.

Las islas Marquesas: su nombre se lo deben a los españoles que los bautizaron así al llegar a sus costas por primera vez. Está formada por dos grupos de islas entre las que las principales, de origen volcánico son las de Nuki-Hiva, ua-Pou, Ua-Huka, Hiva-Oa, Tahuata y Fatu-Hiva aunque de todas ellas la más conocida sea posiblemente la de Hiva-Oa, donde están enterrados los restos de Gauguin y del cantante Jacques Brel.

Moverse en Polinesia Francesa

El viaje Polinesia Francesa está cubierto en Europa por las aerolíneas francesas de Air France y AOM French Airlines, por lo que en su mayoría el vuelo se toma desde París. También es posible llegar a través de los cruceros de manera que tanto en avión como en barco el lugar de llegada es por lo general Tahití para ir después desde ahí a los lugares a los que se quiera viajar.

Para moverse entre las islas no hay apenas problemas ya que hay una buena infraestructura de transportes y líneas aéreas que están subvencionadas, por lo que no resultan muy caras y que llegan incluso a lugares algo inaccesibles.

Fiestas de Polinesia Francesa

La fiesta popular más importante es la de Heiva No Te Pahu Nui que es un festival de pesca que se celebra en Tahaa en la última semana de octubre, aunque tampoco es menos importante el campeonato de surf en Tahiti que tiene lugar en septiembre y que congrega a aficionados de este deporte de todo el mundo.

Comida en Polinesia Francesa

La comida de la Polinesia Francesa está fundamentada en los ingredientes principales de la zona como los mariscos, el pollo, el arroz, el cerdo y las frutas tropicales, aunque son sobre todo los pescados los más habituales. Entre ellos destaca especialmente el atún, el bonito, el Scar y el mahi mahi, aunque también son muy consumidas las langostas y las gambas.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.5 / 10

130 votos

5049 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados