‘Tombuctú, el reino de los renegados andaluces’

13 noviembre, 2008

Tombuctú, el paraiso perdido, inspirador de relatos imaginarios y expediciones, sigue alimentando la  cultura de lo desconocido, que tantas oportunidades ha traído a los habitantes de aquel lugar no tan remoto.

La ciudad rodeada por el desierto de Níger que la azota irremediablemente un día si y otro también, tuvo una posición privilegiada como centro de cultura y estudios, durante los siglos XIV y XV, cobijada bajo dinastías como la de Mansa Musa, ferviente islámico, la ciudad, que hasta el momento había sido lugar de peregrinación comercial, adqurió un prestigio, solapado en parte por su aislamiento que fomentó una atracción a exploradores extranjeros, algunos de ellos perecieron por el afán de sus habitantes de ocultar la ciudad a otros ojos.

 

El escritor almeriense Antonio Llaguno, defensor a ultranza de la cultura de esta civilización, se ha  convertido en ’embajador’ simbólico de la etnia de los Arma, considerados como renegados del reino andalusí, que poblaron estas tierras antaño. Una de las premisas que Llaguno plasma en el libro: ‘Tombuctú, el reino de los renegados andaluces’.

Ahí describe como este pueblo se instaló en la curva del río Níger, y como sobrevivió, dejando profundas huellas de la cultura andalusí que Llaguno se dispone a redescubrir. Y lo hace a través del género de los llamados masalik wa-mamalik, los caminos y los reinos. Un cuaderno de viajes con anécdotas y rutas, para soñar y visitar.

Más información|Editorial Almuzara

    Tags: , , ,

    3 Comentarios en “‘Tombuctú, el reino de los renegados andaluces’”

    1. Alicia says:

      Hola Maite, sólo comentarte que me siento honrada porque publiques una de mis fotos en tu blog, en concreto la del tuareg de Tombuctú, pero sí te agradecería (y se lo digo a todos los que quieran entrar y llevarse alguna foto para publicar en otro sitio), que antes me pidieras permiso, o al menos hubieras puesto mi nombre en el pie de foto. Es sólo una fórmula de educación, al menos…

      Gracias,
      Saludos,
      Alicia

    2. Maite says:

      Hola,Alicia, antes que nada disculpas porque en esa foto concreta no haya enlazado a la página de Flickr en la que la publicastes.

      Procuramos siempre hacer referencia a los autores de las fotografías(con solo picar en la foto). Ha sido un desliz injustificable que no haya ocurrido con ésta.

      Y con más razón, teniendo en cuenta que la segunda imagen tuya que incluyo en el artículo sobre Tombuctú (la del tuareg sentado), sí se registra la página de referencia como habrás observado.

      De todas formas, para evitar otros errores de este tipo, tomo nota de lo que comentas, y pondré el nombre del autor en cada fotografía, por si acaso.

      Muchas gracias Alicia por el comentario y por seguir nuestro blog.

      Saludos

    3. […] de Dios se encuentran en Tombuctú”, decía un antiguo proverbio. De esa manera se consideraba a Tombuctú, una ciudad de Mali, en África occidental y durante muchos siglos su acceso estaba restringido a […]

    Deja un Comentario